Las mejores series de animación… en las que no participa Matt Groening.

Si me preguntas por la mejor serie de animación de la historia te diría que en global Futurama y que siendo tiquismiquis Los Simpson entre la tercera y la octava temporada, donde fueron totalmente imbatibles, ni un capítulo malo. En resumen, que Matt Groening es Dios. Pero como en este blog somos politeístas vamos a ir con una lista de series de animación que no debes perderte… y tras las que no está la mano de Mr. Groening.

  • Rick & Morty: un niño más simple que el mecanismo de un chupete vive extrañas aventuras de ciencia ficción junto a su abuelo, un genio científico alcohólico y drogadicto. De momento dos temporadas excepcionales y dentro de poco llegará la tercera: una completa locura, gags extremadamente cafres y referencias por doquier a clásicos del cine de terror y ci-fi. Una delicia para todo fanboy que se precie, una pura y absoluta locura geek. Diría que hoy por hoy la mejor serie de animación que pueda seguirse.

  • Archer: Esperando por la octava temporada estamos, tras un final de esos infartantes en la séptima. Sterling Archer es guapo, alcohólico, machista, simplón, impulsivo y de gatillo fácil: es James Bond si le quitamos la capa pompa glamourosa con la que lo disfrazan. A su alrededor una panda de desgraciados como su madre alcohólica, un contable neurótico al más puro estilo George Constanza, una pija millonaria con múltiples y extrañas filias y fobias o un científico de pasado nazi conforman la agencia de inteligencia más absurda desde que Ibáñez parió a la TIA para sus Mortadelos. Durante la serie irán avanzando pasando por otras ocupaciones como el narcotráfico o el trabajo de detectives. Para amantes del humor garrulo y las referencias al cine de acción ochentero.

  • Adventure Time: Cuando Pendleton Ward creó la serie tengo muy claro en que no estaba pensando en hacer la serie que los niños querrían ver, estaba pensando en hacer la serie que él querría haber visto cuando tenía 10 años. El resultado ha sido uno de los mundos de fantasía más originales y locos que se hayan disfrutado en la historia de la animación, una serie con capítulos en principio bastante independientes y que tocan los temas tópicos de la fantasía épica pero que, conforme avanza, nos deja entrever una historia postapocalíptica y más compleja. Una genialidad que te hará reencontrarte con tu niño interior, y que además podrás disfrutar en compañía de tus hijos o sobrinos.

  • South Park: Una veterana serie, lleva 20 temporadas ya: con una estética feísta nos narra la historia de cuatro niños cazurros y malhablados en un pequeño y aburrido pueblo del centro de EEUU. Empezó en 1997 y aquí nos llegó más o menos sobre 1999: tres temporadas brutales y una película donde parecían tocar techo. Tras eso la serie parecía estancada: abuso de los chistes escatológicos, gracietas que sólo se basaban en apariciones de famosos, guiones cada vez más lineales… la serie perdía calidad, la cuarta y la quinta temporadas eran flojas y se salvaban pocos capítulos, parecía que la sexta sería la última. Y entonces la serie resucitó, la sexta temporada recuperó el espíritu de las primeras y ahí sigue en antena hasta hoy en día. Por lo que he leído han firmado con Comedy Central hasta 2019, cuando realizarían la temporada 23.

  • Over the Garden Wall: Más allá del jardín es una miniserie creada por Patrick McHale, un guionista y director creativo de Hora de Aventuras. Un motivo para verla es que son sólo 10 capítulos de 10 minutos, así que te la puedes ver en una tarde como si se tratara de una película. Nos presenta una imaginativa historia con dos hermanos atravesando un bosque encantado. Un bonito cuento de hadas con un diseño y producción geniales, pensado para encandilar tanto a niños como a adultos… y sobre todo a críticos, ya que en su momento fue muy premiada.

Alguna más se quedó en el tintero, como las garrulas Metalocalypse o Mr Pickles de Adult Swim o la divertida Trollhunters de Netflix con un enfoque más juvenil/para toda la familia. Pero cada  serie de la lista es una joya a disfrutar, algunas para todas las edades y otras sólo para adultos, pero todas esenciales.

Anuncios

Stranger Things ¿y si ya nos han contado el origen del monstruo?

Si no has visto Stranger Things, la genial creación de los hermanos Duffer, entonces para de leer. En serio, para de leer. Porque más abajo te comerás algunos spoilers, y porque es una serie que conviene ver envuelta en un halo misterioso. Así que para de leer, mírate la primera temporada y cuando la acabes vuelve y continúa con este artículo. Porque merece la pena, porque aunque abusa de la nostalgia y de referencias calcadas plano a plano estilo Tarantino es una joya y tiene sabor fresco. Y porque su aire ochentero no radica sólo en hacer referencias a series de los 80, sino en hacer las cosas como en aquellas películas de antaño.

Stranger Things

Si has visto la serie entonces, como todos los que la hemos visto, tienes la cabeza llena de teorías sobre qué es el monstruo y sobre la dimensión oscura llamada The Upside Down. Yo tengo mi teoría, que he estado comentado estos días con más gente, y como estoy de vacaciones y tengo tiempo para escribir he pensado que mejor que dejarla en mi muro de Facebook para un puñado de colegas es publicarla aquí y que la lea más gente. He de decir que no he buscado más teorías por internet, pero que supongo que mucha más gente ha llegado a la misma conclusión que yo porque, bien pensado, me parece de perogrullo y no hay que ser un genio para sumar dos y dos. Entonces vamos por partes. ¿Qué sabemos?

  • Sabemos que Eleven tiene poderes psíquicos derivados de los experimentos que el gobierno realizó con su madre.
  • Sabemos que Eleven, si es puesta en suspensión sensorial, puede moverse por una dimensión donde el espacio y el tiempo discurren de forma distinta y que refleja la dimensión donde está su mundo físico. Digo lo del espacio y el tiempo porque cuando hacen el experimento en la base se va hasta un cuartel ruso caminando apenas unos metros en ese mundo.
  • Sabemos que Eleven encuentra al monstruo durante uno de esos experimentos, pero en un primer momento el monstruo sólo la asusta, no la ataca.
  • Parece que Eleven siente responsabilidad por las acciones del monstruo.
  • Sabemos que The Upside Down es un reflejo del mundo físico, pero sin humanos ni animales y casi sin luz, más oscuro.
  • Sabemos que The Upside Down es accesible por cualquiera de manera física si encuentra una puerta, aunque su ambiente daña a los seres vivos.
  • Sabemos que el monstruo puede crear accesos entre el mundo físico y The Upside Down.
  • Sabemos que el monstruo no se había manifestado en el mundo físico hasta que Eleven escapa del centro de investigación.
  • Hemos visto que para destruir al monstruo Eleven parece sacrificarse, se destruye para destruirlo (aunque tengo otra teoría también).

Vale, con todo este cuadro delante voy a formular mi teoría: El monstruo es una consecuencia de los poderes de Eleven, creado por sus poderes de forma subconsciente, y no sólo eso, The Upside Down también es una creación de los poderes de Eleven para encerrarlo. El monstruo es un reflejo de los temores, los miedos y también del lado más oscuro de Eleven y de sus traumas. No olvidemos que ha sido criada como un experimento, sin seres queridos a su alrededor y que con solo doce años ya conoce el sentimiento de matar, aunque fuera en defensa propia. La teoría de que el monstruo e Eleven son lo mismo, el mismo ser, ya es formulada en la serie por Lucas cuando esta manipula sus brújulas, pero finalmente no se aclara nada sobre el origen del monstruo ni de la dimensión paralela, que parece que se ampliará en una segunda temporada. En este punto estarás pensando que mi teoría no se sostiene demasiado, realmente se basa en que el monstruo no aparece hasta que Eleven escapa y que desaparece cuando Eleven desaparece. Y ahora me remito al título del artículo ¿y si ya nos han contado el origen del monstruo?¿Y si lo hicieron en el el principio mismo de la serie? ¿en la introducción del primer capítulo?

Recuerda el primer capítulo, al principio de todo, antes de la desaparición de Will, tras la partida de AD&D: los niños se retan a una carrera de bicis, y se apuestan un cómic. Pero es que la apuesta es muy concreta, no se apuestan “el último número de X-Men” o “todos tus números de X-Men“, se apuestan el número 134 de Uncanny X-Men. Cuando comentaron un número tan concreto en el capítulo no pude resistirme a buscar cual era, aunque en aquel momento no podía relacionarlo con la trama de la serie porque no sabía todos los detalles que listé arriba, pero esa es la pista clave, porque el número 134 de Uncanny X-Men no se publicó en otoño de 1983, año en el que se ambienta la película, sino en junio de 1980, más de tres años antes. ¿Por qué hacer una referencia concreta a un cómic publicado tres años antes del tiempo de la serie? Pues ese tebeo es lo que sostiene mi teoría: En ese número, titulado “Too late, the heroes!“, la psíquica y miembro original de los X-Men Jean Grey, cuyos poderes se habían visto potenciados por la entidad cósmica conocida como Phoenix, es torturada por el Club Fuego Infernal para convertirla en su Reina Negra. Básicamente los restantes X-Men  intentarán llegar hasta ella y rescatarla mientras Mente Maestra usa sus poderes para profundizar en lo más oscuro de la personalidad de Jean Grey con la intención de enloquecerla y hacerla unirse al bando de los malos. El clímax del número llega cuando Jean pierde el control sobre si misma y dice “Hear me, X-Men! No longer am I the woman you knew! I am fire! And life incarnate! Now and forever I am Phoenix” manifestándose entonces como Phoenix Oscura, una versión salvaje y malvada de si misma. Y otro detalle más: en X-Men, más adelante, descubriremos que la entidad Phoenix había hecho un duplicado del cuerpo de Jean Grey, que fue el que llegó a ser Phoenix Oscura, y que el cuerpo original estaba bajo el mar en estado de animación suspendida.

Uncanny X-Men 134

En resumen, que en una serie donde tenemos a una psíquica con la que unos desalmados han experimentado y a un monstruo desconocido, que sabemos que fue descubierto por ella,  hacen una referencia muy exacta a un cómic donde una psíquica se convierte en un monstruo tras sufrir distintos abusos y agresiones a su mente ya en el inicio del primer capítulo. Al menos da que pensar si queremos teorizar sobre el origen del bicho ¿no?.

Stranger Things, cartel

Como ya decía, supongo que hay más gente desarrollando y defendiendo la misma teoría, ya que puesta negro sobre blanco parece hasta una perogrullada… o no, puede que la segunda temporada nos den una explicación diferente, pero como ya decía, una referencia tan concreta a ese cómic… es que algo hay.

En el listado de arriba os decía que tengo una teoría sobre el sacrificio de Eleven para destruir al monstruo, y que creo que la segunda temporada tirará por ahí: ¿y si Eleven no se ha sacrificado del todo? ¿y si sólo ha destruido su forma física y, por extensión, la del monstruo pero su mente sigue flotando por la dimensión paralela? ¿y si puede tomar otro cuerpo anfitrión para volver, al estilo de la propia Phoenix de los X-Men? En fin, eso ya nos lo contarán o no en la segunda temporada.

Pluto.tv: servicio de televisión gratis por Internet

Primera pregunta que te vendrá a la cabeza ¿Qué es Pluto.tv? Se trata de un servicio de televisión por internet gratuito con más de 100 canales. ¿Dónde está la trampa? Muy simple: Pluto.tv se nutre de material que ya está disponible en la red de forma gratuíta: vídeos de youtube o material de acceso libre de la plataforma Hulu, con la que tiene un acuerdo desde este año. ¿Entonces qué nos aporta Pluto? Bueno, nos da material con buena calidad de imagen y ordenado por canales temáticos. Un poco a modo de “me abruma la cantidad de contenido a elegir, vamos a ver qué ponen por aquí“.

Listado de canales de Pluto.tv

Puede accederse a Pluto.tv a través del navegador, aunque existen apps nativas para iOS, Android, MacOS y Windows. En el caso de Linux no hay app, aunque sí está disponible como app para los navegadores Chrome/Chromium. En todo caso, no hay limitación para usar ningún navegador (no como ocurre con Netflix, donde no es posible usarlo con Firefox). Su característica más atractiva es poder ser utilizado en televisores con conexión a la red, estando disponible para AppleTV, AndroidTV, Roky, Amazon’s Fire TV, televisores de Sony o dispositivos Chromecast.

Pluto.tv

La mayor parte del contenido que oferta la plataforma está en inglés, exceptuando uno de los canales infantiles donde vi que había varios capítulos de una serie manga con audio latino. Se agredecería la opción de contar con subtítulos, como una mejora de cara al futuro y que podría darle una mayor penetración en mercados fuera de los EEUU a esta plataforma. En los canales musicales echo en falta un mayor número ya que, dada la cantida de videoclips que hay disponibles en youtube, no sería difícil meter canales temáticos con más estilos. Que hay un canal dedicado a Nicky Minaj pero no existe ninguno de rock clásico, blues, heavy metal o jazz, por Dio!!!! Y ya puestos no estaría de más algún canal de tutoriales y cursos, que youtube está lleno, y alguno de noticias internacionales. Yo, por pedir, que no quede.

En resumen, no es la panacea ni una revolución, pero se trata de una plataforma interesante para consumir contenidos. De momento le daré una oportunidad, y habrá que esperar a ver cómo evoluciona, qué opciones van agregando y cómo evoluciona su oferta.

Os dejo para finalizar un vídeo tutorial de cómo integrar Pluto.tv en Kodi (el media center antes conocido como XBMC):

Resumiendo 2015 (películas, discos, comics, series…)

El año va tocando su fin y he pensado que lo mejor sería hacer una listilla recopilando lo más destacable del año en los temas que más interesan en este blog.

Sobre basket no vamos a hablar, no porque no haya sido un tema interesante sino porque ya hice un tweet-resumen del año, así que podéis leerlo y damos paso a otros temas.

Empezamos por el terreno televisivo. He de admitir que todavía no he visto ni la segunda temporada de Fargo ni El Hombre en el Castillo, a pesar de venir ambas recomendadas por gente con mucho criterio. Con Fargo decidí esperar por si pasaba lo mismo que con True Detective, que llegaba una temporada del horror, pero todo el mundo ha dicho que hasta supera a la primera. En el caso de El Hombre en el Castillo ya sabéis que Dick para mi es religión y ese es uno de mis libros de cabecera, así que le tenía miedo. A principios de 2016 caerán ambas. De las que sí he visto voy a recomendar tres, y empezaré por Daredevil. Tenía miedo de que fuera un Smallville, pero dentro del genero superheroico es todo un must, una serie muy sólida, muy bien filmada, con buenos guiones y con un respeto absoluto por el espíritu del comic. Y sigo con el eje Marvel/Netflix, pues Jessica Jones (que todavía no he terminado) también me está encantado. Es un pelín más light que en los comics, pero el reparto es excelente, destacando David Tennant como un villano que podría ser el hijo bastardo de JR y Rash Al’Ghul. Y para terminar la ronda de recomendaciones nada como el espectáculo y la pura diversión descerebrada de Ash vs Evil Dead. Porque Raimi nos demuestra que hacer un producto de puro entretenimiento no implica hacer una mierda, y nos regala una joya que cualquier fan de la saga adorará. Añadiré, para camaradas fans de Dr Who, que la novena temporada ha sido mucho mejro que la octava, y que si alguien tenía dudas sobre Capaldi ahora sí que deberían haber desaparecido.

ash-vs-evil-dead

En cuanto al cine estoy más desaparecido, y no porque no haya visto mucho sino porque casi todo el que he visto ha sido muy clásico. De nuevo tengo tres en la cabeza, y muy distintas. Arrancaría con Mad Max: Furia en la carretera. Y digo lo mismo que dije sobre Ash vs Evil Dead: se puede hacer un espectáculo divertido sin renunciar a la calidad. El guión lo puedes escribir en tres post-its, pero el ritmo de la narración, la fotografía, la cuidada elaboración de los detalles… una película de acción como hace años que no se hacía. Viramos hacia algo más denso con la fantasía retrofuturista rusa de Qué difícil es ser un Dios. Se trata de un filme cenagoso, desagradable, que no entra ligero pero que es una verdadera joya, que se adentra donde Juego de Tronos no se atreve a acercarse. Técnicamente es de 2014, pero no fue presentada fuera de Rusia hasta 2015, así que la incluyo. Y acabo confesando, pecado pecado, que no he visto Kingsman: Servicio Secreto, y me han dicho que debería estar mi top3, pero por no columpiarme (y porque no tendré tiempo de verla hasta 2016 seguro) voy a darle la tercera plaza a Sicario, de Dennis Villeneuve.Buena peli de acción con mi compañero de ojeras Benicio del Toro.

Qué difícil es ser un dios

En el campo del arte secuencial también he estado más dedicado a los clásicos, de hecho mi primera recomendación no sería un comic nuevo sino una reedición que he adquirido recientemente: El Cid Integral, de Antonio Hernández Palacios. Épicas aventuras medievales finamente dibujados, inteligentemente guionizadas (y eso que el tema, en España, podría dar lugar a tremendas aberraciones) y al fin reeditadas. Una pena que sólo llegaran a sacarse 4 números. No me he atrevido a hincarle el diente a la aventura de Corto Maltés a cargo de Pellejero y Díaz Canales, dos grandes autores pero metiéndose a trabajar con un mito bajo la alargada sombra de Pratt. No dudo que será un comic genial, pero yo todavía no he sido capaz de superar los prejuicios que me hacen mirarlo como a una potencial blasfemia. Me ha sorprendido una pequeña joyita de DC Comics: Bombshells. Una miniserie que reimagina a varias heroínas (y a alguna villana) combatiendo al nazismo en la II Guerra Mundial, algo así como Wonder Woman meets Rossie the Riveter. Añado que Image, la editorial que en los 90 pretendió ser el icono de una nueva generación y la alternativa a Marvel y DC en el terreno superheroico, goza de una salud excelente y nos ha dejado muy buen material este año, material entre el que se encuentra Huck, una historia sobre aceptación, sobre integración pero también sobre superhéroes, algo así como si Ron Howard hiciera su versión de Superman.

Wonder Woman Bombshells

Me voy a mi arte preferido, la música. Ha sido un gran año en lo musical, tanto con veteranos publicando buenos discos (UFO, Michael Schenker, Pentagram, Motorhead, Toto, Pink Floyd) como con bandas de nueva hornada (Blues Pills, Kadavar, Ghost, Night Demon). Quedarme con tres será difícil, así que lo haré con un puñadito, y arranco con Night Demon, una banda que se ha marcado un disco impresionante de buen heavy metal titulado Curse of the Damned, que destila espíritu NWOBHM a lo Tank o Raven por los cuatro costados. El trío germano Kadavar nos regalaba otro de sus sabbathicos álbumes, titulado Berlin, y yo me los perdía en el Resu por culpa del horario de los buses (grupo pendiente para ver en directo en 2016). Y siguiendo con gente sabbathica los portugueses The Black Wizards, liderados por la carismática Joana Brito, nos traían el que ha sido mi disco favorito procedente de la península: Lake of Fire. Sin dejar el rollo retro de bandas contemporáneas también recomendaría los devaneos entre la flauta jethrotulliana con un guitarreo más cañero de Wucan en su último trabajo Sow the Wind. La vieja escuela demostró estar más viva que nunca y yo le di una buena cantidad de vueltas al Toto XIV, una joya de impecable factura como todos los trabajos de estos mitos del AOR estadounidense, y al A Conspiracy of Stars de UFO, un disco que me confirma que las ideas no se les han acabado a estos legendarios británicos (posteriorme certifiqué que en directo tampoco flaquean cuando visitaron Compostela). Pero si hay un triunvirato que para mi marcó este año serían Imelda May, Pentagram y Ghost. La irlandesa se coronó definitivamente como la reina actual del rock and roll, con su gira más multitudinaria para presentar Mayhem (publicado en 2014)  y que pude disfrutar con un conciertazo coincidiendo con las fiestas del Apostol en Compostela. Las huestes de Bobby Liebling encabezaron el cartel del Sonic Blast, donde nos quedó claro que Bobby es un crack, que Pentagram tiene una buena ristra de temazos para llenar un set list de ensueño y que el grupo en directo es muy sólido a pesar del deterioro físico de su frontman, y su último disco, Curious Volume, mantiene intacto el espíritu de la banda. Y sobre Ghost sólo diré dos cosas: han sacado el mejor disco que he escuchado este año y han dado el mejor concierto que he visto también este año. Meliora es un genial batiburrillo donde Bathory se dan la mano con Queen, Mercyful Fate se morrean con Pet Shop Boys y los Beatles copulan con Unleashed. Un disco del que no te diré que haya un solo tema que me parezca malo (pensaba que Mummy Dust era la más floja, pero luego en directo es un cañonazo) y que contiene varios singles de mucha pegada, además de una verdadera joya como es He Is, una canción que me tuvo obsesionado durante días. Y sobre su directo sólo diré que es sublime hasta el último detalle:puesta en escena, ejecución de los temas, selección del set list… si hasta es la primera banda a la que veo jugar con el olor de la sala, que ambientaron con incienso para dar un ambiente más sacramental. Para cerrar el recorrido musical destaco también a el Natural Behaviour de Sandford Music Factory como lo que más me ha gustado de la producción gallega, junto al Gods of Heaven and Earth de los vigueses Supa Scoopa, y acabaría citando el Live de los suecos Blues Pills como mejor disco en directo del año.

Emeritus III Ghost live

En lo tecnológico parece que el smart-watch no acaba de penetrar con la fuerza que algunos le suponían, aunque sus ventas han crecido desde la irrupción de Apple en el negocio. Y algo así ha pasado con las bases de datos No-SQL, que decían que eran “the next big thing” pero todavía no acaban de entrar con fuerza entre los desarrolladores (aunque yo me esté mirando algo de MondoDB). Lo que sí ha crecido es la popularidad de Arduino y Raspberry Pi, con comunidades de desarrolladores cada vez má asentadas, y con más empresas interesándose por el tema (incluso la BBC se suma y resucita el BBCMicro como un miniordenador barato para proyectos educativos). También se ha recuperado el interés por las gafas de realidad virtual, existiendo hasta alternativas low cost. El negocio sufrió un impacto tremendo por la compra de la gigante de la virtualización EMC por parte de la más gigante todavía DELL, que ve que la venta de portátiles  y sobremesa cae y busca nuevas vías de negocio, provocando la mayor operación de compra de la historia en términos económicos. Microsoft por su parte se ha dado cuenta de que Windows 8 era una mierda que no gustaba a nadie y ha sacado Windows 10, pero si hay algo que esté cambiando en Redmond es la mentalidad, y tras la salida de Ballmer la empresa de la mano de Nadella busca ir más hacia la venta de servicios que de licencias, dando a su vez una imagen de mentalidad más abierta (si hasta hay una versión de Visual Studio que se puede usar en Linux). Por cierto, que las criptomonedas que algunos gafapastas daban por muertas en 2014 han pegado un subidón de nuevo este año, pero sobre todo es interesante ver que algunas entidades bancarias poderosas están invirtiendo en estudiar el tema.

BBC Micro

Y como todos los años hemos perdido a algunos de nuestros ídolos: El gran Terry Pratchett, el entrañable “Spock” Leonard Nimoy, el legendario maestro del terror Christopher Lee, el jugón Meadowlark Lemon de los Globetrotters, el nunca bien ponderado Saza y, como no, Philthy Animal Taylor y el gran Lemmy Kilmister, dejando a Eddie “Fast” Clarke como el único miembro superviviente de la formación mítica de Motorhead de los primeros 80. (Edito para añadir que Ian Murdock, fundador del proyecto debian, parece que también ha fallecido, según leo en diversas noticias)

Y con esto terminamos nuestro tour por 2015. A ver cómo viene 2016, esperemos que mejor, o por lo menos no peor. Aunque siempre le podemos aplicar lo que decía Violencia Rivas

¿Por qué Ash vs Evil Dead es una obra maestra?

Nunca he sido muy fan del terror gore, siempre me ha parecido que meter un montón de casquería es un recurso mediocre cuando no se saben crear guiones y atmósferas que realmente atemoricen al público. Pero debe haber algo verdaderamente jodido en mi cabeza, porque el gore como recurso humorístico me encanta, lo adoro. Caí en este género a través de las primeras películas de Peter Jackson: Bad Taste, Meet The Feebles y Braindead, y aunque los fans tolkienianos pondrán el grito en el cielo sigo considerando que esa época fue su época dorada. Como es lógico, no tardé tras descubrir esas películas en llegar a la saga de Evil Dead. Del trabajo de Sam Raimi ya había disfrutado antes con sus series de fantasía helénica que eran repetidas por La 2 de TVE todos los veranos: Hércules y Xena. Y posteriormente también por Darkman, película que había conocido de rebote a través del videojuego de la NES. La saga de Evil Dead fue un flechazo instantáneo, y el chiste del “Klaatu barada… esto… mmm.. lo he dicho bien!” lo he quemado de tanto rememorarlo.

Durante años los fans de la saga hemos leído en internet cientos de especulaciones sobre una cuarta parte que continuara la historia de El Ejército de las Tinieblas, ya fuera siguiendo el final futurista proyectado en Sitges o en el presente con la continuidad de la versión normal, pero Bruce Campbell no quería volver a ser Ash y Raimi sabía que sin él no tendría sentido seguir, por lo que nos conformamos con leer la continuación de  sus aventuras en comic. Tras coproducir el remake de 2013 de la primera película parece que finalmente al bueno de Bruce le picó el gusanillo y se apuntó, pero no para una película sino para una serie.

ash-vs-evil-dead
El Jefe is back

Los entendidos en televisión suelen discutir sobre qué serie fue la que lo cambió todo y empezó con esta “edad de oro” donde las series superan en originalidad y calidad los planteamientos de Hollywood. Dentro del entretenimiento audiovisual más comercial la televisión le está comiendo la tostada al cine desde hace unos años. Unos dicen que Los Soprano fue la responsable de este cambio, otros que The Wire y su filosofía de “que se joda el espectador medio“, pero el caso es que una serie como Ash vs Evil Dead sería totalmente impensable hace unos años.

¿Por qué? Pues porque lo que nos ofrece Ash vs Evil Dead son cortos capítulos de pura diversión descerebrada salpicados de sangre y entrañas. Y por eso la amamos. Ash vs Evil Dead es una obra maestra porque sabe lo que tiene que ofrecer y lo ofrece de forma inmejorable. Mientras que la segunda temporada de True Detective naufraga por tomarse tan en serio y pretender ser tan profunda que acaba por hiperbolizarse, mientras que The Walking Dead quiere hablarnos del darwinismo social en un hipotético holocausto zombie, mientras R.R. Martin sigue empeñado en convertirse en Corín Tellado jugando a Dragones y Mazmorras (esto último se lo he robado a Odiseo Haller) Raimi nos trae media hora semanal de total desconexión mental. Bruce Campbell nos ofrece a un héroe de moral distraída, salido, baboso, machista, narcisista, egoísta, decadente, descerebrado… un héroe por obligación más que por convicción pero que por momentos nos muestra una cara noble que permanece oculta tras sus vicios. Raimi nos regala lluvias de sangre entre constantes punchlines y macarradas, y sabe mantenernos espectantes e intrigados dosificándonos la información sobre el personaje de la genial Lucy Lawless (le juré amor eterno en el capítulo 3, lo entenderéis cuando lo veáis) o sobre la relación de la serie con algunos hechos de las películas, relación que sigue muy viva a través de múltiples referencias. A esto hay que sumarle una buena ración de secundarios puntuales muy acertada y una banda sonora que en cada capítulo nos ofrece dos o tres perlas del mejor rock clásico. Como obra de género desde luego no puede ser mejor, hasta el momento.

Lucy Lawless Ash Vs Evil Dead
Lucy a la caza de Bruce

Escribo esta línea tras ver el capítulo 6, que nos ha ofrecido una escena de brutal carnicería donde el diálogo se construye a base de punchlines. Hasta el momento no podría pedir más: Ash Vs Evil Dead da lo que ofrece, y si no flaquea, si no falla, es porque no cae en el error de tomarse demasiado en serio. El que quiera filosofía que lea a Nietzsche, el que quiera una ficción profunda y que haga pensar que la busque en Asimov o Philip K. Dick, este no es el terreno de Sam Raimi, él nos da diversión descerebrada y desconexión flanqueado por sus pareja de actores fetiche (Campbell y Lawless), muy bien realizada a nivel de ritmo narrativo y de fotografía, donde todo cumple su papel. Y lo mejor de todo… es que ya han confirmado una segunda temporada.

 

Personajes que se merecen un spin off.

Uno de esos posts que surgen de conversaciones en barras de bar, pero llevo un tiempo pensando que hay varios personajes que merecen su propio spin-off. Porque si a Seth McFarlane le han dado pasta para hacer esa puta basura de Cleveland Show… ¿cómo no financiar esto? (bueno, teniendo en cuenta que McFarlane ha logrado que le permitan producir Padre Made In USA, Cleveland Show y todo lo posterior a la temporada 2 de Padre de Familia, supongo que tendrá que ver con su capacidad para comer pollas de directivos de la FOX)

  • Phil-osophy: En un capítulo de Modern Family, cuando Haley se va la universidad Phil le regala un libro con sus grandes enseñanzas para la vida llamado Phil-osophy. Todavía no se cómo no han editado ese libro los productores… pero deberían hacer la serie. Bueno, tal vez no de para el formato de capítulo de 22 minutos, pero no sé, unos minicortos con los monólogos de Phil frente a la cámara, tipo videoblog… Vamos, la mitad estáis deseando verlo, no lo neguéis (y la otra  mitad lo veréis cuando lo recomiende algún iluminado en algún foro).
    Phil
    Phil el filósofo

     

  • Doctore: Si bien de Spartacus ya se hizo una precuela con la historia de Gannicus (Dioses de la Arena), siempre creí que la precuela que habría molado habría sido la historia de Doctore, que se va dejando ver con cuentagotas ya desde la primera temporada de la serie. ¿Quién fue la mujer a la que amó? ¿cómo logró convertirse en una leyenda entre los gladiadores? El personaje de Peter Mensah tiene mucho jugo que exprimir.
    Doctore: La precuela que nos molaría de Spartacus.

     

  • La vida según Barney Stinson: Seamos sinceros, Cómo conocí a vuestra madre dejó de tener gracia en la segunda temporada. Una vez alguien dijo “La seríe se recuperaría si quitaran al abogado, a la profesora, a la canadiense y al tipo que no da encontrado novia“. En resumen, todo el mundo quiere a Barney. El personaje de Neil Patrick-Harris es el más valorado por la audiencia desde el principio, del que se ha realizado más merchandising y encima sabe cantar. ¿Serie musical de Barney? Podría ser le-gendario!
    Barney
    Ponte traje: Barney es de la “escuela Camps”

     

  • Chibs, Tig & Bobby: Otra serie que no va envejeciendo bien. Sons of Anarchy fue derivando desde cuando las frases más repetidas eran “Jesus Chris, Gemma” y “Don’t mess with my club” hasta la moñería en las últimas, que sólo dicen “I love you“. Eso y encima el guapito de Jaxx se corta el pelo. Al carajo, este drama shakespeariano con moteros necesita un cambio de tercio, volver al puro y duro macarreo. Hay dos opciones para seguir explotando pasta de esta franquicia: la primera sería hacer una precuela con la historia de Chibs cuando militaba en IRA. La segunda, que los tres citados en el título se hagan nómadas y recorran la Ruta 66 a su estilo (acabaría siendo la ruta 666… the horror).
    Chibs y Bobby
    Chibs & Bobby, que ya estamos jartitos de las lloradas de Jaxx

     

  • Yo me llamo Ralph: Y finalmente, cuando a los guionistas de los Simpson se les acaben las ideas… será el momento de que Ralph Wiggum tenga su propia serie. Porque ve un duende que le dice que queme cosas, porque unió a republicanos y demócratas, porque fue novio de Lisa por una noche, un  barranco y un unicornio retrasado en muchas ocasiones. Porque sabe cómo la sabe la pupa y el fuego. Todos amamos a Ralph, nunca tenemos bastante de su sabiduría. Ojo, un capítulo crossover Ralph/Zoidberg podría convertirse en instant classic (como el por tantos años deseados Homer vs Bender).

    Se llama Ralph

Porque ¿para qué pagar guionistas con tantos personajes todavía explotables? La televisión los necesita, sobre todo viendo el agotamiento de Hollywood.

Cowboy Bebop

No soy un fanático del anime. No es que sea anti-anime, pero no me trago cualquier cosa sólo porque esté firmada por un japonés. Tanto con los comics como con la animación suelo ver lo que me ha convencido, independientemente de su nacionalidad. Digo esto porque he conocido a mucho friki capaz de recomendarte hasta Sailor Moon si se tercia (o alguna aberración por el estilo), pero no es mi caso.

Cowboy Bebop es una serie japonesa de animación nacida a finales de 90, que combina acción, aventuras, ci-fi y hasta cine negro. Está ambientada en un futuro (año 2071) donde los viajes espaciales se han vuelto algo común, los humanos han colonizado y terraformado varios planetas y lunas y la Tierra definitivamente se ha ido al guano, siendo un yermo desierto bombardeado a diario por asteroides. En este contexto sobreviven Spike Spiegel, un antiguo sicario de la mafia experto en artes marciales, y Jet Black, un ex policía que dejó el cuerpo por los excesos de corrupción del mismo, ganándose la vida como cazarrecompensas recorriendo el universo en su nave, llamada Bebop. Conforme avanza la serie se unirán a la tripulación Strut (un perro superinteligente alterado genéticamente en un laboratorio, y cuyo nombre en la versión original es Ein), Faye Valentine (una hermosa y egoísta cazadora de recompensas y jugadora gitana) y Eduardo Radical (a pesar de su nombre es una chica de trece años hiperactiva, superinteligente y con unos enormes conocimientos de hacking).

Una de las cosas interesantes de esta serie es que no es demasiada larga, estando formada por 26 capítulos, los cuales son en su mayoría autoconclusivos (hay un par en los que la historia está en dos partes) pero que al verlos en conjunto conforman una historia totalmente enlazada y coherente (un poco como cuando ves las primeras temporadas de futurama enteras). Mediante flashbacks se nos dan datos del pasado de los personajes y mediante subtramas se crea una continuidad entre todos.

Grandes puntos a favor:  Primero la banda sonora, sublime, exquisita, a cargo de The Seatbelts, con temas de jazz, blues, bebop, scat, country, hip-hop, rock, heavy metal… una banda de tremenda versatilidad que grabó toda la producción musical de la serie (recogida en varios discos). Luego los títulos de los capítulos, ya que la mayoría hacen referencia a canciones de blues y rock and roll (“Wild Horses”, “Hard Luck Woman”, “Black Dog”, “Sympathy for the devil”…), de hecho la película se llama originalmente Cowboy Bebop: Knocking on Heaven’s Door, aunque la productora en algunos países lo abrevió por cuestiones de derechos de autor. En tercer lugar la narrativa visual, con escenas en algunos capítulos que son pura poesía (el final del capítulo 5, “Ballad of Fallen Angels”, es simplemente impresionante) y en cuarto por los guiones, con buenas dosis de acción pero sin renunciar a un planteamiento inteligente.

Personajes carismáticos, mujeres fatales, mafiosos interestelares… una gran serie. Para mi gusto la mejor serie de anime no humorístico (aunque también tiene sus escenas hilarantes, sobre  todo cuando andan todos famélicos)