¿Cómo hacer que sudo te insulte cuando te equivocas con el password?

Vamos con una entrada de sistemas completamente inútil. Sí, porque como humanos nos divierten las cosas inútiles pero chocantes. También puede valer como troleo de oficina, si gustáis: Hacer que sudo insulte al usuario cuando se equivoque introduciendo su password. Esto en principio funciona en los sistemas basados en Ubuntu, posteriores a Ubuntu 12.04 y que tengan sudo 1.8.3 instalado.

La cuestión es que tenéis que editar el fichero /etc/sudoers y buscar la línea que pone:

Defaults                env_reset

Y cambiáis esa línea por:

Defaults env_reset,insults

Tras eso, si queréis comprobar su funcionamiento, invocáis una instrucción con sudo y ponéis mal la contraseña. Recibiréis respuestas tan ingeniosas como: It can only be attributed to human error, Ying Tong Iddle I Po, Take a stress pill and think things over, He has fallen in the water, Have a gorilla…,The more you drive — the dumber you get, … and it used to be so popular… o BOB says: You seem to have forgotten your passwd, enter another!

Como ya dije, inútil pero divertido.

Anuncios

El Bandcamp de la quincena: Lâmina – Lilith (26/07/2017)

Otra vez llega tarde El Bandcamp de la Quincena, pero otra vez llega también cargado de calidad y con un disco recientito del todo.

Nos volvemos a Portugal esta semana, ya sabéis que en este blog nos encanta cruzar el Miño en dirección sur, para traer un disco largamente esperado… al menos por mi, que desde que vi a este banda en 2015 estaba esperando por una entrega en estudio de su música. Y es que Lâmina no se habían prodigado mucho en grabaciones, desde su nacimiento en 2013 y hasta este trabajo apenas había dos temas subidos a youtube, grabados en directo en su local de ensayo. Esos dos temas, Cold Blood y Big Black Angel, son los que abren ahora este Lilith.

Lâmina Lilith

Se han hecho esperar y han cocinado a fuego lento este disco debut, pero el resultado no podría haber sido más óptimo: siete piezas de contundente stoner doom, una ración de buen y sólido metal edificado sobre riffs a doble guitarra llenos de distorsión y wahwahs de alma psicodélica. La labor de frontman recae sobre Vasco Duarte, vocalista y guitarrista, aunque en sus directos es imposible no fijarse en la batería Catarina, aka Katari, una percusionista que no sólo empuja los temas con su contundente pegada sino que también aporta una dosis importante de carisma y presencia. Felipe Homem Fonseca completa la base rítmica con su bajo y Sérgio Costa se ocupa de la guitarra gemela que les da ese punto de fuerza.

Aunque su sonido bebe del rock duro de los 70, y los teclados añadidos al disco refuerzan esa influéncia, Lâmina tienen unos riffs y estructuras más metaleros que la mayoría de bandas de palo retro, valgan como ejemplo los riffs de los dos primeros temas antes citados o el de Education for Death. Tampoco temen lanzarse a largos desarrollos de temas complejos, presentando un tema de influencias indo-orientales y de más de 20 minutos como Maze o cerrando el disco con In the Warmth of Lilith, una canción de 9 minutos que han convertido en uno de los singles del álbum.  En total 7 temas para este LP.

 

Lilith es un gran disco debut para unos Lâmina que no han tenido prisa y han logrado grabar un trabajo excelso de calidad y sobrado de frescura. Una buena dosis de stoner doom pesado y metalero desde las orillas del Tajo.

Contar las palabras de un documento de Google Docs

Ok, os debo una crítica de un disco de este finde todavía… lo se. Pero mientras, minientrada ¿cómo se cuentan las palabras en un documento de Google Docs?

Navegador del ordenador:

  • Pulsa en Herramientas en el menú superior del documento
  • Pulsa en la opción Contar Palabras
  • También puedes pulsar Ctrl+Shift+C

App de Android o App de iOS:

  • Despliega las opciones del menú pulsando el icono de los tres puntos de la parte superior
  • Selecciona la opción Recuento de Palabras

Si no tienes texto seleccionado dará la cuenta de palabras de todo el documento, en caso contrario hará la de la selección.

El Bandcamp de la Quincena: Bad Flip – HIT (28/05/2017)

Cogemos el patinete y nos vamos a Brasil para El Bandcamp de la Quincena:

Porque es lo que toca para esta entrega, un disco de punk melódico y patinetero con algún deje pop desde São Paulo. Bad Flip en marzo de 2016 publicaban este trabajo en dos versiones: en portugués y en inglés.

Bad Flip - HIT

En este H.I.T lo que Bad Flip nos ofrecen son canciones cortas, rápidas y profundamente adolescentes. Un pelín moñas por momentos, con mucha historia de chico/chica/desamor de instituto y a veces acercándose demasiado al pop como en temas como Cronofobia, Pomo o Priceless, pero también como momentos de velocidad y diversión fresca en la onda de Offspring, NOFX o Bad Religion en temas como Rapidinha Love Song, Ela Levou a Minha Camiseta dos Ramones, Onde está a Paz o Loteria.

Una banda joven que apuesta por ese sonido patinetero de los 90, unos Bad Flip que pueden encandilar a los seguidores de Green Day, Millencolin o Lagwawon. Recomendables para los incondicionales del género.

Conocer los datos de nuestra placa base en Windows

En su día vimos cómo ver los datos de nuestra memoria RAM en Windows. Hoy me preguntaba un compañero del curro si podía ver los de la placa base sin tener que abrir el ordenador. Le comenté que sí, que con wmic desde una consola de comandos es posible:

wmic baseboard

Pero claro, eso sacará un churro de texto que es cosa larga y casi ilegible. Por suerte podemos filtrar qué parámetros queremos:

wmic baseboard get product,Manufacturer,version,serialnumber

De esta forma sacamos producto, fabricante, modelo y número de serie, de forma ordenadita y clara.

wmic baseboard

También es posible sacar los resultados a un fichero de texto por si nos resulta más cómodo para trabajar.

wmic baseboard > ficherotexto.txt

Puertos por defecto más habituales

Vamos con un tip rápido sobre redes. Estos son los puertos de uso más habitual que uno suele tener que configurar

  • FTP -> Puerto 21
  • SSH -> Puerto 22
  • Telnet -> Puerto 23
  • SMTP -> Puerto  25 o Puerto 587
  • DNS -> Puerto  53
  • HTTP -> Puerto 80, aunque Tomcat por defecto usa el 8080
  • Kerberos -> Puerto 88
  • Telnet Remoto -> Puerto 107
  • POP3 -> Puerto 110
  • IMAP -> Puerto 143
  • HTTPS -> Puerto 443
  • Xbox Live -> Puerto 3074
  • RDP -> Puerto 3389
  • Configuración de routers de Movistar: Puerto 8000 (no en todos los modelos)

¿Quién fue Charles Oakley?

Hola, joven fan de la NBA. Tú que has llegado al deporte de la canasta en los tiempos del baloncesto casi sin contacto y de los triples a tutiplén, en la era de las estadísticas avanzadas y del juego cada vez más centrado en funciones que en posiciones, tú joven fan seguro que conoces a Charles Oakley como “el tío que el otro día intentó pegarle al dueño de los Knicks“.

Y luego te habrá sorprendido seguramente ver a muchos jugadores importantes de la NBA dándole apoyo, y a todo el Garden poniéndose de su parte y coreando su nombre ayer (10 de febrero) en el partido contra los Nuggets.

Te estarás preguntando “¿Quién es este Charles Oakley y por qué le quieren tanto?“. Pues aquí tienes a un treintañero que vivió el basket de hormigón de mediados de los 90 que te lo cuenta. Vamos con una retrospectiva de su carrera:

Oakley nació en Cleveland en 1963 y creció en esa ciudad, y creció bastante hasta ser un chaval que medía 2.03 y pesaba más de 110 kilos. Su talento para el baloncesto le valió una beca para estudiar en la universidad de Virginia Union, cuna de otro fiero currante y defensor como fue “BigBen Wallace, donde completó su ciclo de cuatro años con unos números destacados: 20 puntos y 14 rebotes de media durante sus cuatro años, firmando en su última temporada 24 puntos y 17 rebotes. Esto le valió una buena posición en el Draft de 1985, donde el equipo de su ciudad natal, los Cavaliers, le eligieron con el número 9 para luego mandarle a unos Bulls donde se convertiría en mano derecha de un joven Michael Jordan. Fue elegido en el mejor quinteto de Rookies de su año y promedió 12 puntos y 11 rebotes en las tres temporadas que pasó en Chicago.

En verano de 1988 los Bulls le envían a los Knicks a cambio del pivot Bill Cartwright. En la Gran Manzana se convertirá en parte de la columna vertebral del equipo donde el estrellato recae en el pivot Pat Ewing y el escolta John Starks: 10 temporadas se pasará allí, el grueso de su carrera.  Durante esa década firmará unos números de más de 10 puntos, 10 rebotes, 2 asistencias y un robo de balón. Pero lo más imporante en Oakley no eran sus números, sino su fiereza, su entrega en defensa, su trabajo: jugaba duro y eso le hacía ser un favorito de la grada. Con el 34 a su espalda formaba una pareja interior terrorífica junto al que fuera número 1 de su draft: Pat Ewing. Durante su estancia los Knicks eran uno de los equipos más competitivos del este: un fijo en los playoffs que llegaron a disputar la final de la NBA en 1994 contra los Rockets de Olajuwon, nada que ver con la chufla que llevan siendo en estos dosmiles. Oakley fue elegido para disputar el All-Star de 1994, temporada en la que además terminó seleccionado en el Mejor Quinteto Defensivo de la NBA, consiguiendo en 1998 otra nominación al segundo equipo. Tras esa temporada, con 34 años, los Knicks le mandarían a Toronto a cambio del “samuraiCamby.

Se mantendría activo hasta los 40, jugando tres años en Toronto y dándose un curioso tour nostálgico en sus tres últimas temporadas: primero un retorno a los Bulls, luego una reunión con Michael Jordan en los Wizards y finalmente un puñado de partidos en los Rockets que le alejaron del anillo una década antes para decir adiós al baloncesto.

Ahora la vieja leyenda de los Knicks ha sido expulsado de por vida del pabellón donde disfrutó de sus mayores tardes de gloria, donde bregó con tantos rivales. Ha dicho Dolan, el controvertido propietario de los Knicks, que Oakley “Tiene un problema con la ira“. ¿Es esto cierto? No podemos obviar que en sus años como jugador era un tipo muy duro, y que protagonizó varias peleas en la cancha:

Su carácter es responsable de sus luces y sus sombras. Lo que le hacía un jugador importante era esa agresividad, esa intensidad, esa dureza. Pero ese carácter le hacía perder el control y a veces cruzar la línea de la agresión. ¿Estuvo bien su agresión a Dolan? No. ¿Es inteligente la actitud de la directiva de los Knicks de dejar a una leyenda del equipo expulsada del pabellón de por vida? No. En los últimos años el equipo es un desastre, New York alardea de ser “la ciudad del baloncesto” pero llevan más de 40 años sin ganar un título. En los tiempos de Oakley al menos competían, pero ahora son un camelo, cada año un nuevo proyecto y cada año una nueva decepción. La gente añora los tiempos en los que los jugadores se dejaban la piel, y la directiva ahora carga contra uno de los clásicos de aquella época.

El culebrón Knicks sigue temporada tras temporada para desesperación de sus fans y regocijo de trolls.