El mejor quinteto histórico NBA posible sin all-stars

Ayer hablaba en Twitter sobre lo infravalorado que parece estar Damian Lillard que este año, en las segunda ronda de votaciones para el All-Star, aparecía octavo entre los exteriores del oeste por detrás de Lonzo Ball a pesar de promediar 25 puntos, 6.5 asistencias y 4.8 rebotes. El año pasado se quedo fuera del All-Star y de los quintetos NBA con unos números de 27 puntos, 5.9 asistencias y 4.9 rebotes.

Darle vueltas a si algún jugador con esos números se quedó alguna vez fuera del partido de las estrellas me llevó a divagar con otras cuestiones y se me ocurrió ¿cual sería el mejor quinteto histórico posible formado por jugadores que nunca pisaran un All-Star? No es el caso de Lillard, que ya lo disputó en dos ocasiones, y además no he querido incluir jugadores activos ya que es posible que muchos lo disputen alguna vez a lo largo de su carrera. Tras un rato pensando, esta es mi selección:

  • Rod Strickland: El número 19 del draft de 1988 tuvo un comienzo irregular en los Knicks, pero tras ser traspasado a San Antonio mediada su segunda campaña comenzó a rendir a gran nivel. Se mantuvo 17 temporadas en activo promediando 13.2 puntos, 7.3 asistencias y 1.5 robos, pero durante sus mejores años, su prime, sus números eran de 16.4 puntos, 8.9 asistencias y 1.8 robos. Con 31 años, en 1998, lideró la NBA en asistencias cuando jugaba en Washington, promediando unas nada despreciables 10.5 por partido y superando los 17 puntos también de media, pero a pesar de eso jamás fue nominado para jugar un All-Star.Rod Strickland
  • Jalen Rose: Uno de los míticos Fab-Five de la universidad de Michigan, jugó 13 temporadas en la NBA promediando 14.3 puntos, 3.5 rebotes y 3.8 asistencias. Sus inicios fueron duros con pocos minutos en Denver y en su inicio en Indiana, siendo un jugador de explosión tardía que hasta los 26 años no comenzaría a destacar como profesional, ganando a los 27 el premio al jugador más mejorado de la NBA. En su prime llegó a promediar 18.5 puntos, 4.2 rebotes y 4.2 asistencias y su envergadura le permitiría defender varias posiciones exteriores, pudiendo intercalar momentos como base, escolta o alero.Michigan Fab Five
  • Toni Kukoč: La Pantera Rosa tuvo la suerte de estar siempre bien rodeado y así consiguió ganarlo todo (le faltó el Oro Olímpico, pero puede consolarse con dos platas). A lo largo de su carrera el alero croata formó parte de varios equipos de leyenda: lideró a la Jugoplastika que dominó el basket europeo a finales de los 80, formó parte de la última selección de la Yugoslavia socialista que apabulló en el mundial de 1990 y durante su periplo NBA fue parte de los Bulls del 72-10 y del segundo threepeat. Se retiró con unos números de 11.6 puntos, 4.2 rebotes y 3.7 asistencias, coronándose en 1996 también como mejor sexto hombre. Si tomamos los datos de su prime se iría a 14.1 puntos, 4.8 rebotes. 4.2 asistencias y 1 robo en menos de 30 minutos, casi siempre saliendo del banquillo.Kukoc y Radja
  • Lamar Odom: Ensombrecido por la sordidez que le ha perseguido en los últimos años, con presencias tóxicas como la de ese oscuro personaje que parece ser su padre, ausente durante muchos años en su vida pero reaparecido cuando el chico empezó a ganar millones en la NBA, o el séquito de la familia Kardashian con todo lo que ese famoseo cutre implica, que sumadas a la inestable cabeza de este jugador, que ya había tenido problemas con las drogas previamente, acabaron cortando su carrera prematuramente y casi su vida. Algunos chavales piensan en él como “ese ex jugador que casi se muere en un sórdido burdel de una sobredosis“, obviando sus dos anillos con los Lakers, su premio a mejor sexto hombre en 2011, su bronce Olímpico en 2004 o su oro en el Mundobasket 2010. Se mantuvo 14 temporadas con promedios de 13.3 puntos, 8.4 rebotes y 3.7 asistencias, y en su prime andaba por los 14.6 puntos, 8.9 rebotes y 4 asistencias, y siempre remodelando su juego: de point-forward en sus  inicios en aquellos Clippers que tanto prometían a cuatro de gran movilidad en Miami y Lakers y finalmente a chico para todo de Phil Jackson, saltando desde el banquillo para realizar diversas funciones. Lamar Odom
  • Arvydas Sabonis: Cuentan que cuando Sabonis decidió finalmente recalar en Portland el general manager del equipo pidió opinió al médico de la plantilla, y que este le contestó que con la cantidad de lesiones que mostraban sus radiografías podría solicitar la plaza de parking para personas discapacitadas en el aparcamiento del pabellón. A pesar de eso decidieron ficharle y en poco tiempo se convertiría en un favorito de la grada gracias no solo a su gran juego sino también a su carisma. Con 31 años debutaba en la NBA y acabó segundo en las votaciones para novato del año y para mejor sexto hombre. Las lesiones limitaban sus minutos en cancha pero, a pesar de eso, se retiraría con unos números de 12 puntos, 7.3 rebotes, 2.1 asistencias y 1.1 tapones. En este caso hablar de su prime es complejo, ya que llegó a la NBA cuando este había pasado, pero si tomamos los datos de sus cinco primeras campañas allí los números se irían a 13.7 puntos, 8.4 rebotes, 2.2 asistencias y 1.2 tapones. Clyde Drexler pensaba que si Sabonis hubiera saltado a la NBA en el ’89, cuando le permitieron jugar fuera de la URSS, aquellos Blazers habrían logrado ser una dinastía con varios anillos. La carrera del lituano siempre tendrá esa incógnita, ese “¿y si…?“, ¿y si las lesiones no hubieran recortado tanto su movilidad?,¿y si hubiera dado el salto directo a Portland sin la escala en Valladolid y Madrid? Todo son conjeturas, claro.Arvydas Sabonis

Hoy por hoy este sería mi contento. He querido incluir solo jugadores a los que pude ver jugar bastante, por lo que dada mi edad la cosa va de mediados de los 90 en adelante. En el tintero se quedaron algunos como Marcus “Samurai” Camby, Ron Harper o Brent Barry que bien podrían haber entrado en la lista ¿Cual sería vuestro quinteto de jugadores que nunca llegaran a ser All-Star?

Anuncios

Baloncesto táctico: El libro de jugadas de la Eslovenia campeona de Europa.

En el pasado hemos hecho algún artículo sobre táctica en baloncesto. Hoy retomo el tema ya que la web italiana Basketball Inside ha publicado en este artículo el libro de jugadas que usó con la selección el serbio Igor Kokoškov.

Kokoškov es un entrenador muy veterano a pesar de contar con 46 años, ya que a los 24 se convirtió en el entrenador más joven de la liga yugoslava entrenando al OKK de Belgrado, aunque a los 21 ya entrenaba a las categorías inferiores del equipo. A los 28 se convirtió en el primer europeo en ser entrenador asistente en la división I de la NCAA, a los 29 en el primer entrenador asistente europeo de la NBA y a los 33 en el primer entrenador asistente en ganar un anillo de campeón, con los Detroit Pistons de Larry Brown. Si bien casi toda su carrera se ha desarrollado en los USA como asistente (actualmente ejerce en los Utah Jazz) también tenía experiencia FIBA habiendo sido asistente en la selección de Serbia y entrenador principal de Georgia durante siete años, clasificándolos para tres Eurobaskets.

En fin, que podéis ver las jugadas en el artículo en cuestión o descargando esta versión en PDF.

 

Seguir partidos de la NBA desde un terminal de Linux

Mis amigos saben que me encanta el baloncesto, Linux y las cosas altamente freaks. Y esta mañana, cuando me levanté, me encontré con que uno me había compartido en el muro de Facebook esta entradade OMGUbuntu: Ver partidos de la NBA desde el terminal con NBA-Go.

¿Cómo va esto?

Bueno, lo primero es tener npm instalado instalado en vuestro equipo. Está en los repositorios de Ubuntu:

sudo apt-get update
sudo apt-get install nodejs
sudo apt-get install npm

Y una vez tengamos npm instalado vamos a instalar NBA-Go:

sudo npm install -g nba-go

El programa principalmente ofrece dos comandos: game y player (abreviados g y p). Dentro de la opción game hay dos opciones posibles: ver qué partidos hay disponibles y ver uno en concreto.

A la hora de ver los posibles tenemos las opciones date, yesterday, today y tomorrow. La primera para una fecha concreta, la segunda para los partidos de ayer, la tercera para los de hoy y la cuarta para los de mañana. Vemos ejemplos:

//fecha formato año/mes/día
$ nba-go game -d 2017/11/02
$ nba-go game --date 2017/11/02
//ayer
$ nba-go game -y
$ nba-go game --yesterday
//hoy
$ nba-go game -t
$ nba-go game --today
//mañana
$ nba-go game -T
$ nba-go game --tomorrow

Una vez listado podéis navegar con el partido, ver la información previa al juego o seguir el desarrollo del mismo con las estadísticas en directo. También podéis ver el boxscore del partido ya finalizado con toda la estadística.

Aquí os dejo un gif de la página oficial que ilustra esto:

Seleccionar partido

Partido en directo

Con el comando player tenemos tres opciones: información general, estadísticas de la temporada regular o de los playoff. Voy a usar el mismo ejemplo que en la página oficial para que cuadre con el gif que voy a usar de la misma.

//info de Curry
$ nba-go player Curry -i
$ nba-go player Curry --info
//temporada regular
$ nba-go player Curry -r
$ nba-go player Curry --regular
//eliminatorias
$ nba-go player Curry -p
$ nba-go player Curry --playoffs
//todo junto
$ nba-go player Curry -i -r -p

Información de jugadores

Os dejo por aquí el enlace al proyecto en GitHub por si queréis ver el código o si queréis clonarlo.

NBA 2017-2018: Preguntas para esta temporada

logo NBA

Comienza hoy la temporada NBA y antes de empezar yo me hago preguntas sobre diez equipos. Porque este verano ha sido extremadamente prolífico en cuanto a movimientos de jugadores, ha dejado un Este desolado de estrellas y nos ha quedado un panorama con cinco supuestos superequipos en la lucha por el anillo, muchas plantilla pensadas para el tanking y varios proyectos con mucho talento joven:

  1. Cavaliers:  ¿Funcionarán sus exteriores vistos sus historiales de problemas físicos?
  2. OKC: ¿Pueden Donovan hacer coexistir a dos finalizadores como Westbrook y Melo sin celos, como antes lo hicieron Westbrook y Durant bajo la batuta de Brooks?
  3. Rockets: ¿Era un base como Chris Paul lo que necesitaban para dar el salto de calidad?
  4. Pelicans: ¿Funcionará el experimento de jugar con dos grandes como Cousins/Davis?
  5. Bucks: ¿Pueden ser Top-5 del Este ya este año?
  6. Celtics: ¿El nuevo equipo es suficiente para llegar a la final de la NBA?
  7. Warriors: ¿Tienen rival si están todos sanos?
  8. Spurs : ¿Les llega con lo que tienen o pesarán los años?
  9. Sixers: ¿Veremos al fin una temporada ganadora?
  10. Timberwolves: ¿Volverán al fin a jugar Play-off?

Y también me hago preguntas sobre diez jugadores para esta temporada que entra:

  1. ¿Cuándo y cómo volverá Isaiah Thomas?
  2. ¿Thon Maker progresará hasta el nivel de pivot titular?
  3. ¿Volverá bien Jabari Parker tras su segunda lesión grave en tres años?
  4. ¿Embiid jugará más de 40 partidos?
  5. ¿Alcanzará  Antetokounmpo un nivel de candidato al MVP?
  6. ¿La cabeza de LeBron está asentada en Cleveland o pensando en dónde llevar sus “talents”?
  7. ¿A Lonzo Ball le pesará el hype y las bocachancladas de su padre?
  8. ¿Irving puede asumir los galones de líder?
  9. ¿Porzingis subirá al fin el siguiente escalón ahora que le han dado los galones de jugador franquicia?
  10. ¿Milos Teodosic se la pegará en la NBA como en su día lo hizo Jasikevicius o maravillará con su visión de juego y creatividad?

Lo bueno de estas preguntas es que tienen respuesta, sólo nos queda esperar unos meses para conocerla… y disfrutar del baloncesto mientras las descubrimos.

Premios Simpson NBA 2017

La NBA este año va a tardar en dar sus galardones, así que para quitar el mono de premios vamos con los PREMIOS SIMPSON NBA 2017!!!! En este enlace podéis ver a los ganadores del año pasado… y aquí van los de esta temporada regular.

  • Premio anual Montgomery Burns por su sobresaliente labor en el campo de la Excelencia: Algunos dirán que Westbrook “triple-doble”, que Harden y su producción ofensiva… pero con pérdidas por doquier y lagunas defensivas. Por su parte Kawhi Leonard ha liderado a unos Spurs que han tenido la segunda mejor marca de la temporada regular, anotando 25 puntos por partido con un porcentaje de tiro real (True Shooting Percentage) del 61% (similar al de Harden, un 6% mejor que Westbrook), con un porcentaje de pérdidas del 9% (15% para Westbrook, 19% para Harden) y con una defensa propia de quien ha sido ganador dos veces del premio a defensor del año. Así que el señor Kawhi se lleva el premio.

  • Premio Matlock: El germano Dirk Nowitzki empieza a notar el peso de los años pero todavía ha logrado promediar más de 14 puntos y 6 rebotes por partido,convirtiéndose además en el sexto jugador que supera los 30.000 puntos en su carrera NBA.

  • Premio Hank Scorpio: David Griffin se movió en el trade-deadline y en el mercado de cortados con mucha inteligencia para mantener contento a LeBron, logrando reforzar a los Cavaliers con nombres como Bogut (aunque se lesionara en el primer partido), Deron Williams, Derrick Williams o Kyle Korver pero con la particularidad de que lo hizo rebajando la masa salarial del equipo.
  • Premio Qué Homer he tenido: El legendario veterano Paul Pierce, que superaba a John Havliceck en puntos anotados de esta curiosa forma.

  • Premio yo me llamo Ralph: Podría ser cualquiera del vídeo que va a continuación, pero se lo va a llevar  JR Smith por esa extraña jugada, con despiste digno de tebeo de Ibáñez.

  • Premio a la persona que menos se ha esforzado para llegar hasta aquí: Coach Tyronne Lue. Sí, teóricamente entrena a los Cavs, pero todos sabemos que eso realmente lo hace LeBron.
  • Premio Tiborowski: ¿Cuántos jugadores han liderado a su equipo en puntos, rebotes, asistencias, robos y tapones en la historia de la NBA? Seis. ¿Cuántos han logrado estar en el top 20 de la NBA en esas cinco categorías en una temporada? Sólo uno. Y además lo ha hecho siendo un titán en defensa y ejerciendo de líder con sólo 22 años. Giannis Antetokounmpo ha firmado un año de categoría MVP y ha sido el jugador nacido fuera de los EEUU con mejor rendimiento, clave para la clasificación de sus Bucks para los Playoff (y del susto que le están dando de arranque a los Raptors)

  • Premio Nelson Muntz: El premio vuelve a irse a Oceanía: este año se lo lleva el neozelandés Steven Adams. ¿El tío más duro de la NBA hoy por hoy?

  • Premio Bombardeo: Y aquí tenemos al primer repetidor. Brad Stevens ha vuelto a hacer alquimia con sus Celtics que han terminado la temporada regular como primeros del Este.
  • Premio Homero: Una categoría nueva para esta edición, el premio Homero al mejor jugador de un país de habla hispana. Este año para Marc Gasol, que tras mejorar su lanzamiento de larga distancia ha logrado su tope en puntos por partido en los siempre rocosos Grizzlies.

¿Quién fue Charles Oakley?

Hola, joven fan de la NBA. Tú que has llegado al deporte de la canasta en los tiempos del baloncesto casi sin contacto y de los triples a tutiplén, en la era de las estadísticas avanzadas y del juego cada vez más centrado en funciones que en posiciones, tú joven fan seguro que conoces a Charles Oakley como “el tío que el otro día intentó pegarle al dueño de los Knicks“.

Y luego te habrá sorprendido seguramente ver a muchos jugadores importantes de la NBA dándole apoyo, y a todo el Garden poniéndose de su parte y coreando su nombre ayer (10 de febrero) en el partido contra los Nuggets.

Te estarás preguntando “¿Quién es este Charles Oakley y por qué le quieren tanto?“. Pues aquí tienes a un treintañero que vivió el basket de hormigón de mediados de los 90 que te lo cuenta. Vamos con una retrospectiva de su carrera:

Oakley nació en Cleveland en 1963 y creció en esa ciudad, y creció bastante hasta ser un chaval que medía 2.03 y pesaba más de 110 kilos. Su talento para el baloncesto le valió una beca para estudiar en la universidad de Virginia Union, cuna de otro fiero currante y defensor como fue “BigBen Wallace, donde completó su ciclo de cuatro años con unos números destacados: 20 puntos y 14 rebotes de media durante sus cuatro años, firmando en su última temporada 24 puntos y 17 rebotes. Esto le valió una buena posición en el Draft de 1985, donde el equipo de su ciudad natal, los Cavaliers, le eligieron con el número 9 para luego mandarle a unos Bulls donde se convertiría en mano derecha de un joven Michael Jordan. Fue elegido en el mejor quinteto de Rookies de su año y promedió 12 puntos y 11 rebotes en las tres temporadas que pasó en Chicago.

En verano de 1988 los Bulls le envían a los Knicks a cambio del pivot Bill Cartwright. En la Gran Manzana se convertirá en parte de la columna vertebral del equipo donde el estrellato recae en el pivot Pat Ewing y el escolta John Starks: 10 temporadas se pasará allí, el grueso de su carrera.  Durante esa década firmará unos números de más de 10 puntos, 10 rebotes, 2 asistencias y un robo de balón. Pero lo más imporante en Oakley no eran sus números, sino su fiereza, su entrega en defensa, su trabajo: jugaba duro y eso le hacía ser un favorito de la grada. Con el 34 a su espalda formaba una pareja interior terrorífica junto al que fuera número 1 de su draft: Pat Ewing. Durante su estancia los Knicks eran uno de los equipos más competitivos del este: un fijo en los playoffs que llegaron a disputar la final de la NBA en 1994 contra los Rockets de Olajuwon, nada que ver con la chufla que llevan siendo en estos dosmiles. Oakley fue elegido para disputar el All-Star de 1994, temporada en la que además terminó seleccionado en el Mejor Quinteto Defensivo de la NBA, consiguiendo en 1998 otra nominación al segundo equipo. Tras esa temporada, con 34 años, los Knicks le mandarían a Toronto a cambio del “samuraiCamby.

Se mantendría activo hasta los 40, jugando tres años en Toronto y dándose un curioso tour nostálgico en sus tres últimas temporadas: primero un retorno a los Bulls, luego una reunión con Michael Jordan en los Wizards y finalmente un puñado de partidos en los Rockets que le alejaron del anillo una década antes para decir adiós al baloncesto.

Ahora la vieja leyenda de los Knicks ha sido expulsado de por vida del pabellón donde disfrutó de sus mayores tardes de gloria, donde bregó con tantos rivales. Ha dicho Dolan, el controvertido propietario de los Knicks, que Oakley “Tiene un problema con la ira“. ¿Es esto cierto? No podemos obviar que en sus años como jugador era un tipo muy duro, y que protagonizó varias peleas en la cancha:

Su carácter es responsable de sus luces y sus sombras. Lo que le hacía un jugador importante era esa agresividad, esa intensidad, esa dureza. Pero ese carácter le hacía perder el control y a veces cruzar la línea de la agresión. ¿Estuvo bien su agresión a Dolan? No. ¿Es inteligente la actitud de la directiva de los Knicks de dejar a una leyenda del equipo expulsada del pabellón de por vida? No. En los últimos años el equipo es un desastre, New York alardea de ser “la ciudad del baloncesto” pero llevan más de 40 años sin ganar un título. En los tiempos de Oakley al menos competían, pero ahora son un camelo, cada año un nuevo proyecto y cada año una nueva decepción. La gente añora los tiempos en los que los jugadores se dejaban la piel, y la directiva ahora carga contra uno de los clásicos de aquella época.

El culebrón Knicks sigue temporada tras temporada para desesperación de sus fans y regocijo de trolls.