Cambiar el src de una imagen con javascript o jQuery

Vamos con una entrada rápida de Javascript ¿Cómo cambio el src de una imagen de forma dinámica? No es lo más recomendable para una web por temas de posicionamiento, pero puede ser una solución útil para una aplicación web de uso interno.

Vamos a suponer que tenemos una imagen llamada image1.jpg y que al clickar en un elemento esta cambia por otra que se llama image2.jpg:

<img src="image1.jpg" id="img1" alt="primeraImagen" />

<script>
//así con JS normal
//accediendo directamente a src
function cambiarImagenJS(){
  document.getElementById("img1").src="image2.jpg";
}

//así con jQuery
//haciendo uso de la función attr()
function cambiarImagenjQ(){
  $("#img1").attr("src","image2.jpg");
}
</script>

La idea sería vincular la función a un evento (un click, el cambio de estado de un checkbox o radio, llenar un campo de texto…) y cambiar el valor. En el ejemplo damos por fijo el id del elemento, en la práctica seguramente sería mejor pasárselo a la función. En ese caso ya miráis que se adapta mejor a vuestras necesidades.

Anuncios

El Bandcamp de la Quincena: Ricardo Remédio – Natureza Morta (18/09/2017)

Otra semana que nos vamos a Portugal, esta vez con un disco publicado hace ya cosa de un año pero que traigo ahora a primera plana en El Bandcamp de la Quincena porque su autor estará en Compostela dentro de un par de semanas:

Ricardo Remédio es un músico que en el mundo rockero portugués se había hecho un nombre fundando y liderando la banda de doom metal atmosférico Löbo, grupo del que pude disfrutar brevemente en la última edición del Sonic Blast Moledo. Paralelamente a esa banda también ganó fue ganando cierta fama como DJ bajo el nombre de RA, identidad musical con la que firmó varias remezclas y logró forjarse una fama en el mundo de la electrónica en Portugal. Y ya en octubre de 2016 decidía lanzarse a publicar este disco, dejando atrás la identidad de RA y firmando con su nombre, como un nuevo proyecto unipersonal.

Ricardo Remédio - Natureza Morta

Lo que este Natureza Morta nos presenta, lo que Ricardo Remédio nos ofrece en este disco, son ocho temas de música electrónica instrumental oscura, atmosférica y densa, donde también toma elementos de grupos drone como Earth, bebe de bandas sonoras y elementos ochenteros como la música de John Carpenter, Vangelis o su contemporáneo Perturbator o toma elementos industriales de los germanos Kraftwerk o los eslovenos Laibach. Los temas, dentro de su línea oscura, son bastante variados mostrando un buen batiburrillo de influencias.

Afrontar este disco, este Natureza Morta, es enfrentarse a un viaje que se mueve entre fases relajantes y fases perturbadoras y opresivas. Uno puede cerrar los ojos y dejarse llevar por temas como Caça, Suor Noturno, la intimidante Vigília con sus aires de misa negra o la más ochentera Rei Morto, Rei Posto que cierra el disco con el tema creo que más fácilmente audible, muy en la línea de gente como Carpenter Brut, Gost o el antes citado Perturbator.

Para la realización del disco ha contado con dos pesos pesados del mundillo musical: por un lado el productor ha sido todo un nombre tan respetado en el mundillo avant-garde como Daniel O’Sullivan, integrante de Ulver, Æthenor y, en directo, de los míticos SUNN O))). Para la mezcla ha contado con James Plotkin, un pionero del grindcore como músico y que como técnico ha trabajado con ISIS, Kavra, Earth, Pelican, Samothrace o en el último disco de Vinnum Sabathi que ya comentamos en esta sección, además de en múltiples bandas sonoras de series de TV o cine.

Si te gustan los ambientes oscuros, la música capaz de crear atmósferas a tu alrededor y no haces ascos a la electrónica este es un trabajo que deberías degustar. Ricardo Remédio firmó un debut que se merece un par de escuchas por lo elaborado de su propuesta, cargada de matices y pequeños detalles en segundo plano.

Hack: tipografía open source para escribir código.

Leía esta mañana en Genbeta sobre esta tipografía y no pude resistirme a comentarla por aquí: Hack, una tipografía pensada para desarrolladores.

Hack regular type

¿Por qué está pensada para desarrolladores? Pues porque esta familia de tipografías, con cuatro variantes (normal, cursiva, negrita y cursiva-negrita), ha sido creada poniendo el foco en su diseño para pantalla y no para impresión, con un contraste, altura y anchura pensados para una lectura cómoda y con detalles como rellenar los ceros con un óvalo para diferenciarlos con facilidad de la letra o.

En este enlace puedes ver cómo pinta la fuente y compararla con muchas otras. La licencia es Open Source y muy flexible, por lo que podrías modificarla, redistribuirla y usarla con fines comerciales.

La puedes descargar desde este enlace a Github. Su instalación tanto en Ubuntu como en Windows no podría ser más simple: basta con descargar el zip, extraer el fichero .ttf, abrirlo y pulsar el botón de instalar.

Detectar intrusos en tu wifi desde Android o iOS

En el pasado vimos cómo detectar intrusos en tu wifi con Windows (ya hace años de eso) y desde Ubuntu. Pero ¿y si eres un usuario que tiene sólo tablet y móvil? ¿puedes saber si te están vampirizando la wifi? Puedes. Existen varias apps para ello, pero creo que la más sencilla es Fing, que además en su versión más básica es gratis.

Fing es una aplicación que te permite escanear la red a la que estás conectado, y por suerte existen versiones para varios sistemas operativos. De hecho puedes usar también Fing desde un portátil o sobremesa ya que también tiene versiones para Linux, Windows y MacOSX.

Centrándonos en la versión móvil, no puede ser más sencilla de usar: la puedes descargar desde aquí y, una vez instalada, basta ejecutar la aplicación para ver qué equipos hay conectados a la red. Los móviles tendrán un icono distintivo, al igual que el router o punto de acceso al que esté conectado el teléfono. Una vez veas la lista puedes calcular si ves algo raro, si hay algún equipo que no debiera estar conectado. En caso de que haya un invitado indeseado la mejor opción es que cambies la contraseña de la wifi.

Fing captura

Pulsando encima de cada dispositivo conectado podrás tener varias opciones: una es ver la MAC del dispositivo, por si quieres añadir a tu router una regla de filtrado por MAC para impedir que ese equipo se conecte (aunque la MAC puede cambiarse, así que no es un método infalible para evitar conexiones indeseadas). Otra es la de etiquetar a ese dispositivo con un nombre a tu elección (por ejemplo “ordenador del salón“) para facilitar su identificación cuando ejecutes el app. También puedes realizar un escaneado de puertos o lanzar un ping. Si decides hacerte una cuenta puedes disponer de notificaciones cuando alguien se conecte y más opciones.

Como ves es una solución fácil para tener controlado quién accede a tu wifi. Por cierto, que los creadores de Fing están trabajando en Fingbox, un dispositivo de hardware que facilitaría la expulsión de intrusos de tu red.

El Bandcamp de la Quincena: The Black Wizards – What the Fuzz! (03/09/2017)

Vamos con una banda muy querida en este blog, ya ha aparecido varias veces por aquí: The Black Wizards. Recién salido está su último trabajo What the Fuzz! (publicado el 1 de septiembre) y la gira de presentación está al caer (podremos disfrutar de su directo en Compostela el próximo día 14, junto a sus compatriotas Vircator).

Cuando les vi tocando en la piscina en el Sonic Blast 2015 ya os lo dije, banda a seguir. Unos meses después llegaba Lake of Fire, que reseñamos en esta sección y que fue uno de los primeros discos de El Bandcamp de la Quincena. Ahora encaramos el segundo álbum de la banda, cruzamos de nuevo el Miño para disfrutar de otra buena dosis de rock a cargo de una de las bandas más excitantes y con mayor proyección del panorama peninsular.

El grupo no se estanca y sigue evolucionando, ganando colorido. Más conciertos, más hora sobre el escenario, más discos escuchados, más música asimilada en sus cabezas y añadida a su sonido. Cambian lo bastante para no repetirse pero lo justo para no dejar de ser ellos, y en What the Fuzz! se muestran menos protometaleros y más blueseros, más psicodélicos, más retro, menos Black Sabbath y más Ten Years After, menos Pentagram y más Cream, menos Deep Purple y más The Jimi Hendrix Experience. Un disco que ha salido redondo a todos los niveles: composición, producción y hasta es notable en el trabajo gráfico de João Maio Pinto, que se ha currado un artwork impresionante.

The Black Wizards - What the Fuzz

Tras una intro caótica nos vemos ante una pieza pesada y psicodélica como Freaks and Geeks, una canción de 8 minutos con mucha jam para abrir el disco… y a los dos minutos de tema ya te estás dando cuenta del calibre como guitarristas de Joana Brito y Paulo Ferreira, de como van añadiendo preciosos arreglos sobre el denso riff principal. Ya os decía antes que han asimilado mucha música desde su anterior trabajo y la han incorporado: Floating Blues comienza haciendo honor a su nombre, comienza flotando con aromas de Asia, de la India, para luego echarse en brazos de la herencia de T-Bone Walker y posteriormente azotarnos un latigazo eléctrico digno de los buenos tiempos de Clapton. Just Not Today, una pieza de dos minutos en un disco donde el resto de temas no bajan de los 7, nos transporta a Nashville con sus aires de viejo folk estadounidense y nos hace la transición hacia uno de los temas que fueron adelanto del disco: Build your home, un tema que a pesar de ser una pieza de rock pesado me ha recordado también a viejos trabajos de Bob Dylan en la forma en que Joana Brito construye la melodía vocal. Y es que la voz de Joana en este trabajo cambia bastante respecto al primero, con más reverberación, con líneas vocales más sutiles, más suaves, tirando menos de fuerza bruta rockera que en el Lake of Fire y más de elegancia, en consonancia con  un disco también más pausado que su predecesor y con pasajes instrumentales más largos. Y tras ese tema llega I don’t Wanna Die, que seguramente sea el tema más pegadizo y asequible del disco, un tema que pincharía en cualquier garito o radio sin miedo porque tengo claro que hará mover los pies y la cabeza del público.

Hemos hablado del excelente trabajo de guitarras, de la evolución de la voz, ¿y la base rítmica? Impecable. Ya sabéis que yo soy bajista, pues desde aquí declaro sinceramente que envidio a João Mendes. Le envidio porque toca mejor que yo, su calibre en las cuatro cuerdas queda sobradamente demostrado en todo el disco, y le envidio porque tocar junto a una batería como Helena Peixoto tiene que ser una verdadera gozada. Escucha el inicio de Floating Blues, fíjate bien en la batería en I don’t Wanna Die y, sobre todo, disfruta de su groove en Fire… ese ritmillo tiene que ir en los genes. Si me dicen que está tocando Carmine Appice o Ian Paice me lo creo, esta chica tiene un talento de clase mundial y del anterior disco a este parece haber pegado un tremendo salto.

Cierran el disco con una pieza de 16 minutos, Everything is Good Until Trouble Comes, una demostración elaborada y épica de la capacidad del grupo, añadiendo órgano y coros para glorificar más todavía la composición.

What the Fuzz! hoy por hoy marca el pináculo de la producción de The Black Wizards, es un paso adelante, una nueva piedra sobre la que seguir edificando su carrera ¿dónde está el techo ahora para esta banda? ¿qué cotas pueden alcanzar en una futura entrega? Preguntas que esperamos tengan respuesta y que podamos tener la suerte de disfrutar muchos años de esta banda. De momento lo que sí haremos será gozar con este disco excepcional de estos portugueses y de su directo cada vez que nos sea posible.

jQuery: comodines para los selectores

Una de las comodidades de jQuery es la versatilidad que nos da a la hora de trabajar con diversos selectores. Lo que muchos no saben, o lo intuyen pero no lo tienen claro, es que existen diversos comodines para usar los selectores de jQuery. Vamos a verlos:

Seleccionar por un prefijo: Tenemos la posibilidad de usar un selector que actúe sobre los elementos que tengan un atributo cuyo valor sea igual a la cadena que le pasemos, o que empiecen por esa cadena seguida de un guión. La sintaxis sería tal que así: jQuery( “[attribute|=’value’]” )
Lo vemos mejor con un ejemplo:

<div id="pepe">Some text</div>
<div id="pepe-paya">Some other text</div>
<div id="pepote">Some text</div>
 
<script>
//oculturía los dos primeros divs y dejaría el tercero
$( "div[id|='pepe']" ).hide();
</script>

Seleccionar por un fragmento de una cadena: Con esta opción lo que buscaríamos sería un fragmento de texto dentro del valor del atributo, en cualquier posición. La sintaxis sería tal que así: jQuery( “[attribute*=’value’]” )
Lo vemos mejor con un ejemplo:

<div id="casapepe">Some text</div>
<div id="pepepaya">Some other text</div>
<div id="pepote">Some text</div>
 
<script>
//oculturía los dos primeros divs y dejaría el tercero
$( "div[id*='pepe']" ).hide();
</script>

Seleccionar por una palabra aislada concreta: El título es un pelín confuso, lo se, pero te lo explico. Con esta opción buscaríamos dentro del atributo una palabra concreta, que puede estar delimitada por espacios o ser el valor único del atributo. La sintaxis sería tal que así: jQuery( “[attribute~=’value’]” )
Lo vemos mejor con un ejemplo:

<div id="casa pepe">Some text</div>
<div id="pepe">Some other text</div>
<div id="pepepaya">Some text</div>
 
<script>
//oculturía los dos primeros divs y dejaría el tercero
$( "div[id~='pepe']" ).hide();
</script>

Seleccionar por el final del atributo: En este caso lo que hacemos es buscar los elementos con un atributo cuyo valor termine con la cadena que le pasamos. La sintaxis sería tal que así: jQuery( “[attribute$=’value’]” )
Lo vemos mejor con un ejemplo:

<div id="casapepe">Some text</div>
<div id="pepemola">Some other text</div>
<div id="elpepepaya">Some text</div>
 
<script>
//oculturía el primer div y dejaría los otros dos
$( "div[id$='pepe']" ).hide();
</script>

Seleccionar por el principio del atributo: En este caso lo que hacemos es buscar los elementos con un atributo cuyo valor comience con la cadena que le pasamos. La sintaxis sería tal que así: jQuery( “[attribute^=’value’]” )
Lo vemos mejor con un ejemplo:

<div id="casapepe">Some text</div>
<div id="pepemola">Some other text</div>
<div id="elpepepaya">Some text</div>
 
<script>
//oculturía el segundo div y dejaría los otros dos
$( "div[id^='pepe']" ).hide();
</script>

El Bandcamp de la Quincena: Knei – Juventud de la Gran Ciudad (20/08/2017)

Esta semana en El Bandcamp de la Quincena volvemos a volar a América Latina, más en concreto a Argentina, para darle un buen repaso a una banda santarroseña fetén de los fetenes: Knei.

Estos Knei nacían en el año 2006 y cuentan con Nicolás Lippoli a la voz y a la guitarra, Mauro López al bajo y Roberto Figueroa a la batería. El disco fue grabado a finales de 2015 y editado en 2016 en Argentina, y en 2017 ha traspasado las fronteras de su país de la mano del sello peruano Necio Records, responsables también de la distribución de otras bandas como los doomsters ya reseñados aquí El Jefazo.

Knei - Juventud de la Gran Ciudad

La apuesta musical de Knei en Juventud de la Gran Ciudad hace hincapié en los años setenta. Músicos jóvenes pero ya con el culo pelado en directo, combinan jazz, blues, hard rock, psicodelia y funk con total naturalidad. Una banda cuyo sonido puede traerte reminiscencias a The James Gang, a los Trapeze de Glenn Hughes, a la primera Ian Gillan Band, a los contemporáneos Wolfmother, a su compatriota Pappo y sus Pappo’s Blues, la época más dura de los españoles Lone Star o incluso a bandas clásicas del rock estadounidenses como los The Doors más densos o los primeros tiempos de Grand Funk Railroad.

El disco se abre con la pieza más larga del álbum y que además da título al mismo, 11 minutos de Juventud de la Gran Ciudad, y continúa con pelotazos rockeros en español como la directa Rock de la Mujer o la más introspectiva y psicodélica El Inentendido. Una banda con un sonido clásico, setentero, de distorsión de válvulas de ampli desnudo, con temas frescos, clásicos pero cargados de matices y sorpresas.

Knei son una joya del rock argentino y Juventud de la Gran Ciudad es un disco que debería encandilar tanto a los amantes del hard setentero o de la psicodelia como a los que buscan una buena dosis de rock fresco en español. Un disco que no debe faltar en tu colección.