El Bandcamp de la Quincena: Hijo de la Tormenta – El manto de la especie (22/01/2017)

Hace casi un año que empezábamos esta sección hablando de los Mutant y hoy nos vamos a volar hacia Argentina para una nueva entrega:

Si decimos Argentina y psicodelia todo el mundo pensará en Serú Girán. Si decimos Argentina y stoner la cabeza se nos irá a Los Natas. Si decimos Argentina y blues eléctrico y ruidoso será Pappo quien se venga a la cabeza. ¿Y qué nos sale si unimos todo eso en una banda argentina? Pues que no sale Hijo de la Tormenta.

Procedentes de la provincia de Córdoba estos tres chicos nos ofrecen una rendición al sonido más saturado de los 70 en El Manto de la Especie, haciendo lo que ellos definen con la etiqueta “psicodelia del monte“.  Un stoner que bebe de los clásicos, con  un bajo cálido y de sonido y deje clásico de la mano de Guido di Carlo, una guitarra con la distorsión llevada a niveles atronadores que hace honor al nombre del grupo en manos de Juan Cruz Ledesma y un batería que no hace ascos al jazz o al progresivo personificado en Santiago Ludueña. En la mitad de los temas cuentan también con el órgano de Fabricio Morás.

La música y las letras aparecen firmadas por todo el grupo, menos la de 53 Cosechas, a cargo de un tal Pablo Boris, y la de El Abuelo, que es una traducción de un poema de Walt Whitman (que cuando la escuché por primera vez pensé que era una trolleada, porque tardan bastante en empezar a cantar). La masterización va a cargo de Billy Anderson, cuyo nombre en el stoner es intocable por haber trabajado con Sleep, Acid Bath y Los Natas. El arte de la portada y el disco viene de la mano de Florencia Cossutta y Ángel Fundie Biela.

Hijo de La Tormenta

Como ya dije arriba, hacen un stoner que bebe del rock duro protometálico de los 70 y que, a veces, le pone ojitos al jazz o al progresivo, provocando también evocaciones al sonido del llamado krautrock.  Esto último es más evidente en los temas que han incluido teclados, donde la influencia de nombres como Magma o Amon Düül II parece hacerse patente. También hay sitio para otros compañeros de viaje, con esos escarceos jazz que podrían evocar nombres como Colosseum II o recordarnos al seminal Iommi en los primeros trabajos de Black Sabbath donde se dejaba llevar por la influencia de su admirado Django. El fuzz infernal machacándonos el riffs blueseros eléctricos hará pensar en Leaf Hound, Sir Lord Baltimore o Blue Cheer, y sus ambientes pueden hacernos pensar en el rock spacial de Hawkwind pero nos llevarán también al sonido de bandas contemporáneas como los enormes (y nunca bien ponderados) All Them Witches, banda con cuyo espíritu parecen estar muy en sintonía estos muchachotes argentinos.Incluso juegan con el folk más oscuro en algunos fragmentos, como en el corto tema instrumental que cierra el disco.

Hace casi un año de la publicación de El Manto de la Especie, que salió el 19 de febrero de 2016. Si todavía no lo has escuchado hazte un favor, póntelo ya. Déjate llevar por los devaneos psicodélicos de Hijo de la Tormenta, una banda con muchas alegrías que proporcionar.

Emuladores retro de juegos para tu navegador

Si, como yo, has nacido en la primera mitad de los 80 recordarás el desorbitado precio de la Neo Geo. Todo el mundo tenía un primo/amigo en otra ciudad que conocía a alguien que tenía una… pero yo personalmente no conocí a nadie que la hubiera tenido en sus manos. Hasta había un troll que escribía al correo de la Hobby Consolas, creo que firmaba como Roberto Ajenjo o Asenjo o similar, que decía tener una y que los que tenían SuperNES o MegaDrive eran unos muertos de hambre (para que veáis que ya había trolls antes del advenimiento de Internet). En cualquier caso fue con la llegada de los primeros emuladores que muchos nos quitamos la espinita de no haber podido tener una carísima NeoGeo. Recuerdo el NeoRage con el que en mi viejo Pentium II disfrutaba de largas partidas a Street Hoop, King of Fighters o Metal Slug. Y ya con los años fue dándole a otros emuladores, que me permitieron por ejemplo recuperar las partidas en la NES o en la SuperNES (de eso ya os hablé en el pasado).

En todo caso, si no tenéis interés en buscar y descargar emuladores y ROMS ya que sólo os apetece una partidilla ocasional para recordar viejos tiempos siempre podéis probar con el siguiente listado de webs, que ofrecen emuladores para disfrutar en vuestro navegador sin necesidad de descargar nada (bueno, en algunos casos puede que Flash o Java, cierto, pero que no os romperá la cabeza, vamos):

  • Empezamos con la NeoGeo, la consola prohibida para todos aquellos que no éramos hijos de un directivo de Repsol.
  • La SuperNES para mi es la consola con más valor sentimental (junto a la Hartun Game Master… y ahí hay un proyecto del que ya os hablaré en el futuro si sale). Zelda, Mario, Castlevania, Metroid ¿hay que decir más?
  • La Game Boy Advanced a mi ya me pilla como cosa de una generación más joven, pero tiene juegos muy divertidos.
  • La Megadrive, conocida en otros mercados como Genesis, el asalto de Sega a las 16 bits con clasicazos como Sonic o Golden Axe.
  • Si eras de PC también hay una serie de juegos que se ejecutaban en entornos MS-DOS.
  • La TurboGrafx-16, conocida también como PCEngine, creo que no tuvo distribución en España por parte de su fabricante, NEC, aunque gozó de popularidad en Francia. Si quieres darle un muerdo, ahora puedes.
  • La GameGear de SEGA era muy de comerse las pilas en cuestión de minutos. La ventaja del emulador es que no te deja colgado. También hay juegos de Master System en esta página.
  • La MSX tiene una historia curiosa historia: dominó el mercado en Japón, tuvo repercusión en la Europa Continental e incluso llegó a penetrar en la Unión Soviética por medio del ministerio de Educación. Pero se la pegó en los USA y en Reino Unido, dos de los mercados más grandes. MSX se trataba de un standar sobre el que construían varios fabricantes como Canon, Toshiba, Phillips, Sony, Amstrad… se registraron hasta 122 fabricantes.
  • Y si eres de los retro a muerte vete descargando el Java para darte unas partidas con este emulador del mítico Atari, el primer dominador del mercado americano del videojuego.

En fin, disfrutad con sana nostalgia de estos enlaces, recuperad una parte de vuestra infancia y satisfaced a vuestro niño interior. Lo estáis deseando.

El Bandcamp de la quincena: Moon Coven – Moon Coven (08/01/2017)

El primer disco de este 2017 para El Bandcamp de la quincena nos llega desde las siempre frías tierras suecas, un país que parece tener una cantera inagotable de talentos musicales. Así que para inaugurar el año vamos con el disco homónimo de Moon Coven.

Lo primero que le viene a uno a la cabeza ¿estos Moon Coven de quién vienen siendo familia? Pues son de Malmö de toda la vida y como buenos suecos son un grupazo que tras dos singles previos publicados allá por 2014 nos presentaban a finales del recién terminado 2016 su primer y homónimo LP. Y voy a empezar la crítica rosmando, como buen blogger cascarrabias que soy: con lo chulas que fueron las portadas de sus entregas anteriores la de este LP es un claro bajón.

Moon Coven

Y esa mala crítica al diseño de la portada es lo único malo que voy a decir de esta banda, porque el resto del trabajo está más que fetén: riffs pesados y ambientes hipnóticos, voces lacónicas que desgranan las letras con suavidad por encima de un muro de sonido, notas pegajosas que impregnan tu piel… si vienes buscando un rollo stoner/doom esta gente te lo da en generosas cantidades. El uso de tres (sí, tres) guitarras parece ser una de las claves para lograr ese sonido con extra de peso y saturación por parte de este quinteto.

Al contrario que otras bandas de la escena de sueca (como los referentes Graveyard o Witchcraft) estos Moon Coven no van de rollo revival setentero sino que apuntan a un sonido que, si bien bebe de los seminales Black Sabbath, Blue Cheer y Pentagram; los empareja más con las atmósferas y el sonido de Windhand, Holy Mount o Uncle Acid and the Deadbeats, sobre todo por el estilo vocal tan etéreo.

Empezamos el año con un buen trabajo de stoner/doom. Como siempre a estas alturas estamos cargados de ilusiones… a ver cómo progresa este 2017. Al menos la buena música no nos faltará.

Las mejores series de animación… en las que no participa Matt Groening.

Si me preguntas por la mejor serie de animación de la historia te diría que en global Futurama y que siendo tiquismiquis Los Simpson entre la tercera y la octava temporada, donde fueron totalmente imbatibles, ni un capítulo malo. En resumen, que Matt Groening es Dios. Pero como en este blog somos politeístas vamos a ir con una lista de series de animación que no debes perderte… y tras las que no está la mano de Mr. Groening.

  • Rick & Morty: un niño más simple que el mecanismo de un chupete vive extrañas aventuras de ciencia ficción junto a su abuelo, un genio científico alcohólico y drogadicto. De momento dos temporadas excepcionales y dentro de poco llegará la tercera: una completa locura, gags extremadamente cafres y referencias por doquier a clásicos del cine de terror y ci-fi. Una delicia para todo fanboy que se precie, una pura y absoluta locura geek. Diría que hoy por hoy la mejor serie de animación que pueda seguirse.

  • Archer: Esperando por la octava temporada estamos, tras un final de esos infartantes en la séptima. Sterling Archer es guapo, alcohólico, machista, simplón, impulsivo y de gatillo fácil: es James Bond si le quitamos la capa pompa glamourosa con la que lo disfrazan. A su alrededor una panda de desgraciados como su madre alcohólica, un contable neurótico al más puro estilo George Constanza, una pija millonaria con múltiples y extrañas filias y fobias o un científico de pasado nazi conforman la agencia de inteligencia más absurda desde que Ibáñez parió a la TIA para sus Mortadelos. Durante la serie irán avanzando pasando por otras ocupaciones como el narcotráfico o el trabajo de detectives. Para amantes del humor garrulo y las referencias al cine de acción ochentero.

  • Adventure Time: Cuando Pendleton Ward creó la serie tengo muy claro en que no estaba pensando en hacer la serie que los niños querrían ver, estaba pensando en hacer la serie que él querría haber visto cuando tenía 10 años. El resultado ha sido uno de los mundos de fantasía más originales y locos que se hayan disfrutado en la historia de la animación, una serie con capítulos en principio bastante independientes y que tocan los temas tópicos de la fantasía épica pero que, conforme avanza, nos deja entrever una historia postapocalíptica y más compleja. Una genialidad que te hará reencontrarte con tu niño interior, y que además podrás disfrutar en compañía de tus hijos o sobrinos.

  • South Park: Una veterana serie, lleva 20 temporadas ya: con una estética feísta nos narra la historia de cuatro niños cazurros y malhablados en un pequeño y aburrido pueblo del centro de EEUU. Empezó en 1997 y aquí nos llegó más o menos sobre 1999: tres temporadas brutales y una película donde parecían tocar techo. Tras eso la serie parecía estancada: abuso de los chistes escatológicos, gracietas que sólo se basaban en apariciones de famosos, guiones cada vez más lineales… la serie perdía calidad, la cuarta y la quinta temporadas eran flojas y se salvaban pocos capítulos, parecía que la sexta sería la última. Y entonces la serie resucitó, la sexta temporada recuperó el espíritu de las primeras y ahí sigue en antena hasta hoy en día. Por lo que he leído han firmado con Comedy Central hasta 2019, cuando realizarían la temporada 23.

  • Over the Garden Wall: Más allá del jardín es una miniserie creada por Patrick McHale, un guionista y director creativo de Hora de Aventuras. Un motivo para verla es que son sólo 10 capítulos de 10 minutos, así que te la puedes ver en una tarde como si se tratara de una película. Nos presenta una imaginativa historia con dos hermanos atravesando un bosque encantado. Un bonito cuento de hadas con un diseño y producción geniales, pensado para encandilar tanto a niños como a adultos… y sobre todo a críticos, ya que en su momento fue muy premiada.

Alguna más se quedó en el tintero, como las garrulas Metalocalypse o Mr Pickles de Adult Swim o la divertida Trollhunters de Netflix con un enfoque más juvenil/para toda la familia. Pero cada  serie de la lista es una joya a disfrutar, algunas para todas las edades y otras sólo para adultos, pero todas esenciales.

Las funciones setInterval() y setTimeout() en javascript.

Feliz 2017 a todos, esta es la primera entrada del año. Una cuestión sencilla de javascript ¿para qué valen las funciones setInterval() y setTimeout() y en qué se diferencian?

Pues ambas funciones tienen el mismo objetivo: ejecutar otra función pasado un intervalo de tiempo. ¿En qué se diferencian? En que setTimeout() se ejecutará solamente una vez, mientras que setInterval() lo hará en repetidas ocasiones.

Por ejemplo, podríamos usar setInterval() para que se mostrara en pantalla cuántos segundos llevamos desde que se cargó la página:

/*definimos una función que cada ponga en un
cuadro de texto un valor numérico, sumando uno cada
vez que la invocamos*/
function showSeconds(){
 var val = document.getElementById("tiempo").value;
 document.getElementById("tiempo").value = parseInt(val)+1;
}
/*usamos setTimeout() para que se
ejecute cada segundo (1000 milisegundos como parámetro)*/
setInterval(showSeconds,1000);

O podríamos usar setTimeout() para dar un aviso al usuario a los diez segundos de entrar

/*función que sólo hace un alert*/
function funcAvisa(){
 window.alert("Pareces interesado en esta sección");
}
/*se la llama a los 10 segundos*/
setTimeout(funcAvisa,10000);

Así funcionan los dos temporizadores de Javascript.

El Bandcamp de la quincena: Jamie Fifthring – The Pilgrimage (25/12/2016)

Feliz día de la resaca post-cumple de Lemmy (aka Navidad por algunos descreídos). Aunque parecería que lo lógico en este caso sería hablar de un disco con toneladas de distorsión NO VA A SER ASÍ. Nos volvemos a Ferror  (sí, acabado en R) en El Bandcamp de la Quincena, tierra que siempre nos trae cosas interesantes (muchas veces también terroríficas, pero hoy vamos con las interesantes).

Para repartir sabiduría de vaquero no hace falta nacer en Nashville ni que en tu familia lleven cuatro o cinco generaciones llamándole a alguien Hank Williams, ni siquiera tienes que aparecer en The Grand Ole Opry. Aquí Jamie Fifthring nos demuestra que el oeste de Europa es también buen lugar para cultivarlo, a fin de cuentas Galicia práticamente haría frontera con los EEUU… con un océano por medio, claro, pero si te pones a nadar en línea recta acabas tocando tierra americana.

Jamie Fifthring The Pilgrimage

Más allá de estas divagaciones sobre marcos, límites y fronteras nos encontramos con un trabajo excelente, con canciones elaboradas con arte y mimo, con atención al detalle. The Pilgrimage, publicado en este 2016 que ya agoniza fue el segundo trabajo de Jamie Fifthring tras el LP debut Torches in the Alley, y el primero con banda ya que su debut se lo había grabado él solito, a lo Juan Palomo. Añado que a día de escribir esta entrada se está realizando una campaña de captación de fondos en Verkami para financiar el tercer trabajo, segundo larga duración, del cantautor ferrolano y su banda.

The Pilgrimage ofrece una peregrinación a prados verdes, sensación de gotas de rocío en la nuca, aire fresco y sin polución, conducir entre la nieve en el paisaje de un film de los Cohen, los grandes espacios abiertos que retrata S. Craigh Zahler en Bone Tomahawk, bañarse en pelotas en un río en verano… son canciones que cuando entran por el oído bajan hacia las tripas, música de verdad, de un artista que dice algo porque tiene algo que decir. Cuatro temas (más uno) donde rehacen dos del primer disco con nuevos arreglos para formar un EP que se va por encima de los 20 minutos. Canciones que parecen beber de las fuentes de alternativos de los 90 como Elliot Smith o Blind Melon y que debería gustar a los que disfrutan de propuestas actuales del panorama folk como Austin Lucas, Emily Barker, Chuck Ragan o hasta de los inicios de Mumford & Sons (antes de que se tornaran unos cansinos).

¿Puede continuar el legado de Pete Seeger y Woody Guthrie más allá de las fonteras americanas? El talento no conoce fronteras, por mucho que algunos se empeñen en que sí. Algunos se escandalizarán cuando vean a un japonés tocando flamenco o a una caboverdiana bailando una muiñeira. Yo prefiero disfrutar la música, y disfruto de este discazo de Jamie Fifthring.

 

 

Cinco jugadores que han gustado en este arranque de la NBA 2017.

Se ha consumido casi un tercio de la temporada NBA y este año estoy viendo más partidos que nunca, gracias al league pass. En todos lados se habla ya de los candidatos al MVP, de las temporadas estratosféricas que están haciendo Westbrook a golpe de triple-doble y Harden llevando la manija del frenético ataque de D’Antoni. Sin olvidar a los omnipresentes Durant, Curry y LeBron, a un Davis al que pesa estar demasiado solo en New Orleans o a un Kawhi al que tal vez le pase lo contrario, esta rodeado de un equipazo que hace que parezca menos destacado. Pero no voy a hablar de estas megaestrellas sino de una serie de jugadores que han llamado mi atención por su evolución en este arranque de temporada. Vamos con ello:

  • Jabari Parker: El número 2 del draft de 2014 empezó con muy mala pata su andadura por la NBA. Fue el mejor novato en  su primer mes de competición pero se rompió para toda la temporada en el segundo. Tras 25 partidos su año rookie se iba al guano. La pasada temporada jugó sus primeros minutos con la liga ya comenzada, sin poder hacer pretemporada, necesitó unos meses para coger ritmo pero tras el paró del All-star empezamos a ver el nivel que puede ofrecer. Y este año, a la sombra del gigante griego Antetokounmpo, está mostrando el nivel que prometía en Duke. Su promedio anotador se ha ido a los 19 puntos por partido y su rango de tiro ha aumentado, pasando de un mediocre 25% desde el triple a un aceptable 36% que hace que los defensores no puedan flotarle si se mueve por fuera. El que fuera McDonalds All American en el instituto y estrella universitaria en Duke por fin está en el nivel que proyectaba, moviéndose con versatilidad entre un tres atlético y un cuatro abierto. Cuando le vemos finalizar con un mate estratosférico un contraataque dirigido por el “Greek Freak” o por Dellavedova es imposible no recordar al mítico James Worthy culminando los “mágicos” pases que le suministraba la leyenda del showtime.
  • Larry Nance Jr: Uno pensará que qué pinta aquí un jugador que promedia alrededor de 7 puntos y 6 rebotes y al que la mayoría conocen sólo por sus regulares apariciones machacando el aro en más de una recopilación de highlights del día. Y es que el hijo del mítico ex-jugador de Phoenix y Cleveland está muy lejos de los números de su padre, aunque nos recuerde mucho a él cuando le vemos finalizar un ataque con un mate fabuloso. Pero el basket son más que números, y si alguien ha visto a los Lakers esta temporada habrá podido comprobar el liderazgo que este gladiador ejerce en la segunda unidad. Cuando salta a la cancha es el jugador que más ganas le pone, puro corazón, pura fuerza. Si le ficharan los Grizzlies encajaría perfectamente en su idea de Grit&Grind. Tras un buen inicio las lesiones hicieron mella en los sorprendentes Lakers de coach Luke, enganchando una racha de 8 derrotas ¿lograrán recuperar el fantástico nivel que mostraron en los primeros 20 partidos? La aportación del banquillo, y por extensión de Nance, será clave para eso. Y otra cuestión que parece clara ¿le veremos en el concurso de mates machando con la camiseta de su padre, primer campeón del mismo, puesta? Parece un movimiento más que evidente.

  • Avery Bradley: Se esperaba mucho de estos Celtics en verano, tras el fichaje de Horford, pero están defraudando aunque se mantienen con una marca positiva de victorias. El que no defrauda un pelo es Avery Bradley, que está firmando la mejor temporada de su carrera: 18 puntos, un 42% de acierto desde el triple, bajando el culo y pegándose para estar en el Mejor Quinteto Defensivo pero, sobre todo, un promedio de 7.6 rebotes ¿no te parecen tantos? Piensa en su estatura, no llega al metro noventa. Los Celtics siguen necesitando un fichaje que les proporcione una estrella, pero no pueden decir que Brad Stevens no logre sacar lo mejor de sus chicos. La temporada de Bradley es buena muestra ello. ¿All-Star? En el Este es una posibilidad, desde luego.
  • Marc Gasol: Encara su novena temporada en la NBA, ha sido All-Star dos veces, otras tantas All-NBA, una vez defensor del año y una nominación en el segundo quinteto defensivo, previamente había firmado una de las temporadas más dominantes de la historia de la ACB y ha sido campeón del Mundo, de Europa y plata olímpica con la selección. Con 31 años todos sabíamos que Marc Gasol es un pivot inteligente, seguramente el mejor pasador desde su posición y toda una fuerza defensiva, una estrella del baloncesto mundial. ¿Era posible que a estas alturas nos sorprendiera? Pues sí, lo era. Tras una dura lesión que le dejó sin Juegos Olímpicos y sin jugar más de media temporada pasada no sólo ha recuperado su mejor nivel sino que además ha añadido el tiro de larga distancia a sus armas, anotando un 44% de sus intentos desde el triple… y no tira de pascuas en ramos sino que intenta más de 3 por partido. Tras la lesión de Conley, que se quedó tres semanas en el dique seco, supo destacarse como líder del equipo manteniendo al equipo con un balance positivo y llevándose un galardón de jugador de la semana. ¿Tercer All-star este año? La competencia es dura, pero no sería raro.

  • Dario Saric: Parecía que el croata llegaba a los Sixers para pintar poco a pesar de la lesión de Simmons, con Ilyasova cerrándole el paso y con la posibilidad de que Embiid o Noel jugaran minutos como cuatro junto a Okafor. Pero a pesar de que la irregularidad es la tónica y de intercalar grandes partidos con actuaciones muy flojas Saric está siendo uno de los mejores novatos de la temporada. Parece claro que su compañero Embiid será el novato del año, pero Dario quiere dejar claro que está en la NBA para quedarse y promedia 9.5 puntos y 5.7 rebotes, siendo uno de los rookies más destacables. Tiene que apretarse en defensa, tiene que conseguir ser más regular en sus apariciones y tiene que mejorar sus porcentajes en el tiro, pero hoy por hoy está en camino de ser un jugador valioso. Viendo la situación del equipo tal vez dar salida a Ilyasova y dejarle más minutos para que gane experiencia podría ser la mejor opción para que gane experiencia. Estará en el partido de rookies vs sophomores seguro.

Queda mucha temporada por delante ¿seguirán a este nivel? ¿bajarán? ¿subirán más? Yo seguiré con lupa la evolución de estos jugadores a lo largo de la campaña, seguro que dan alegrías a los amantes del basket.