El Bandcamp de la Quincena: Bad Flip – HIT (28/05/2017)

Cogemos el patinete y nos vamos a Brasil para El Bandcamp de la Quincena:

Porque es lo que toca para esta entrega, un disco de punk melódico y patinetero con algún deje pop desde São Paulo. Bad Flip en marzo de 2016 publicaban este trabajo en dos versiones: en portugués y en inglés.

Bad Flip - HIT

En este H.I.T lo que Bad Flip nos ofrecen son canciones cortas, rápidas y profundamente adolescentes. Un pelín moñas por momentos, con mucha historia de chico/chica/desamor de instituto y a veces acercándose demasiado al pop como en temas como Cronofobia, Pomo o Priceless, pero también como momentos de velocidad y diversión fresca en la onda de Offspring, NOFX o Bad Religion en temas como Rapidinha Love Song, Ela Levou a Minha Camiseta dos Ramones, Onde está a Paz o Loteria.

Una banda joven que apuesta por ese sonido patinetero de los 90, unos Bad Flip que pueden encandilar a los seguidores de Green Day, Millencolin o Lagwawon. Recomendables para los incondicionales del género.

Anuncios

cmd.fm, un servicio on-line de radio controlado por línea de comandos

Vamos con una de las frikadas de la semana: cmd.fm

¿Qués es cmd.fm? Pues es un servicio on-line de radio que se nutre de música alojada en Soundcloud. No suena a nada especialmente revolucionario pero tiene una característica que lo hace curioso: se maneja desde una interfaz de línea de comandos. Es un módulo de cmd.to, un sistema operativo en línea con diversas utilidades a través de comandos.

A través de fm help obtenemos la siguiente lista de comandos, que nos explican como manejar esta aplicación:

fm {cmd}..................Lista géneros y ejecuta comandos de fm
fm genres.................Lista todos los géneros. fm genres
fm play {o}...............Este comando permite reproducir un género o volver a arrancar una pista pausada. fm play chillout | fm p username/playlist | fm p me/playlist
fm pause..................Pausa la reproducción. fm pause
fm resume.................Vuelve a reproducir tras pausa. fm resume
fm next...................Salta a la siguiente pista fm next | fm skip
fm previous...............Salta a la pista anterior fm prev | fm back | fm previous
fm info...................Muestra información sobre la pista que se está reproduciendo fm i | fm info | fm information
fm loop {n}...............Repite la pista actual el número N de veces que digamosfm loop
fm unloop.................Detiene el bucle actual de repeticiones fm unloop
fm forwards {n}...........Avanza N segundos en la pista actual. fm fw 5 | fm forwards 5
fm backwards {n}..........Retrocede N segundos en la pista actual. fm bw 5 | fm backwards 5 | fm rewind 5
fm volume {n}.............Define el volumen en porcentaje fm v 50 | fm vol 50 | fm volume 50
fm mute...................Silencio! fm m | fm mute
fm unmute.................Desactiva el mute. fm um | fm unmute
fm share..................Comparte la pista actual. fm share
fm like...................Marca un like en la pista actual. fm like
fm unlike {track_id}......Retira el like a la pista actual. fm unlike | fm unlike {track_id}
fm likes..................Muestra o reproduce tus likes. fm likes | fm likes play
fm playlists {username}...Muestra tus listas de reproducción o explora las de otros usuarios. fm playlists
fm test {genre, mood}.....Test test
fm playlist {cmd, playlist_name}Gestiona o escucha listas de reproducción fm playlist new / add / remove / show / play / edit / destroy {playlist_name}
fm help...................Muestra la ayuda (esta lista pero en inglés). fm help
fm migrate................Permite migrar listas de reproducción de cmd.fm fm migrate

El Bandcamp de la quincena: Argonath – Journey to the Other World (17/05/2017)

El WannaCry me tiene sin dormir desde el viernes, así que esta semana vamos con mogollón de retraso, pero aquí llega la entrega ya de El Bandcamp de la Quincena, aprovechando que en Galicia estamos de celebración (bueno, menos Gloria Lago).

Y nos acercamos hasta la isla esmeralda, un viaje en barco a la tierra de los druidas y de San Columba y San Patricio para darle un repaso al último trabajo del proyecto Argonath: Journey to the Other World.

Argonath es un proyecto musical a cargo de Taoiseach Ceoldubh, encargado de la composición, interpretación y grabación de toda la música, y que cita a Summoning o Celtachor grandes influencias. Pero el sonido de Argonath no es black metal sino que es definido por el autor como Celtic Inspired Dungeon Synth.

Argonath

Este Journey to the Other World nos trae media hora de música ambiental donde los conceptos minimalistas del neofolk se juntan con elementos de música medieval, música celta y hasta hay un par de piezas, como Honour in Death, donde la música acaricia las bandas sonoras de Basil Poledouris. Todo esto ejecutado a base de sintetizadores, como mandan los cánones del género y muy en la onda de los discos de gente como Chaucerian Myth.

Un interesante disco instrumental y ambiental llegado desde Irlanda con aroma a banda sonora de un dungeon crawler ochentero, a partida de Runequest o a tebeo de Conan. Un trabajo donde los sintetizadores se juntan al medievo y a la música tradicional irlandesa.

El Bandcamp de la quincena: Black Claw – Thieving Bones (01/05/2017)

Con un día de retraso pero llega ya El Bandcamp de la Quincena de esta semana:

Y esta semana volamos a Canadá con un disco que ya tiene casi un par de años, este Thieving Bones de Black Claw.

Tras este proyecto está un banjista y guitarrista canadiense que se hace llamar Reverend Black Claw y que define su música como Canadian Death Roots. El country en los últimos años ha desarrollado una cantidad de etiquetas y subgéneros que recuerda un poco a lo pasado con el metal, que uno casi necesita un croquis para enterarse. Otros han descrito la música de este mocetón de los fríos bosques del norte de América como black country, dark roots o gothic country.

Black Claw - Thieving Bones

Intro, outro, y en medio seis temas donde la oscuridad se abraza con el folclore americano. Those Poor Bastards o los proyectos más experimentales de Hank Williams III ejercen una suerte de magisterio sobre este album, en una onda similar a sus contemporáneos italianos L’Ira dell’Agnello, los estadounidenses Dog Hand String Band o Jeremiah Crow’s Insufferable One Man Show.

Banjos que se enredan con voces cavernosas, ritmos folkies que evocan a criaturas nocturnas bailando en lo más profundo de bosques por donde no ha pisado pie humano hace mucho. Este Reverend Black Claw nos presenta en este Thieving Bones una banda sonora perfecta para un aquelarre en lo más profundo de las montañas canadienses, genuina y perturbadora oscuridad.

El Bandcamp de la Quincena: Old Tower – The Rise of the Specter (16/04/2017)

Esta semana en El Bandcamp de la Quincena nos vamos a tierras holandesas y a sonidos ambientales.

Torres del Oeste

¿A qué viene esa foto sin relación alguna con el disco? Bueno, son las Torres del Oeste de Catoira. ¿Por qué? Porque este disco es perfecto para esa ubicación. Para sentarte en sus muros derruídos mirando al mar. Escuchar Old Tower en una vieja torre.

Musicalmente se etiqueta a Old Tower dentro del género conocido como “dungeon synth“, un estilo que nació como subgénero ambiental del black metal noruego y austríaco en los años 90, de la mano de gente como Varg Vikerness o Mortiis, pero que con el paso de los años se ha desarrollado como un género propio que en la actualidad goza de mucha salud y que hasta se fusiona con otros géneros como el folk o el chiptune. No es tan raro esto último, ya que las bandas sonoras de los viejos RPG de MS-DOS también ejercieron su magisterio en el nacimiento de este género.

Old Tower The Rise of the Specter

Pero en The Rise of the Specter lo que nos ofrecen Old Tower no tiene nada de fusión, no trae nada nuevo. No, Old Tower bebe de las raíces del género y nos presenta composiciones que beben del medievo europeo, de la música sacra parida en monasterios de medio continente: suena oscuro, desolado, melódico, ambiental y tiene algún pasaje realmente épico, huyendo además de la repetición a veces excesiva de otras bandas del género que transmiten la sensación de estar en un bucle. Se mueve muy en la onda del primer Mortiis o de gente como Cerunnos Woods, Balrog o Fief.

¿Hay guitarras? ¿Hay riffs? No, en The Rise of the Specter todo son sintetizadores. Pero combinados con buen gusto para llevarte a un viaje relajante y evasivo evocando antorchas y corredores de piedra,  repartido en dos pistas que nos traen casi media hora de música. ¿La banda sonora para una partida de HeroQuest? ¿Un disco ideal para crear ambiente en una partida de AD&D o Runequest? ¿Música relajante para ponerte en los auriculares mientras trabajas? Dejarse llevar al oscuro mundo de Old Tower es una buena opción, dales una buena escucha y déjate llevar.

El Bandcamp de la Quincena: Scott Kelly, Steve Von Till & Wino – Songs of Townes Van Zandt vol. 1 (02/04/2017)

Esta semana nos ponemos tan americanos en El Bandcamp de la Quincena que hasta el mismo Ronald Reagan nos daría la ciudadanía.

Lo que traemos esta semana es un “split” a tres bandas, con tres primeros espadas del rollo denso, pesado y psicodélico metiéndose en un terreno más minimalista y acústico. De Scott Kelly, ya conocíamos esta faceta por sus trabajos en solitario o con Blood & Time, alejado de los sonidos más densos que practica con Neurosis, Tribes of Neurot o Shrinebuilder. Kelly es también el nexo de unión con los otros dos músicos del tributo: Steve Von Till ha compartido escenarios con él en Tribes of Neurot y en Neurosis, y al igual que Kelly disfruta lanzándose a una faceta más folkie en sus trabajos en solitario. La leyenda del stoner/doom Scott “Wino” Weinrich, líder de The Obsessed y vocalista de varios trabajos gloriosos de Saint Vitus, también fue compañero de Kelly en Shrinebuilder y también se destapa en este trabajo con una tríada de interpretaciones muy desnudas.

Songs of Townes Van Zandt

El disco se publicó por medio de Neurot Recordings, el sello fundado por los miembros de Neurosis, en 2012 para conmemorar el 15 aniversario del fallecimiento de Van Zandt. En este 2017 se cumplen ya 20 años sin el cantautor estadounidense así que es un buen momento para recuperarlo. Townes es un músico de culto, no muy conocido pero adorado hasta el extremo por sus seguidores: un compositor que conjugaba con maestría su herencia folkie de los cantautores post-depresión como Woody Guthrie o Pete Seeger con los grandes bluesmen como Son House o Lighnin’ Hopkins. Y en la parte literaria fue un poeta cuyos versos  se convertían a veces en puñales y otros en sollozos, como si Bob Dylan se hubiera puesto el negro atuendo de Johnny Cash. Townes Van Zandt es un músico a estudiar, un hombre que ha sido fuente de inspiración  para gente de diversos estilos, reivindicado tanto por gente tan dispar como los músicos que aquí nos presentan este tributo, Norah Jones, Steve Earle, Nanci Griffith o los Mudhoney, y reconocido como genio por contemporáneos suyos de la talla de Terry Reid, Robert Plant o Bob Dylan.

Sobre las interpretaciones de los temas, son mayormente versiones acústicas (menos en el caso de la revisión de The Snake Song que hace Von Till donde usa distorsiones para conseguir un sonido atmosférico) en casi todos los casos con poca instrumentación adicional sobre la voz y la guitarra, muy en la onda de la producción que hizo Rick Rubin para los American Recordings de Johnny Cash. Como apunte más personal diría que de las tres voces es el tono más desgarrado y lastimero de Von Till es el que mejor pega con los temas, aunque los tres realizan buenas ejecuciones de los mismos.

Tres leyendas del sludge/doom/stoner metiéndose a hacer americana para homenajear a uno de los grandes del country. Tres canciones para cada uno. Un disco que puede servir para traer la música de Van Zandt a los seguidores de sonidos más brutales y pesados, o que puede hacer que los amantes del cantautor se interesen por las carreras de los que aquí le rinden tributo. Pero, sobre todo, un disco minimalista que es una pequeña y sincera joya. Un trabajo para disfrutar en casa, con una buena pinta de cerveza negra.

El Bandcamp de la Quincena: El Jefazo – El Jefazo (19/03/2017)

¿El Jefazo? Eso me pregunté cuando me encontré con este disco en “Vídeos relacionados” en el youtube. ¿Esto de qué irá? Esta semana en El Bandcamp de la Quincena os lo cuento.

El nombre sonaba como a rapero o hasta como a reggaeton, pero nada de eso, esta banda peruana nos trae densas raciones de riffs extremadamente pesados y sucios.

Tres limeños forman El Jefazo: Bruno Sánchez se encarga de las seis cuerdas, Carlos French de las cuatro gordas y Renán Monzón de la batería. Se formaron en 2014 cuando publicaron una demo grabada en un ensayo y en junio de 2016 nos trajeron este trabajo autoproducido: media docena de temas instrumentales, 34 minutos de psicodelia, sonidos fangosos donde sludge y stoner se dan la mano con blues rock de los 70 y hasta algo de space rock. Una banda de pocas sutilezas pero sobrada contundencia, con canciones que suenan como un cocodrilo arrastrándose por el barro en busca de presa, como la más psicotrópica de las pesadillas, como lava brotando de un volcán para lentamente precipitarse a arrasar todo a su paso.

La distorsión y la saturación impregna toda la grabación, con volúmenes infernales casi al estilo de Hawkwind, intercalando fases de enorme intensidad con algún momento de atmosférica calma que da unos segundos de aire al oyente antes del siguiente ataque, como puede ser el caso del interludio del tema Estampida, cuando el bajo toma el primer plano.

João Orosco y Eduardo Albareda, de Fonoteca Studio han sido los encargados de la grabación, mezcla y masterización del trabajo. El arte de la portada y el libreto por su parte ha recaído en el ilustrador Carbunclo.

El Jefazo

Si bien en un principio la idea de su estilo instrumental me llevo a pensar en los primeros Earth o en Belzebong hay que decir que en el estilo de El Jefazo  se aprecian influencias de gente como Sleep, Kyuss o hasta los Melvins. Y cuando entran punteos de guitarra incluso citaría a Blue Cheer y, como no, a Black Sabbath (siempre presentes en todo lo que implique riffs pesados y desencajavértebras).

No conocía bandas peruanas más allá de los seminales Los Saicos, cuyo estilo garagero a mediados de los 60 se considera un precursor del punk, pero ahora me queda el gusanillo de investigar la escena del Perú a ver si encuentro más joyas ocultas como estos El Jefazo que nos han dejado aquí un buen puñado de temas espesos y oscuros como aceite de motor.