El Bandcamp de la Quincena: Sangre de Muérdago – O camiño das mans valeiras (24/07/2016)

Resaquilla después de ver ayer un conciertazo de Charles Bradley en Compostela, pero resaquilla que no nos hará olvidar el Bandcamp de la Quincena. Esta vez recorreremos fragas y carballeiras de la mano del viaje musical que nos ofrecen Sangre de Muérdago.

Se trata de una banda gallego-alemana, cuyo núcleo está formado por Pablo C. Ursusson, Emma Skemp y Georg Börner. El primero es el vocalista principal, compositor de la mayor parte de la música y las letras y guitarrista. La segunda se encarga de la flauta y de la voz femenina, mientras que el tercero toca la viola, el dulcimer y la nyckelharpa (ese instrumento escandinavo que muchos descubrimos gracias a los enormes y nunca suficientemente ponderados Hedningarna). Cuentan para este disco con un segundo guitarrista en varios temas, acreditado como Bubu en los créditos del disco.

A pesar de que los miembros principales de la banda sean gente proveniente del mundo del black metal y el crust lo que este trabajo, publicado hace ya un año, nos ofrece es una buena colección de temas acústicos de impecable belleza, ejecutados con brillante precisión pero sin caer el virtuosismos innecesarios y con un trabajo de armonía vocal tremendamente cuidado. No hablamos de música elaborada en serie, como en un McDonalds de hit-singles, sino de una pieza deliciosa donde los ingredientes de toda la vida de la mejor calidad se cuecen a fuego lento.

Sangre de Muérdago

Hay una gran mezcla de influencias en su estilo, que suele etiquetarse genéricamente como neofolk. A mi la nyckelharpa me trae siempre a la cabeza a Hedningarna (aunque siempre lo hace porque asocio a ese grupo con ese sonido) aunque también creo que el aire de misticismo que rodea a la música de esta banda tiene algo que ver con los finlandeses, y con los primeros trabajos de Sol Invictus antes de que estos se dieran la mano con la psicodelia de los 60 en los últimos trabajos. Y no podemos dejarnos a los renovadores del folk gallego de finales de los 70: Fuxan os Ventos, Xocaloma y Milladoiro, y los posteriores Luar na Lubre, Matto Congrio o Berrogüeto. Y en algunos puntos me viene un regusto al primer Alan Stivell o de los inicios de los Planxty.

O Camiño das mans Valeiras es su tercer largo, aunque cuentan con algunos EP y splits más, y con un trabajo titulado Lembranzas dende o Lado Salvaxe en el que regrabaron algunas de sus primeras piezas.

Íntimo, introspectivo, bello, oculto, mágico. Esta banda lleva casi una década ofreciéndonos una cuidada producción musical, piezas delicadas de elaborada orfebrería musical. Si te va el folk debería echarles un oído. O si simplemente quieres hacer caso a ese consejo que de vez en cuando nos daba Ramón Trecet: “Buscad la belleza, es lo único que merece la pena de este mundo“.

Ver la fecha de instalación de Windows

¿Cómo podemos ver en qué fecha se ha instalado un sistema Windows? Bueno, hay varias opciones, pero la más universal es usando este comando desde el símbolo de sistema (cmd)

wmic os get installdate

Esto nos devolverá un churro ininteligible en principio, pero si te fijas bien es la fecha: los cuatro primeros dígitos son el año, los dos siguientes el mes, los dos siguientes el día, los dos siguientes la hora, luego otros dos para los minutos y acabamos con los segundos.

resultado get installdate
Sí, parece un churro incomprensible, pero realmente pone que se instaló en 2016, el 01 (enero) el día 29 a las 10:02:08.

Dos semanas de rock

En ese invento del demonio llamado Facebook me etiquetaron en un reto consistente en hacer “una semana de rockponiendo una canción cada día. Y me etiquetaron tanto en mi perfil personal como en una de las páginas que administro. Total, que decidí no poner los mismos temas en una y en otra, y así acabé con dos semanas de rock, 14 canciones que dan para una minilista de reproducción. A disfrutarla:

El Bandcamp de la quincena: Slomatics – Estron (10/07/2016)

Esta semana viajamos a Belfast, y a 2014, en El Bandcamp de la Quincena. Puedes darle al play.

No es una novedad este disco de Slomatics, y de hecho dentro de un par de meses tienen anunciado sacar un nuevo disco (para septiembre de 2016). Una banda veterana, fundada en un ya lejano 2004, la propuesta de estos chicos de Belfast busca ofrecernos unos ritmos y riffs crudos y primitivos, muy básicos y cargados de sucia distorsión que surge de sus amplificadores Dunwich (con un nombre tan Lovecraft está claro que tienen que sacar un sonido totalmente primigenio).

Como comentaba nos vamos a 2014, a febrero, que fue cuando se publicó este disco que llegaba precedido de tres álbumes y de múltiples EP y splits y que se cocinó durante el otoño de 2013. Respecto a sus predecesores este Estron aportaba al sonido una serie de influencias del rock progresivo y setentero que añadían más variedad a su estilo denso y contundente.

Si bien la inicial Troglorite nos presentaba el sonido ya conocía de la banda en anteriores entregas, Tunnel Dragger nos presentaba esos ambientes más espaciales, psicodélicos y setenteros, entre esos riffs claustrofóbicos de hormigón, que progresan lentos como las gotas de sudor goteando desde la frente en una tarde de verano. La tralla de Lost Punisher o el largo y majestuoso final con los más de 10 minutos de The Carpenter marcarían los otros momentos álgidos del disco.

Llámalo doom metal, llámalo sludge, pero sobre todo llámalo discazo, discazo que no te debes perder. Con ambientes que por momentos llegan a emular la sensación de agobio de Sunn O))), pero sin el deje hipster/gafapasta de estos, y un sonido para amantes de propuestas como las de Belzebong, Bongripper y, como no, Conan. Estos últimos están bastante hermanados con Slomatics, habiendo publicado juntos un split que tiene la mejor portada que jamás haya visto para un disco de doom metal (en serio). Y es que hasta el arte de la portada me encanta en este disco, a cargo de Anthony Roberts al que es posible que conozcas por su trabajo con Electric Wizard, Cathedral o Conan.

Stron Slomatics

Doom pesado que te dejará sin aliento, banda sonora para Lovecraft, Robert Bloch, August Derleth, Robert Howard o Clark Ashton Smith. Ciencia ficción, sacrificios rituales y terror primigenio aderezados con buenos y densos riffs y empujados por una maníaca percusión. ¿Lo vas a dejar pasar?

Redirección WWW con .htaccess

Bueno, no es la primera vez que hablamos por aquí del fichero .htaccess. Hoy vamos a ver cómo utilizarlo para redireccionar nuestro dominio a www siempre, o viceversa. Esto nos permitirá mejorar nuestro SEO y nuestro PageRank.

La cuestión ahora es editar nuestro .htaccess con un editor de texto. Si lo que quieres es redireccionar del dominio sin www al que sí la tiene sería el siguiente código:

RewriteEngine On
RewriteCond %{HTTP_HOST} ^aquitudominio.loquesea [NC]
RewriteRule ^(.*)$ http://www.aquitudominio.loquesea/$1 [L,R=301]

Y para lo contrario, para que siempre entre sin las www, entonces sería:

RewriteEngine On
RewriteCond %{HTTP_HOST} ^www.aquitudominio.loquesea [NC]
RewriteRule ^(.*)$ http://aquitudominio.loquesea/$1 [L,R=301]

Cambiando aquitodominio.loquesea por lo que corresponda para vuestra web.

Crear un Raid1 con mdadm en Linux

Si ya vimos como instalar mdadm y cómo hacer un Raid0 para conseguir mayor velocidad, vamos ahora con otro de los arrays de discos más básicos: RAID1 o Mirroring. Lo de mirroring ya te dará una idea sobre cómo funciona la cosa: consiste en tener una copia exacta de los datos en dos discos. Esto implica que lo mejor para este caso es tener dos discos duros del mismo tamaño.

Para este ejemplo vamos a suponer que tenemos dos discos: sda1 y sdb1.

El primer paso es editar el archivo /etc/mdadm.conf y añadir los parámetros DEVICE y ARRAY correspondientes:

DEVICE /dev/sd[ab]1
ARRAY /dev/md0 devices=/dev/sda1,/dev/sdb1

Una vez configurado el archivo nos toca ejecutar el comando mdadm para crear el array de discos y que se inicie:

mdadm -C /dev/md0 --level=raid1 --raid-devices=2 /dev/sda1 /dev/sdb1

Tras eso nos pedirá permiso para continuar creando el array, así que basta con contestar yes para terminar.

Recuerda que este tipo de array ralentiza la velocidad de escritura en disco al tener que duplicar el trabajo.