Premios Simpson NBA 2017

La NBA este año va a tardar en dar sus galardones, así que para quitar el mono de premios vamos con los PREMIOS SIMPSON NBA 2017!!!! En este enlace podéis ver a los ganadores del año pasado… y aquí van los de esta temporada regular.

  • Premio anual Montgomery Burns por su sobresaliente labor en el campo de la Excelencia: Algunos dirán que Westbrook “triple-doble”, que Harden y su producción ofensiva… pero con pérdidas por doquier y lagunas defensivas. Por su parte Kawhi Leonard ha liderado a unos Spurs que han tenido la segunda mejor marca de la temporada regular, anotando 25 puntos por partido con un porcentaje de tiro real (True Shooting Percentage) del 61% (similar al de Harden, un 6% mejor que Westbrook), con un porcentaje de pérdidas del 9% (15% para Westbrook, 19% para Harden) y con una defensa propia de quien ha sido ganador dos veces del premio a defensor del año. Así que el señor Kawhi se lleva el premio.

  • Premio Matlock: El germano Dirk Nowitzki empieza a notar el peso de los años pero todavía ha logrado promediar más de 14 puntos y 6 rebotes por partido,convirtiéndose además en el sexto jugador que supera los 30.000 puntos en su carrera NBA.

  • Premio Hank Scorpio: David Griffin se movió en el trade-deadline y en el mercado de cortados con mucha inteligencia para mantener contento a LeBron, logrando reforzar a los Cavaliers con nombres como Bogut (aunque se lesionara en el primer partido), Deron Williams, Derrick Williams o Kyle Korver pero con la particularidad de que lo hizo rebajando la masa salarial del equipo.
  • Premio Qué Homer he tenido: El legendario veterano Paul Pierce, que superaba a John Havliceck en puntos anotados de esta curiosa forma.

  • Premio yo me llamo Ralph: Podría ser cualquiera del vídeo que va a continuación, pero se lo va a llevar  JR Smith por esa extraña jugada, con despiste digno de tebeo de Ibáñez.

  • Premio a la persona que menos se ha esforzado para llegar hasta aquí: Coach Tyronne Lue. Sí, teóricamente entrena a los Cavs, pero todos sabemos que eso realmente lo hace LeBron.
  • Premio Tiborowski: ¿Cuántos jugadores han liderado a su equipo en puntos, rebotes, asistencias, robos y tapones en la historia de la NBA? Seis. ¿Cuántos han logrado estar en el top 20 de la NBA en esas cinco categorías en una temporada? Sólo uno. Y además lo ha hecho siendo un titán en defensa y ejerciendo de líder con sólo 22 años. Giannis Antetokounmpo ha firmado un año de categoría MVP y ha sido el jugador nacido fuera de los EEUU con mejor rendimiento, clave para la clasificación de sus Bucks para los Playoff (y del susto que le están dando de arranque a los Raptors)

  • Premio Nelson Muntz: El premio vuelve a irse a Oceanía: este año se lo lleva el neozelandés Steven Adams. ¿El tío más duro de la NBA hoy por hoy?

  • Premio Bombardeo: Y aquí tenemos al primer repetidor. Brad Stevens ha vuelto a hacer alquimia con sus Celtics que han terminado la temporada regular como primeros del Este.
  • Premio Homero: Una categoría nueva para esta edición, el premio Homero al mejor jugador de un país de habla hispana. Este año para Marc Gasol, que tras mejorar su lanzamiento de larga distancia ha logrado su tope en puntos por partido en los siempre rocosos Grizzlies.

Anuncios

¿Quién fue Charles Oakley?

Hola, joven fan de la NBA. Tú que has llegado al deporte de la canasta en los tiempos del baloncesto casi sin contacto y de los triples a tutiplén, en la era de las estadísticas avanzadas y del juego cada vez más centrado en funciones que en posiciones, tú joven fan seguro que conoces a Charles Oakley como “el tío que el otro día intentó pegarle al dueño de los Knicks“.

Y luego te habrá sorprendido seguramente ver a muchos jugadores importantes de la NBA dándole apoyo, y a todo el Garden poniéndose de su parte y coreando su nombre ayer (10 de febrero) en el partido contra los Nuggets.

Te estarás preguntando “¿Quién es este Charles Oakley y por qué le quieren tanto?“. Pues aquí tienes a un treintañero que vivió el basket de hormigón de mediados de los 90 que te lo cuenta. Vamos con una retrospectiva de su carrera:

Oakley nació en Cleveland en 1963 y creció en esa ciudad, y creció bastante hasta ser un chaval que medía 2.03 y pesaba más de 110 kilos. Su talento para el baloncesto le valió una beca para estudiar en la universidad de Virginia Union, cuna de otro fiero currante y defensor como fue “BigBen Wallace, donde completó su ciclo de cuatro años con unos números destacados: 20 puntos y 14 rebotes de media durante sus cuatro años, firmando en su última temporada 24 puntos y 17 rebotes. Esto le valió una buena posición en el Draft de 1985, donde el equipo de su ciudad natal, los Cavaliers, le eligieron con el número 9 para luego mandarle a unos Bulls donde se convertiría en mano derecha de un joven Michael Jordan. Fue elegido en el mejor quinteto de Rookies de su año y promedió 12 puntos y 11 rebotes en las tres temporadas que pasó en Chicago.

En verano de 1988 los Bulls le envían a los Knicks a cambio del pivot Bill Cartwright. En la Gran Manzana se convertirá en parte de la columna vertebral del equipo donde el estrellato recae en el pivot Pat Ewing y el escolta John Starks: 10 temporadas se pasará allí, el grueso de su carrera.  Durante esa década firmará unos números de más de 10 puntos, 10 rebotes, 2 asistencias y un robo de balón. Pero lo más imporante en Oakley no eran sus números, sino su fiereza, su entrega en defensa, su trabajo: jugaba duro y eso le hacía ser un favorito de la grada. Con el 34 a su espalda formaba una pareja interior terrorífica junto al que fuera número 1 de su draft: Pat Ewing. Durante su estancia los Knicks eran uno de los equipos más competitivos del este: un fijo en los playoffs que llegaron a disputar la final de la NBA en 1994 contra los Rockets de Olajuwon, nada que ver con la chufla que llevan siendo en estos dosmiles. Oakley fue elegido para disputar el All-Star de 1994, temporada en la que además terminó seleccionado en el Mejor Quinteto Defensivo de la NBA, consiguiendo en 1998 otra nominación al segundo equipo. Tras esa temporada, con 34 años, los Knicks le mandarían a Toronto a cambio del “samuraiCamby.

Se mantendría activo hasta los 40, jugando tres años en Toronto y dándose un curioso tour nostálgico en sus tres últimas temporadas: primero un retorno a los Bulls, luego una reunión con Michael Jordan en los Wizards y finalmente un puñado de partidos en los Rockets que le alejaron del anillo una década antes para decir adiós al baloncesto.

Ahora la vieja leyenda de los Knicks ha sido expulsado de por vida del pabellón donde disfrutó de sus mayores tardes de gloria, donde bregó con tantos rivales. Ha dicho Dolan, el controvertido propietario de los Knicks, que Oakley “Tiene un problema con la ira“. ¿Es esto cierto? No podemos obviar que en sus años como jugador era un tipo muy duro, y que protagonizó varias peleas en la cancha:

Su carácter es responsable de sus luces y sus sombras. Lo que le hacía un jugador importante era esa agresividad, esa intensidad, esa dureza. Pero ese carácter le hacía perder el control y a veces cruzar la línea de la agresión. ¿Estuvo bien su agresión a Dolan? No. ¿Es inteligente la actitud de la directiva de los Knicks de dejar a una leyenda del equipo expulsada del pabellón de por vida? No. En los últimos años el equipo es un desastre, New York alardea de ser “la ciudad del baloncesto” pero llevan más de 40 años sin ganar un título. En los tiempos de Oakley al menos competían, pero ahora son un camelo, cada año un nuevo proyecto y cada año una nueva decepción. La gente añora los tiempos en los que los jugadores se dejaban la piel, y la directiva ahora carga contra uno de los clásicos de aquella época.

El culebrón Knicks sigue temporada tras temporada para desesperación de sus fans y regocijo de trolls.

 

Cinco jugadores que han gustado en este arranque de la NBA 2017.

Se ha consumido casi un tercio de la temporada NBA y este año estoy viendo más partidos que nunca, gracias al league pass. En todos lados se habla ya de los candidatos al MVP, de las temporadas estratosféricas que están haciendo Westbrook a golpe de triple-doble y Harden llevando la manija del frenético ataque de D’Antoni. Sin olvidar a los omnipresentes Durant, Curry y LeBron, a un Davis al que pesa estar demasiado solo en New Orleans o a un Kawhi al que tal vez le pase lo contrario, esta rodeado de un equipazo que hace que parezca menos destacado. Pero no voy a hablar de estas megaestrellas sino de una serie de jugadores que han llamado mi atención por su evolución en este arranque de temporada. Vamos con ello:

  • Jabari Parker: El número 2 del draft de 2014 empezó con muy mala pata su andadura por la NBA. Fue el mejor novato en  su primer mes de competición pero se rompió para toda la temporada en el segundo. Tras 25 partidos su año rookie se iba al guano. La pasada temporada jugó sus primeros minutos con la liga ya comenzada, sin poder hacer pretemporada, necesitó unos meses para coger ritmo pero tras el paró del All-star empezamos a ver el nivel que puede ofrecer. Y este año, a la sombra del gigante griego Antetokounmpo, está mostrando el nivel que prometía en Duke. Su promedio anotador se ha ido a los 19 puntos por partido y su rango de tiro ha aumentado, pasando de un mediocre 25% desde el triple a un aceptable 36% que hace que los defensores no puedan flotarle si se mueve por fuera. El que fuera McDonalds All American en el instituto y estrella universitaria en Duke por fin está en el nivel que proyectaba, moviéndose con versatilidad entre un tres atlético y un cuatro abierto. Cuando le vemos finalizar con un mate estratosférico un contraataque dirigido por el “Greek Freak” o por Dellavedova es imposible no recordar al mítico James Worthy culminando los “mágicos” pases que le suministraba la leyenda del showtime.
  • Larry Nance Jr: Uno pensará que qué pinta aquí un jugador que promedia alrededor de 7 puntos y 6 rebotes y al que la mayoría conocen sólo por sus regulares apariciones machacando el aro en más de una recopilación de highlights del día. Y es que el hijo del mítico ex-jugador de Phoenix y Cleveland está muy lejos de los números de su padre, aunque nos recuerde mucho a él cuando le vemos finalizar un ataque con un mate fabuloso. Pero el basket son más que números, y si alguien ha visto a los Lakers esta temporada habrá podido comprobar el liderazgo que este gladiador ejerce en la segunda unidad. Cuando salta a la cancha es el jugador que más ganas le pone, puro corazón, pura fuerza. Si le ficharan los Grizzlies encajaría perfectamente en su idea de Grit&Grind. Tras un buen inicio las lesiones hicieron mella en los sorprendentes Lakers de coach Luke, enganchando una racha de 8 derrotas ¿lograrán recuperar el fantástico nivel que mostraron en los primeros 20 partidos? La aportación del banquillo, y por extensión de Nance, será clave para eso. Y otra cuestión que parece clara ¿le veremos en el concurso de mates machando con la camiseta de su padre, primer campeón del mismo, puesta? Parece un movimiento más que evidente.

  • Avery Bradley: Se esperaba mucho de estos Celtics en verano, tras el fichaje de Horford, pero están defraudando aunque se mantienen con una marca positiva de victorias. El que no defrauda un pelo es Avery Bradley, que está firmando la mejor temporada de su carrera: 18 puntos, un 42% de acierto desde el triple, bajando el culo y pegándose para estar en el Mejor Quinteto Defensivo pero, sobre todo, un promedio de 7.6 rebotes ¿no te parecen tantos? Piensa en su estatura, no llega al metro noventa. Los Celtics siguen necesitando un fichaje que les proporcione una estrella, pero no pueden decir que Brad Stevens no logre sacar lo mejor de sus chicos. La temporada de Bradley es buena muestra ello. ¿All-Star? En el Este es una posibilidad, desde luego.
  • Marc Gasol: Encara su novena temporada en la NBA, ha sido All-Star dos veces, otras tantas All-NBA, una vez defensor del año y una nominación en el segundo quinteto defensivo, previamente había firmado una de las temporadas más dominantes de la historia de la ACB y ha sido campeón del Mundo, de Europa y plata olímpica con la selección. Con 31 años todos sabíamos que Marc Gasol es un pivot inteligente, seguramente el mejor pasador desde su posición y toda una fuerza defensiva, una estrella del baloncesto mundial. ¿Era posible que a estas alturas nos sorprendiera? Pues sí, lo era. Tras una dura lesión que le dejó sin Juegos Olímpicos y sin jugar más de media temporada pasada no sólo ha recuperado su mejor nivel sino que además ha añadido el tiro de larga distancia a sus armas, anotando un 44% de sus intentos desde el triple… y no tira de pascuas en ramos sino que intenta más de 3 por partido. Tras la lesión de Conley, que se quedó tres semanas en el dique seco, supo destacarse como líder del equipo manteniendo al equipo con un balance positivo y llevándose un galardón de jugador de la semana. ¿Tercer All-star este año? La competencia es dura, pero no sería raro.

  • Dario Saric: Parecía que el croata llegaba a los Sixers para pintar poco a pesar de la lesión de Simmons, con Ilyasova cerrándole el paso y con la posibilidad de que Embiid o Noel jugaran minutos como cuatro junto a Okafor. Pero a pesar de que la irregularidad es la tónica y de intercalar grandes partidos con actuaciones muy flojas Saric está siendo uno de los mejores novatos de la temporada. Parece claro que su compañero Embiid será el novato del año, pero Dario quiere dejar claro que está en la NBA para quedarse y promedia 9.5 puntos y 5.7 rebotes, siendo uno de los rookies más destacables. Tiene que apretarse en defensa, tiene que conseguir ser más regular en sus apariciones y tiene que mejorar sus porcentajes en el tiro, pero hoy por hoy está en camino de ser un jugador valioso. Viendo la situación del equipo tal vez dar salida a Ilyasova y dejarle más minutos para que gane experiencia podría ser la mejor opción para que gane experiencia. Estará en el partido de rookies vs sophomores seguro.

Queda mucha temporada por delante ¿seguirán a este nivel? ¿bajarán? ¿subirán más? Yo seguiré con lupa la evolución de estos jugadores a lo largo de la campaña, seguro que dan alegrías a los amantes del basket.

NBA: llega el séptimo

No había escrito sobre la NBA desde la última tweet-crónica y no pensaba hacerlo hasta acabar la temporada, pero no contaba con un séptimo partido ¿o sí? ¿Era esto predecible? Vayamos por partes porque hay miga.

Ayesha Curry ha dicho que las finales están amañadas ¿tiene razón? Bueno, yo lo llevo diciendo desde las semifinales de conferencia del oeste. He tenido la sensación este año de que los playoff estaban más guionizados que un combate de la WWE. Pero, ojo, precisamente no creo que Ayesha Curry sea la persona adecuada para quejarse, veamos la sucesión de hechos que me hacen decir esto:

  • Cruce San Antonio – Oklahoma: dos finales ajustados se deciden con victoria para OKC tras errores arbitrales. ¿Estorbaban los Spurs y había que sacárselos de encima cuanto antes?
  • Cruce Golden State Warriors – Oklahoma: La patada de Green a Adams. Claramente una agresión, y no fue la única de Green en esa serie, que jugó pasado de revoluciones. Con la eliminatoria 1-3 a favor de los Thunder que Green, el jugador que es el factor diferencia del juego de OKC en ambos lados de la pista, hubiera sido sancionado con dos partidos de suspensión habría sido lo lógico. Pero solo recibe una sanción económica y la advertencia de que a la próxima será expulsado.
  • Por el Este: como ya dijo Van Gundy en primera ronda “LeBron hace lo que le da la gana“. Le llaman El Rey porque las reglas para él no se aplican como para los demás, saca los codos, percute ilegalmente con su cuerpo contra el defensor que está parado y hasta se hace sitio a empujones, pero jamás le pitan una falta en ataque. Normal que Van Gundy estuviera no ya quemado sino incinerado, pues en el primer partido, que ganan los Cavs por 5 puntos, hay tres canastas de LeBron precedidas por una falta en ataque suya no pitada. Ídem en el cuarto partido, que ganan sólo por 2 los Cavs y donde otra vez al menos tres canastas de James vienen tras falta. De un 4-0 a un 2-2. En la serie contra Raptors, final de conferencia, el nivel físico aumenta, con defensas muy duras, y LeBron recupera el viejo arte del flopping, tirándose en un par de jugadas y siendo la más delirante una en la que lo hace tras recibir un leve contacto… de su compañero Tristan Thompson. Sancionable, pero para los demás, no para el Cristiano Ronaldo de la NBA.
  • Las Finales: Y llegamos al punto donde se desata la polémica porque la señora Curry así lo dice. Tras el cuarto partido, donde la eliminatoria se había puesto muy cómoda para los Warriors, sancionan a Green con un partido tras acumulación de flagrantes (comete la cuarta y estaba ya apercibido tras la serie contra OKC) por un rifirrafe con LeBron, una jugada en la que durante el partido no señalaron nada los árbitros, sino que fue sancionada en la revisión posterior. Una jugada que no merecía más que una técnica para ambos, pero que le daba a Silver la opotunidad de alargar las series. En el sexto de nuevo polémica: Curry se va a la calle por 6 personales, pero dos de ellas no eran falta, y una tercera es bastante dudosa. En todo caso, tampoco es un factor definitivo ya que Warriors estaban bastante perdidos en ese partido y seguramente habrían perdido igual con Curry en la cancha.

En fin, que Silver quería un LeBron vs Curry en la final y ya lo tiene. El séptimo no creo que tenga mano negra, llegados a este punto les da igual quien gane.  ¿Qué nos depara el séptimo partido? Uno de esos partidos que se juegan más con la cabeza que con las piernas. Recordad lo que dije antes del España-Francia del pasado Eurobasket “este es un partido para psicólogos“: Batum, Diaw, Paker, Gobert… todos cortocircuitados, cometiendo errores impropios de su talla, Pau Gasol por su parte aguantando y llevándose el partido casi él solo, firmando el MVP sí o sí con aquella actuación de cuarenta puntos. Pues hoy va a ser lo mismo: Irving, LeBron, Curry, Green y Klay Thompson. Lo que pase en las cabezas de esos cinco jugadores será la clave para este partido. Porque Love no ha estado en toda la final y no se le espera, y porque Iguodala, Livingston, JR Smith o Tristan Thompson van a estar en labores proletarias y de intendencia y no tengo duda de que las sacarán adelante. Hoy la clave es la concentración y la voluntad de las estrellas, que no se borren.

Los Cavaliers llegan más frescos después de unos play-off en un Este que, como el último lustro, se mueve entre la broma, el chiste y el esperpento. Esto por un lado es bueno, llegan con las piernas más descargadas, pero no han tenido que sufrir un séptimo partido al límite, cosa que los Warriors si han hecho. Golden State están más cansados y no tienen a Bogut, lesionado en el quinto, pero juegan en casa. La estadística de la era Kerr les da como favoritos.

¿Mi opnión? Lo dicho arriba, es un partido sobre fortaleza psicológica más allá de físico, técnica o táctica, lo que complica mucho hacer especulaciones, sobre todo con un LeBron que muchas veces se ha ahogado en los últimos cuartos, con un Klay Thompson que a veces se ha colapsado cuando ha tenido que liderar en ausencia de Curry y con un Green que puede hacer “clack” en cualquier momento y montar un cristo que le saque del partido. Si me tengo que mojar diré que ganan Warriors, pero te daría un porcentaje de 51% de opciones para ellos y 49% para Cavaliers.

¿Preferencias personales? Bueno, aquí todos sabéis que no trago a LeBron. Me decían en Twitter que no pueden entenderlo. ¿No entienden que no soporte que haya un jugador al que los árbitros dan trato prefente? ¿que no trague a un tío que ha impuesto a qué jugadores fichar y vender tanto en Miami como en Cleveland? ¿que no guarde simpatía por quien ha provocado la destitución de su entrenador cuando lideraban el Este para que entrara en el cargo el asistente que era su colega? ¿que el circo que montó con The Decision me de vergüenza ajena? ¿que su carta lacrimógena de “vuelvo a casa” me provoca risa? ¿que su tendencia al flopping me da bastante asco? Es un gran jugador, hace unos números tremendos, pero jamás le querría en mi equipo. Por otra parte, no creo que los Warriors se merezcan estar en esta final, han llegado a ella con ayuda de la propia NBA, deberían haber caído contra los Thunder en la final del Oeste pero el comisionado Silver no quería un Durant vs LeBron en la gran final, ya no está tan de moda, sino que quería tener a los dos jugadores que están en la picota frente a frente. Ojo, también creo que OKC debería haber caído antes (ver el tocho de arriba sobre por qué creo que los playoff están guionizados).

En todo caso, hoy se acaba la NBA. Nos quedan el draft, el mercado de fichajes, el campeonato Sudamericano y los Juegos Olímpicos para seguir entretenidos con basket todo el verano (bueno, y al menos dos partidos de la final de la ACB… si alguien tiene interés en el quinto duelo consecutivo de los dos equipos de fútbol), y en algo mas de cuatro meses estará llegando otra temporada. Así que vamos a saborear lo que queda, aunque sea con colorante artificial.

Premios Simpson de la NBA 2016

Se me ha ocurrido esta tarde una idea, muy inspirada en los debates de basket que mantengo con mi colega David: Los premios Simpson de la NBA 2016 ¿Premios Simpson? Sí, premios Simpson. Si eres fan de los Simpson verás ahora por qué.

En fin, esta es la “primera edición“, a ver si vienen después muchas más. Vamos con las categorías:

Premio anual Montgomery Burns por su sobresaliente labor en el campo de la Excelencia: Stephen Curry por su año MVP

Premio Matlock : Pau Gasol por su temporada all-star de 16 puntos, 11 rebotes, 4 asistencias y 2 tapones a los 35 años.

Premio Hank Scorpio: R.C. Buford (San Antonio Spurs) por el fichaje de LaMarcus, la renovación de Kawhi, el buen ojo con Marjanovic y el chollo que se levanta con West.

Premio Qué Homer he tenido: Harrison Barnes con esta canasta

Premio yo me llamo Ralph: Marcelinho Huertas con este doble fail

Premio a la persona que menos se ha esforzado para llegar hasta aquí: Brett Brown, tercer año consecutivo de tankeo con los Sixers y ahí sigue al frente del equipo. Esta vez con un 10-72.

Premio Tiborowski: Kristaps Porzingis, novato europeo que si no fuera por el sobresaliente año de Towns habría optado a ser el Rookie del Año

Premio Nelson Muntz: Matthew Dellavedova con un nivel de contacto que sería falta hasta en fútbol australiano

Premio Bombardeo: Brad Stevens por su trabajo con los Celtics, un equipo con poco talento pero muy bien dirigido y aprovechado. Han estado en playoff y han dado batalla en primera ronda.

TweetResumen NBA 2015-2016

Volvemos al formato de crónica baloncestística tweeteable con un resumen de la temporada regular 2015-2016 de la NBA. Ahora vienen dos meses de playoff, que es donde está la chicha, pero vamos a ver qué dio de sí este año.

Baloncesto: Pick & Pop

Pues hace nada hablábamos del pick & roll, llamado bloqueo y continuación en español, y hoy vamos a comentar una variante del mismo: el pick & pop. Esta jugada podría ser traducida como bloqueo y apertura, aunque no suele utilizarse el término español tan habitualmente como al hablar del pick&roll.

Pick & Pop
Pizarra con la jugada, extraído del block Pick Your Poison

Esencialmente la jugada es similar a un pick & roll: Un jugador (generalmente un jugador exterior) maneja la bola por fuera de la zona y es estorbado por el defensor. El atacante con el balón entonces se mueve hacia un compañero, el cual por su parte se mueve hacia el defensor para crear una “pantalla” que evite que este pueda seguir sobre el jugador con balón. La diferencia es que el jugador que bloquea, si queda libre, en lugar de cortar hacia la canasta se abre hacia una posición exterior para buscar un tiro lejano o la opción de otro pase.

 

 

En esta última temporada proliferan los interiores que lanzan desde larga distancia, como Frank Kaminsky, que lo hacía mucho en su etapa en los Wisconsin Badgers, DeMarcus Cousins y Anthony Davis, que pasaron el verano de 2016 perfeccionando su tiro de larga distancia, Pau Gasol que con la edad lo ha ido mejorando, el rookie Karl Anthony Towns y, sobre todo, el paradigma de los tiradores de más de 2.10: Dirk Nowitzki. Con tiradores cada vez más altos el pick & pop se torna en una jugada cada más utilizada.

En el vídeo de arriba podéis ver como Kaminsky lo hace varias veces en sus entrenamientos de pretemporada, cuando estaba a prueba contra otros novatos. En el siguiente podéis ver un entrenamiento donde se explica esta jugada:

Aquí abajo un par de jugadas de Nowitzki realizando el movimento de abrise tras un bloqueo:

Y otro entrenamiento con ejemplo de esta jugada: