El Bandcamp de la Quincena: Wucan – Reap the Storm (01/10/2017)

Unos viejos conocidos de esta sección vuelven a ella con fuerza, con nada menos que un doble LP de más de 70 minutos de duración. Este pasado viernes 29 de septiembre salía a la calle Reap the Storm, el nuevo disco de los alemanes Wucan.

Con una descarga brutal nos alcanzan en el primer tema Wie die Welt sich dreht, una descarga de casi diez minutos que comienza cargada de fuerza y con Francis Tobolsky cantando más en un tono más agudo y heavy que nunca, por momentos casi como si de Lee Aaron se tratara. Pero a medio tema ya nos encontramos con un interludio más relajado que nos recuerda a qué hemos venido aquí: a por una buena ración de rock majestuoso y épico de la vieja escuela.

Wucan Reap The Storm

Si el disco arrancaba muy heavy sigue con una pieza, Ebb and Flute, donde la flauta tomo el protagonismo sobre una base de rock pesado que deja paso a ritmos soul y funk un tanto en la onda de Tomy Bolin. Como no, la flauta hará que no pensar en Focus y Jethro Tull sea imposible. En 8 temas despachan más de una hora música, abriendo con un tema de 10 minutos y cerrando con una pieza de más de 20 minutos y otra de 18. Dentro de unas influencias de marcado carácter setentero el disco discurre entre varios estilos: teclados con efectos muy space-rock, piezas épica y majestuosas con dejes progresivos, largas jams con elementos tanto blues como krautrock, momentos en los que el hard-rock deja paso a elementos sinfónicos o funk-soul, y hasta heavy metal clásico en una onda NWOBHM, como se aprecia en algunos pasajes de la larga Aging Ten Years in Two Seconds o en Out of Sight, Out of Mind… un completo recorrido musical donde Uriah Heep, Amon Düül II, Deep Purple, Jethro Tull, Led Zeppelin, Terry Reid o Big Brother and the Holding Company se abrazan en una auténtica orgía de influencias.

Reap the Storm representa el trabajo más ambicioso de Wucan hasta el momento, un verdadero batiburrillo musical lleno de piezas épicas y muy elaboradas, donde apreciamos una gran evolución como vocalista de Francis Tobolsky, que ataca distintos tonos y registros con solvencia y potencia sobrada a lo largo de todo el disco. Una de las piezas más destacables del presente año.

Anuncios

Jimmy Bain, a la derecha del padre.

Le robo la frase a un amigo, que la publicó en su facebook “Ahora está a la derecha del padre“, pero nos ha dejado hoy Jimmy Bain. A los 68 años el corazón de uno de los más fieles secuaces de Ronnie James Dio se paraba, dejándonos huérfanos de su talento (planeaba un disco para este año con una banda con otros ex-Dio) de forma prematura.

El nombre de Bain se asocia siempre con Dio, con quien hizo varias giras y grabó hasta 7 discos en distintas etapas. Se trataba de un bajista de estilo hard-rock clásico, de escuela setentera, de sonido cálido, líneas trabajadas y expresión lenta. Además era capaz de cantar con solvencia, aunque no nos regaló muchas muestras de su trabajo como vocalista. Su paso por Rainbow, con quienes grabaría el fundamental Rising y el directo On Stage, le puso en primera línea y le juntó con Ronnie James Dio por primera vez. Pero además de con la “Saga Dio” también se puede asociar su nombre a la historia de Thin Lizzy: en 1979 grabaría y compondría un par de temas para el Black Rose, colaboraría en los dos discos en solitario de Phil Lynott, giraría y grabaría el disco Dirty Fingers con Gary Moore y montaría junto a Robbo Robertson una banda llamada Wild Horses con la que grabaría dos discos ocupándose también de las labores de vocalista.

Un músico al que siempre he respetado mucho pero al que nunca pude ver en directo (vi a Dio dos veces, pero una con Jeff Pilson y otra con Rudy Sarzo) y del que siempre me pregunté por qué no había explotado más su faceta vocal (recordemos que hizo una de las mejores versiones en el tributo a Dio-This is your life).

Ahora descansa ya, sentado a la derecha del padre, a la derecha de Ronnie James con quien recorrió numerosos países y repartió buen rock y metal a miles de personas. Y es que ambos ya desde hace mucho eran, y siempre serán, estrellas.

Which side are you on?

Hoy no se cumple ninguna efeméride en especial, que yo sepa, relacionada con Pete Seeger. El cantautor y estudioso del folclore, precursor de Bob Dylan y uno de los héroes de Bruce Springsteen (recordemos que Springsteen para encumbrar al genio John Fogerty le llamaba “El Pete Seeger de mi generación”), se dedicó a recopilar canciones populares de temática obrera a lo largo de los EEUU. Hoy llevo todo el día con esta en la cabeza, así que quería compartirla con todo por aquí en esta tarde de calor pegajoso. Y es que a veces hay que preguntarse ¿en qué lado estás?

Hasta la vista, Joe

Normalmente no publico dos entradas en un mismo día, pero hoy no me queda más remedio que hacerlo así. Acabo de llegar del bar del cumplir la triste tradición del “Irish Dick” (una cerveza, dos chupitos de whisky) en memoria de otro grande del rock que nos deja. En este caso, a los 70 años y tras perder la batalla contra el cáncer de pulmón, nos deja Joe Cocker. Un hombre cuya música lleva muchos años a mi lado, dado que mi madre siempre fue gran seguidora de su obra (tiene una gran pasión por los vocalista de voz “bourbónica”).

Irish Dick, no preguntes por qué

Cocker, nacido en Sheffield en 1944, nos dijo hoy adiós desde su residencia en Colorado, dejando para el recuerdo algunos momentos cumbre en la historia del rock and roll, como su espasmódica actuación en Woodstock, una de las más recordadas junto a la del insuperable Jimi Hendrix. Se le podría echar en cara que la mayoría de sus éxitos fueron versiones de otros grandes artistas, pero con su carisma, su pasión y su peculiar estilo vocal curtido entre tragos de ginebra logró hacerlos suyos. Para el gran público y los mass media quedarán sus temas más populares, como Up Where We Belong (que apareció en la banda sonora de Oficial y Caballero), You can leave your hat On (de la de Nueve Semanas y Media) y su archiconocida versión del With a Little Help from my Friends de los Beatles (y que era la sintonía de la popular serie Aquellos Maravillosos Años, de gran éxito a finales de los 80 y cuyo formato fue plagiado descaradamente en España bajo el nombre de Cuéntame…).

Se acerca el final del año, pero un grande más nos deja este 2014, otra foto que pegar en el muro de los caídos en acto de servicio del rock and roll. Hasta la vista, Joe.

Diez discos en directo que tienes que escuchar sí o sí

He de empezar esta entrada diciendo que me ha costado elegir sólo 10, hubo un momento en que llegué a 16 más o menos “cómodo”, pero los 6 últimos descartes fueron “duros”.

Desde que empecé con el podcast la verdad es que apenas he escrito sobre música, tal vez porque se me da mejor pincharla, pero llevo un par de días con este artículo en la cabeza, tal vez por el (tardío) descubrimiento que es esa joya de Live Bullet de Bob Seger al que llevo enganchado un par de semanas. Pero no adelatemos acontecimientos y vamos con este listado, este top 10 de directos.

  • Dee Purple - Made In Japan
    El Made in Japan de Deep Purple lo cambió todo, abre esta lista porque es el disco que cambia el concepto de “disco de grandes éxitos con cuatro aplausos” que hasta aquel momento reinaba en los discos de rock en directo por “capturar la energía del directo“. Esas épicas improvisaciones, ese sonido poderoso, esa locura entre el público nipón… una de las piedras angulares del rock y de la carrera de los legendarios Purple, con el no menos legendario Martin Birch a los controles, y eso que Ian Gillan decía que no había dado la talla, que estaba todavía convaleciente de una neumonía. Pero a pesar de eso su interpretación de Child in Time es uno de los pináculos del hard rock setentero.
  • Thin Lizzy - Live and Dangerous

    A pesar de que siempre se diga que este Live and Dangerous tiene demasiados overdubs (o retoques) en estudio sigue siendo una clara muestra, un vivo retrato, de la energía de aquellos imparables Thin Lizzy de mediados de los 70 sobre el escenario. Los temas fueron recogidos en Londres durante la gira del Johnny The Fox y en Toronto durante la de Bad Reputation (y se dice que algunas tomas también están sacadas de un directo en Philadelphia de esa misma gira), y fueron mezcladas y “retocadas” en Francia para acabar viendo la luz en verano de 1978. El set list se centra en los grandes clásicos de la banda, dejando como momentazo que todos recodamos la forma en que enlazan el último acorde de Cowboy Song con el inicio de The Boys are Back In Town, algo que dicho así puede sonar chorra, pero que escuchando el vinilo provoca una sensación de subidón tremenda.
  • Live Bullet de Bob Seger
    El inspirador de esta lista, este disco en directo, junto a su entrega de estudio de ese mismo año (1976) Night Moves, fue el responsable de que Bob Seger dejara de ser un músico importante en el noroeste de EEUU para serlo a nivel mundial. El fenómeno local comenzaba, con este Live Bullet, a dar el salto al siguiente nivel. Su rock and roll guitarrero, de la vieja escuela, sonaba todavía más enérgico y poderoso en esta entrega en vivo, capturada en el mítico Cobo Hall de Detroit. Temas como sus clásicos Ramblin’ Gamblin’ Man o Heavy Music logran una nueva dimensión, sin olvidar versiones como la inicial Nutbush City Limits de Tina Turner o el Bo Diddley del legendario bluesman de mismo nombre.
  • Rainbow - On Stage
    De nuevo Martin Birch en los controles, de nuevo Ritchie Blackmore en las guitarras, de nuevo temazos, de nuevo largas improvisaciones y solos… pero esta vez no son Deep Purple, aunque la leyenda está a su nivel: los Rainbow de Blackmore, Dio y Cozy Powell, un Big Three de verdad y no los de LeBron James. A día de hoy podemos encontrar más discos en directo de esa etapa, algunos con mejor set list, pero este On Stage se convirtió en su momento en la primera captura de la magia de esta banda sin par. Durante el medley de Starstruck con Man on the Silver Mountain, el momento en que Dio canta a capella, eso es increíble, es magia, es uno de los momentos insuperables del rock, de los momentos en los que recordamos por qué amamos la música.
  • UFO - Strangers in the Night
    Este disco marcaba el final de una época en los UFO, una de las bandas más infravaloradas del hard rock británico de los 70. Grabado en la gira de otoño de 1978 por los EEUU recoge temas de varios conciertos, incluyendo el último con Michael Schenker hasta su regreso en 1993. Y el carpetazo a la fructífera era Schenker, que tan buenos discos nos dejó, lo daban con este excelente album en vivo, que además nos muestra fielmente la labor del germano en las guitarras dado que se negó a regrabarlas en estudio por haber abandonado ya el grupo cunado se estaba masterizando y mezclando el disco, por lo que sus solos en Rock Bottom o Doctor Doctor no tienen truco. Strangers in the Night logró bastante éxito comercial en Reino Unido, llegando al número 7 de las listas de ventas, si bien en USA no acabó de despegar quedándose en el 42.
  • Motorhead - No Sleep 'till Hammersmith
    No creo que Lemmy pensara, cuando la prensa musical británica tildaba a Motorhead de ser “la peor banda del mundo” que menos de un lustro más tarde le estaría arrebatando el número uno de las listas de ventas británicas a UB40 con Ace of Spades. Tras un triunvirato mágico de discos conformado por Bomber, Overkill y Ace Of Spades el potente trío británico, con su formación más legendaria que no la más duradera ni la original, decidían grabar varias fechas de la gira de presentación de este último para lanzar un disco en directo. Irónicamente ningún tema del No Sleep ‘Till Hammersmith está grabado en el legendario Hammersmith Odeon, sino que se recogieron conciertos en Leeds, Newcastle, Norfolk y Belfast. El título viene de una frase que estaba escrita en el autobús de gira, ya que solían terminar las giras en ese legendario auditorio. A principios de los dosmiles la discográfica Metal-Is publicó una edición extendida de este directo con varias tomas descartadas y un libreto con fotos inéditas y anécdotas (como la del nombre de la gira o la reacción de Lemmy cuando le dijeron que el disco estaba de número 1).
  • The Allman Brothers Band - At Fillmore East
    Duane Allman estaba llamado a ser uno de los grandes de la historia de la guitarra (bueno, y realmente lo fue) hasta que un accidente de moto se lo llevó. Su dominio de slide y su feeling bluesero le colocaban como el sucesor natural de Jimi Hendrix en el Olimpo de la guitarra del rock estadounidense, pero no tardó en unírsele en el camino de la desgracia. La Allman Brothers Band marca el comienzo de la transición del blues hacia el llamado southern rock que tendrá su culminación en los Lynyrd Skynyrd, y en este trabajo nos dan una muestra del virtuosismo de sus miembros. Porque si Duane era enorme, su pareja guitarrística Dickey Betts no se quedaba atrás (como guitarrista, no entremos en escabrosos temas personales). Las interpretaciones del Stormy Monday de T-Bone Walker, In Memory of Elizabeth Reed o la rendición final de 23 minutos con Whipping Post capturan y maravillan al oyente en esta joya del blues rock. ¿Y de qué se ríen en la portada de este At Fillmore East? Hay varias versiones, y todas tienen que ver con lo que oculta Duane entre sus manos… y lo dejo a tu imaginación.
  • Bruce Springsteen & the E Street Band - Live 1975/85
    Cuando Springsteen decidió sacar un disco en directo junto a la E-Street Band lo hizo a lo grande. Una caja con múltiples vinilos recogiendo 40 canciones, grabadas a lo largo de una década, entre las giras de Born To Run y Born in the USA. La verdad es que no entendía el fanatismo de los seguidores de el boss hasta que le vi en concierto, sobre las tablas hay pocos que puedan competir con su intesidad y profesionalidad. Este disco recoge los elementos típicos de sus conciertos, como las improvisaciones por parte de los músicos o las largas presentaciones habladas en los temas. Los pelos como escarpias en la inicial Thunder Road (personalmente, creo que el mejor tema de la larga trayectoria de Springsteen) o en su homenaje a Woody Guthrie versionando This Land is Your Land, la canción que casi manda al bueno de Guthrie al talego en los tiempos de la caza de brujas. Este Live 1975-1985 se convirtió también en el primer quíntuple album en alcanzar el top 10 en ventas en los EEUU (y supongo que no debe haber muchos más).
  • The Last Waltz
    The Last Waltz es a la vez un disco en directo y una banda sonora. La despedida de The Band, grupo que había grabado en estudio y girado con múltiples artistas como Ronnie Hawkins o Bob Dylan, fue grabada por Martin Scorsese para realizar un documental, y publicada a su vez como triple vinilo. El concierto cuenta con una docena de colaboraciones ilustres, con nombres como Joni Mitchell, Muddy Waters, Bob Dylan, Neil Young, Van Morrison o Eric Clapton. Es tan obligada la escucha del disco como el visionado del propio concierto/documental.
  • Cheap Trick - At Budokan
    Y vamos a cerrar este listado con los divertidos y beatleianos Cheap Trick y su At Budokan. En 1978 no eran una banda especialmente famosa todavía, excepto en Japón. En el país del sol naciente estos geniales músicos despertaban devoción y locura casi al estilo de sus adorados Beatles. Epic Records decidió que debían grabar un directo allí, que en principio iría destinado en exclusiva al mercado japonés. Algunas copias llegaron a los USA como rarezas de importación y allí empezó a crecer la demanda. Varios meses después Epic, viendo el filón, lanzaba el disco en el resto del mundo, convirtiéndose en aquel momento en el disco más exitoso de Cheap Trick, vendiendo 3 millones de copias y catapultando al grupo a un nuevo nivel de fama, convirtiendo los singles I Want you to Want Me, Surrender y Ain’t That Shame en los favoritos del público. Años después se publcaría una “secuela”, titulada At Budokan II con los temas que no habían sido incluídos en el disco, y finalmente una reedición de 1998 incluiría el concierto completo bajo el título de At Budokan: The Complete Concert.

En el tintero se quedan joyas como el Alive! de Kiss, el excepcional Live… In the Heart of the City de Whitesnake, el poderoso Staying A Life de los Accept, la selvática descarga de Ted Nugent en Double Live Gonzo, el mítico The Song Ramains the Same de Led Zeppelin, la clase de Rory Gallagher en su Irish Tour o el Unleashed in the East de los Judas Priest, es lo malo de elegir sólo 10, que te dejas cien fuera de la lista. En todo caso, estos 10 son de obligado cumplimiento, diez auténticos mandamientos del rock and roll que se resumen en que amarás a la distorsión sobre todas las cosas y compartirás la birra con el prójimo.