Robbo el indomable

Tras el bajón de la marcha de KK Downing el otro día al fin el rock and roll me da una buena noticia. Nuevo disco de Brian “Robbo” Robertson. Si este nombre no te dice nada el rock and roll no es lo tuyo, no te preocupes, hay muchas opciones, tienes el metal mainstream o el pop gafapasta, pero definitivamente si no conoces a Robbo es que esto del rock and roll no te va.

El caso es que desde que dejó Motorhead allá por el ’84 el hombre no ha sido muy prolífico. Un disco  en una onda más bluesy a mediados de los 90, una colaboración hace un par de años con The Bitter Twins y su aparición en el homenaje a Phil Lynott que se montó Gary Moore allá por 2005 con varios ex-Thin Lizzy. No hace mucho todavía comentaba con un amigo “¿Qué sería de Brian Robertson?”.

Había oído rumores de que el hombre había sucumbido a su alcoholismo, y otros que apuntaban a que su carácter agresivo e indomable le había enviado al hospital con graves lesiones, pero parece que el escocés, un ejemplar de pura raza rockera macarra de los 70, vuelve a estar activo. Se ha rodeado de Ian Haugland (Europe) a los parches y Leif Sundin (ex MSG) encargado de las voces junto a una corista y al bajista de Therion, que sólo toca en algunos temas.  Todavía no lo he escuchado entero, la verdad. De momento sólo los dos primeros temas y una versión del Running Back de Thin Lizzy, pero la cosa apunta a que esto no tiene nada que bar ni con Thin Lizzy, ni con Wild Horses y ya ni muchísimo menos con Motorhead. Temas muy melódicos y elegantes en un disco que mezcla AOR con tintes de rock inglés de finales de los 60. Desde luego no es tan agresivo como uno podría esperarse, siendo un disco del tío al que echaron de Thin Lizzy por ser un broncas y de Motorhead por borracho (a Lemmy no le debía hacer gracia que alguien de su grupo trasegara más whisky que él), pero su buen gusto a la hora de tocar parece que sí sigue intacto, con unos solos que destilan elegancia y saber hacer de la vieja escuela. Por el resto del set del disco he podido ver que hay alguna versión más de Thin Lizzy, algún tema coescrito con Phil Lynnot (por lo que deben llevar compuestos desde hace más de 25 años) y algún otro escrito con Frankie Miller.

Siempre he pensado que si hubiera sido capaz de controlar su carácter (y su muy escocesa pasión por el dorado licor) podría haber llegado a ser tan grande como Gary Moore, pero Robbo siempre fue indomable, tan genial e innovador en su momento como conflictivo, egocéntrico y alcohólico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s