El Bandcamp de la Quincena: Duel – Live At the Electric Church

Esta semana en El Bandcamp de la Quincena nos tomamos un vuelo hasta el mítico estado de Texas, cuna de tantas grandes bandas. Desde Austin vamos a pegarle una escucha a lo último de los Duel.

Tras dos discos de gran calidad como fueron Fears of the Dead y Witchbanger, ambos con el sello Heavy Psych Sounds, los Duel regresaron a su ciudad natal para recoger una muestra de su directo en The Electric Church. Si bien habríamos disfrutado más de un show más largo, lo que nos entregaron el pasado mes de abril es solo una pequeña muestra de su directo. Algo más de media hora repartida entre 6 temas, cuatro de ellos del Fears of the Dead.

Duel live

Aunque sea escaso en duración, este Live At the Electric Church es una buena demostración de la energía que el cuarteto de Austin desprende en directo, una “tapita” de lo que es un concierto de Duel. Su sonido proto-metálico primitivo, setentero y pesado podría definirse como ZZ Top meets Pentagram, tal vez con un toque de Danzig en la líneas vocales, y les emparenta con sus compatriotas de The Sword.

Live ath the Electric Church es una buena forma de acercarse al sonido de una de las bandas más excitantes de la escena estadounidense actual, un pequeño resumen de sus dos trabajos previos y una pequeña demostración de su potente directo.

El Bandcamp de la Quincena: Church of the Cosmic Skull – Science Fiction.

Por los bosques de Nottingham se forjaba la leyenda de Robin Hood en los tiempos de las cruzadas. En pleno siglo XXI no hay héroes que devuelvan al pueblo lo saqueado por los corruptos, pero al menos hay gente que desde allí nos trae buen rocanrol para desconectar un rato de las cuitas diarias.

En los últimos años la reivindicación de los ’70 se ha vuelto habitual y rentable, y desde que Ghost reventaron el mercado metalero la temática ocultista ha vuelto a la primera línea lírica en las bandas contemporáneas. Church of the Cosmic Skull encajan en esos dos clichés, el de reivindicar los ’70 y el del ocultismo a lo Ghost, pero caeríamos en el más absoluto simplismo si nos limitásemos a etiquetarlos de banda de nicho que intenta hacer caja con dos tendencias en boga. Una escucha superficial de este Science Fiction ya nos lo indica.

En 2016 estos ingleses sorprendían al mundo con un Is Satan Real? que, de hecho, se coló en mi lista de 1001 discos esenciales. El pasado mes de mayo el septeto nos entregaba su segundo disco, titulado Science Fiction y siguiendo una coherente evolución con lo que había sido su debut.

Church of the Cosmic Skull

Como decía antes, Church of the Cosmic Skull están en la onda setentera y ocultista, pero no son un producto más de nicho para hacer caja de la creciente escena stoner, de hecho no les etiquetaría de stoner como ha hecho algún periodista de esos que redactan sus crónicas a partir de la lectura de notas de prensa en lugar de escuchar los discos. Sí, este grupo está dentro de la onda ocultista, pero su estética no es para nada sombría sino que se muestra con un halo luminoso al estilo de los glammies Angel, de los suecos Abba o incluso de la Kelly Family. Cuando uno ve la puesta en escena de la banda podría pensar, por sus fotos y estética, que está ante un grupo formado por los catequistas de una iglesia noruega. Musicalmente combinan algo de hard rock y algo de AOR con elementos sinfónicos, progresivos y con algo de art-pop. No en vano aparte de guitarra, bajo, batería y órgano, elementos habituales en las bandas de rock psicodélico, añaden también un cello electrificado. Por otra parte las melodías vocales están muy trabajadas, no solo cantan todos los instrumentistas sino que además tienen a dos vocalistas, sumando en total seis voces: tres masculinas y tres femeninas. No verás en este grupo las influencias típicas setenteras de Grand Funk, Black Sabbath, Jimi Hendrix, Lynyrd Skynyrd o Pentagram. Lo más típico en ese sentido sea, quizás, alguna línea vocal y algún arreglo de guitarra con clara reminiscencia a Thin Lizzy, Magnum, Blue Oyster Cult o Gary Moore. Pero aun siendo un grupo rockero sus melodías y, sobre todo, el trabajo de voces y el aura luminosa que envuelve los temas nos llevarían a pensar más en la música de Electric Light Orchestra, Strawbs, Abba, Kate Bush o hasta los musicales de Andrew Lloyd Webber, y puede que si encontramos paralelismos con Ghost estén estos fundamentos, principalmente, en la pasión de ambas bandas por los suecos Abba. Piezas hard rock como Timehole (Gonna Build a Rocket Tonight), Paper Aeroplane & Silver Moon o Cold Sweat (no es una versión de Thin Lizzy, aunque tal vez sea el tema que más recuerde a ellos) serán del gusto de los fans más metaleros y tradicionales. Otras como The Cards that You’re Playing o Revolution cames with an act of love nos acercarán a pasajes más psicodélicos, mientras que Science Fiction o The Others nos trasladarán a la cara más popera de esta banda.

Church of the Cosmic Skull seguramente no son lo que te esperas en un principio, pero una vez le has dado dos escuchas seguidas a sus discos ves que son una banda con un talento impresionante que logran dotar sus composiciones de una magia muy especial gracias al cariño que ponen trabajando hasta el último detalle. Poner el trabajo compositivo por encima de la exhibición virtuosa, un talento que parece olvidado por muchas bandas contemporáneas. Sciencie Fiction está claramente en mi top 10 de lo que llevamos de año, y un año en el que Ghost, Melvins y Sleep han sacado disco es un año en el que entrar en esa lista es complicado.

El Bandcamp de la Quincena: Swamp Moth – Swamp Moth

Estoy realizando un curso on-line y no tengo tiempo de nada, pero aquí llega con unos días de retraso El Bandcamp de la Quincena.

Recién salidito del horno, publicado hace un par de semanas, nos llega este disco desde Australia. Swamp Moth son una banda nacida en 2012 pero que quiere sonar como si lo hubieran hecho en 1968. Son australianos pero olvídate de los clásicos referentes de allí, no son otra copia del sonido de AC/DC o Rose Tattoo, si acaso puede que algo de los Buffalo. Este EP se trata, curiosamente, de su segundo lanzamiento homónimo, ya que en 2013 publicaron otro EP también titulado Swamp Moth! (en ese caso acabando con admiración).

Swamp Moth

Cinco temas de rock enérgico, clásico y pesado es lo que nos trae este quinteto desde las antípodas, con temas directos de duración media/corta, 4:21 el más largo, sin alardeos progresivos pero tampoco sin irse a la simplicidad del punk. ¿Referencias? por el sonido del teclado de Chris Mildren bandas como Uriah Heep o Lucifer’s Friend parecen evidentes maestros de estos australianos, aunque la voz de Myles Barlow se va por derroteros más a lo Led Zeppelin o Cactus y el guitarreo, acompañado de una contundente base rítmica, tira para gente como UFO. Incluso a ratos diría que tienen bastante en común con otros grandes rockeros de los dosmiles como son The Answer.

¿Vale la pena pararse 20 minutos a escuchar este disco? Desde luego, Swamp Moth es un grupo que merece que les pongamos el ojo encima.

El Bandcamp de la Quincena: The Wizards – Full Moon in Scorpio (26/11/2017)

Esta semana nos hacemos una escapadita a Euskadi para paladear uno de sus más deliciosos platos: una ración completa de buen heavy rock, cocinado al viejo estilo de los 70 y aliñado con un poco de épica.

Wizards gif

¿Habéis visto Wizards, de Ralph Bashki? Es una peli fantástica de animación de 1977 que nos sitúa en un mundo futuro post-nuclear donde los humanos supervivientes a la guerra se han convertido en mutantes degenerados, donde diversas criaturas fantásticas han surgido de las entrañas de la tierra para ocupar las regiones libres de radiación (sí, los creadores de Hora de Aventuras seguro que la vieron como diez o doce millones de veces) y donde los pueblos libres están amenazados por las ansias del poder totalitario. Un mundo donde la magia se da la mano con la tecnología militar pre-apocalíptica y donde se nos presenta el clásico relato de enfrentamiento entre fuerzas del bien y del mal.

¿A qué viene el párrafo de arriba? A que la música de estos chavalotes de Bilbao va muy en sintonía con las sensaciones que transmite esa película. En la música de The Wizards podríamos usar muchas etiquetas: hard rock, heavy metal, doom metal, epic doom, proto-metal, metal setentero, stoner, occult rock... y podría darte una idea aproximada, pero no puedes prejuzgarlos en base a rígidos etiquetados. Ellos tienen momentos en los que rinden pleitesía a la oscuridad de Black Sabbath y Pentagram, tienen otros donde se acercan más al rock de Blue Oyster Cult, los primeros Kiss o Thin Lizzy, y por momentos las líneas vocales nos acercan a los primeros trabajos de Danzig o a Ian Atsbury de los esenciales The Cult. Un sonido pesado, épico y setentero que les emparentaría directamente con bandas contemporáneas como Orchid y The Sword.

Full Moon in Scorpio

Este Full Moon in Scorpio es el segundo larga duración de The Wizards y salió hace unos meses al mercado, a principios del verano, aunque se comenzó a grabar en abril de 2016 en los euskaldunes estudios Gaua y se ha masterizado en los estudios de Jessie Cannon en New Jersey. Han contado con la producción y los arreglos de Dean Rispler, que también toca la guitarra en un tema, y para el artwork no se la han jugado y han apostado por una garantía de trabajo profesional como es Branca Studio.

El disco se abre con dos cañonazos hardrockeros setenteros como Avidya y Calliope (Cosmic Revelations), un tema donde la voz nos lleva a una versión metalizada del Sonic Temple. Con Odinist cambian de tercio y se van a unos terrenos más heavies entre Cirith Ungol y la NWOBHM, un sonido que también muestran en Who are you, Mr Gurdjieff?. Stardust por su parte se muestra como un tema de cadencia pesada, una composición larga y épica que, junto con la final When we were gods nos muestra  claramente la influencia del primer Danzig sobre esta banda, mientras temas como Leaving the past behind (en el que cuentan con la colaboración de toda una leyenda como Ross The Boss) o Halftones to Eternity  encajan más en la onda del primer proto-doom setentero.

Un disco muy completo Full Moon in Scorpio, redondo, muy bien elaborado y finalizado. Un trabajo que guiña el ojo a ese olde 70’s heavy metal pero sin caer en la copia ni en lo repetitivo. Entre tanta banda que ahora pretende mostrarse como “auténtica” y “con raíces” estos The Wizards son una deliciosa píldora de realidad.

El Bandcamp de la Quincena: Wucan – Reap the Storm (01/10/2017)

Unos viejos conocidos de esta sección vuelven a ella con fuerza, con nada menos que un doble LP de más de 70 minutos de duración. Este pasado viernes 29 de septiembre salía a la calle Reap the Storm, el nuevo disco de los alemanes Wucan.

Con una descarga brutal nos alcanzan en el primer tema Wie die Welt sich dreht, una descarga de casi diez minutos que comienza cargada de fuerza y con Francis Tobolsky cantando más en un tono más agudo y heavy que nunca, por momentos casi como si de Lee Aaron se tratara. Pero a medio tema ya nos encontramos con un interludio más relajado que nos recuerda a qué hemos venido aquí: a por una buena ración de rock majestuoso y épico de la vieja escuela.

Wucan Reap The Storm

Si el disco arrancaba muy heavy sigue con una pieza, Ebb and Flute, donde la flauta tomo el protagonismo sobre una base de rock pesado que deja paso a ritmos soul y funk un tanto en la onda de Tomy Bolin. Como no, la flauta hará que no pensar en Focus y Jethro Tull sea imposible. En 8 temas despachan más de una hora música, abriendo con un tema de 10 minutos y cerrando con una pieza de más de 20 minutos y otra de 18. Dentro de unas influencias de marcado carácter setentero el disco discurre entre varios estilos: teclados con efectos muy space-rock, piezas épica y majestuosas con dejes progresivos, largas jams con elementos tanto blues como krautrock, momentos en los que el hard-rock deja paso a elementos sinfónicos o funk-soul, y hasta heavy metal clásico en una onda NWOBHM, como se aprecia en algunos pasajes de la larga Aging Ten Years in Two Seconds o en Out of Sight, Out of Mind… un completo recorrido musical donde Uriah Heep, Amon Düül II, Deep Purple, Jethro Tull, Led Zeppelin, Terry Reid o Big Brother and the Holding Company se abrazan en una auténtica orgía de influencias.

Reap the Storm representa el trabajo más ambicioso de Wucan hasta el momento, un verdadero batiburrillo musical lleno de piezas épicas y muy elaboradas, donde apreciamos una gran evolución como vocalista de Francis Tobolsky, que ataca distintos tonos y registros con solvencia y potencia sobrada a lo largo de todo el disco. Una de las piezas más destacables del presente año.

El Bandcamp de la Quincena: Knei – Juventud de la Gran Ciudad (20/08/2017)

Esta semana en El Bandcamp de la Quincena volvemos a volar a América Latina, más en concreto a Argentina, para darle un buen repaso a una banda santarroseña fetén de los fetenes: Knei.

Estos Knei nacían en el año 2006 y cuentan con Nicolás Lippoli a la voz y a la guitarra, Mauro López al bajo y Roberto Figueroa a la batería. El disco fue grabado a finales de 2015 y editado en 2016 en Argentina, y en 2017 ha traspasado las fronteras de su país de la mano del sello peruano Necio Records, responsables también de la distribución de otras bandas como los doomsters ya reseñados aquí El Jefazo.

Knei - Juventud de la Gran Ciudad

La apuesta musical de Knei en Juventud de la Gran Ciudad hace hincapié en los años setenta. Músicos jóvenes pero ya con el culo pelado en directo, combinan jazz, blues, hard rock, psicodelia y funk con total naturalidad. Una banda cuyo sonido puede traerte reminiscencias a The James Gang, a los Trapeze de Glenn Hughes, a la primera Ian Gillan Band, a los contemporáneos Wolfmother, a su compatriota Pappo y sus Pappo’s Blues, la época más dura de los españoles Lone Star o incluso a bandas clásicas del rock estadounidenses como los The Doors más densos o los primeros tiempos de Grand Funk Railroad.

El disco se abre con la pieza más larga del álbum y que además da título al mismo, 11 minutos de Juventud de la Gran Ciudad, y continúa con pelotazos rockeros en español como la directa Rock de la Mujer o la más introspectiva y psicodélica El Inentendido. Una banda con un sonido clásico, setentero, de distorsión de válvulas de ampli desnudo, con temas frescos, clásicos pero cargados de matices y sorpresas.

Knei son una joya del rock argentino y Juventud de la Gran Ciudad es un disco que debería encandilar tanto a los amantes del hard setentero o de la psicodelia como a los que buscan una buena dosis de rock fresco en español. Un disco que no debe faltar en tu colección.

El Bandcamp De la Quincena: Sacri Monti – Sacri Monti (20/09/2016)

El Bandcamp de la Quincena llega con retraso en esta entrega ya que queríamos subir la crónica del Monolithic Fest antes, pero ya está aquí con sólo un par de días de retraso.

Y esta vez nos vamos a la soleada California, y más en concreto a San Diego. Y nos vamos con unos skaters que no hacen música de skaters sino un pesado y psicodélico rock de influencia setentera bajo el nombre de Sacri Monti. El repaso a su disco homónimo, publicado hace más de un año, llega en este momento en que la banda ha anunciado un parón en su actividad en directo para preparar un nuevo disco tras una intensa gira por Europa.

Aunque este sea su primer disco no se trata en absoluto de una banda novata: su bajista Anthony Meier toca también en los indispensables blueseros psicodélicos Radio Moscow y su batería, Thomas DiBenedetto, milita en la banda JOY. Del directo de Sacri Monti pude disfrutar este verano en el Sonic Blast de Moledo, y fueron de lo mejor del primer día junto a All them Witches.

Sacri Monti

Si eres fan de Radio Moscow seguro que estos Sacri Monti te enganchan, no sólo por compartir miembros sino también por hacer un trabajo guitarrero muy similar: melódico y clasicote setentero donde Black Sabbath y Blue Cheer se dan la mano con Led Zeppelin. Sólo que en Sacri Monti el trabajo del teclista Evan Wenskay (que no lo prueba) se hace omnipresente y añade matices de Deep Purple, Uriah Heep, Blue Öyster Cult, Hawkwind o hasta de bandas de krautrock como Magma, Amon Duul II o Birth Control. Su estilo les emparentaría directamente con sus compatriotas y compañeros de sello Earthless.

En este primer disco nos presentan seis intensos temas que se ajustan a las influencias arriba citadas. Seis canciones largas que suman más de 45 minutos de álbum de un rock pesado casi protometálico, con alma de blues y regusto ácido y psicodélico. Un disco que empieza con un cañonazo de hard rock setentero como Staggered in lies, que se lanza a transportanos a bordo de la Nostromo hacia rojos desfiladeros de desiertos marcianos con Glowing Grey, nos invita a olvidar penurias y levitar con Slipping from the Day o eleva nuestro espíritu con una epopeya épica y poderosa como en el homónimo tema final que sobrepasa la docena de minutos de duración.

Sacri Monti son una joya que permanecía oculta en su San Diego natal, pero que han decidido mostrarse al mundo como una fuerza de la naturaleza rockera. Si tu rollo está en los 70, en el hard rock más antiguo, en la psicodelia, en los ritmos pesados, en los viajes cósmicos, los teclados envolventes o las guitarras cargadas de wah y distorsión esto es lo tuyo. Date una vuelta en su máquina plateada, no te arrepentirás.

El Bandcamp de la quincena: The Rising Sun Experience – Beyond the Oblivious Abyss (21/08/2016)

Todavía con el recuerdo del Sonic Blast 2016 aquí estamos de vuelta con El Bandcamp de la Quincena para traeros a otra banda portuguesa.

Que no os engañe el primer párrafo, no fue ninguna de las bandas presentes en nuestro querido festival de Moledo do Minho de este año, de hecho no tengo siquiera claro si el grupo sigue activo, pero este Beyond The Oblivious Abyss, publicado hace ya un par de años, es un trabajo completo y sólido: un discazo como la copa de un pino.

Una banda que se mueve por el revival del rock duro 60-70’s con elementos psicodélicos, blues, algún guiño progresivo y alguna parte que hasta podría pasar por grunge (ma non troppo). Y es que su sonido podría alinearse muy facilmente en la onda de bandas como Wight, Cachemira o Radio Moscow. Una banda que bebe de fuentes como Cream, Uriah Heep, Jimi Hendrix o Led Zeppelin, pero que parece que tampoco hace ascos a los 90, al lado más rockero de Soundgarden o Stone Temple Pilots y hasta, seguramente por la percusión, me traen a veces un aroma a algo de Santana.

The Rising Sun Experience

El trabajo tiene dos partes bien diferenciadas: Una primera mitad conformada por cuatro canciones independientes y una segunda donde tenemos cinco pistas que realmente conforman un solo tema llamado Wasted Dreams of Red Flowers y que, si bien pueden ser tomados como piezas independientes, se disfrutan en su plenitud si se escuchan como si fueran uno solo.

La adición de diversos instrumentos de percusión y de gran variedad de electrónica analógica y diversos tipos de teclado confiere al sonido unas atmósferas muy densas y una variedad y color en sus melodías más que interesante. Por otra parte la producción, el uso de afinaciones graves, las distorsiones con mayor compresión o las líneas vocales con ese deje arrastrado y como desganado en las partes más melódicas, tan propio de cantantes de los 90, hace que la banda suene como algo mas que un grupo revival sesentero.

Estos lisboetas presentan un más que interesante sonido entre el protometal y el stoner que en este Beyond the Oblivious Abyss nos regala momentos de gran brillantez y frescura dentro de su reivindicación setentera. Riffs cargados de fuzz acompañando a ritmos woodstockianos envueltos en mantos de órgano y moog. Una pieza que degustar acompañada de una buena birrita.

El Bandcamp de la quincena: Tarot – Reflections (06/03/2016)

Australia es un país de profunda tradición rockera, y en muchos estilos. Vete dándole a play.

Muchos creen que Australia se reduce a AC/DC. Lo enorme de esta banda parece eclipsar al resto de lo surgido de ese país, pero nada más lejos de realidad, ya que dentro de su mismo género nos encontramos a gente del nivel de los legendarios Rose Tattoo o sus herederos Airbourne. Y fuera del rock and roll más clásico y básico podríamos hablar de los setenteros Cold Chisel o de los proyectos en solitario de Jimmy Barnes, del pop ochentero de INXS y Midnight Oil, del garage de Radio Birdman (cuyo ex líder Chris Masuak ahora se ha afincado en Galicia), el sonido alternativo de The Screaming Jets o el thrash/speed de los Mortal Sin. La música australiana ha dado muy buenos frutos.

Tarot Reflections

Estos Tarot, que no deben ser confundidos con la banda finlandesa de los hermanos Hietala con la que comparten nombre, forman parte de la discográfica underground Heavy Chains Records and Tapes, a través de la que publicaron varias demos en formato cinta, una recopilación de todas estas muy decente titulada The Warrior’s Spell y ahora nos traen su primer largo: Reflections.

Esta banda es básicamente un proyecto de The Hermit: cantante, teclista, guitarrista, compositor y letrista principal del grupo e identidad tras la cual se esconde Will Fried, dueño del sello Heavy Chains que edita el disco y miembro de los también muy interesantes y “mercyfulfateianosDracula bajo el apodo de Will Spectre.

Pero olvídate de Mercyful Fate o de heavy clásico underground a la hora de acercarte a este disco. En este proyecto Will se lanza a un sonido más setentero, con el órgano hammond dominando las composiciones, en una mezcla de hard rock setentero con algún deje progresivo, folkie y medieval inglés. Uno empieza a escuchar el disco y muchas influencias van surgiendo acorde tras acorde: Rainbow y Uriah Heep son las más evidentes, y también Deep Purple. Son las influencias que la propia banda destaca en su web, pero no las únicas. Su barroquismo en puntos emparenta con el de los Magnum de la época de Kingdom of Madness o hasta los primeros Genesis, hay momentos en los que tocan la parte folkie de Led Zeppelin o incluso de Jethro Tull y su parte más oscura, sobre todo por las líneas vocales, me lleva a pensar en Pagan Altar. Pero si hay una banda, por influencias similares y por la idea de combinar eso con un sonido más heavy, que debiera citar esa sería Warlord y su disco …And the Cannons of Destruction Have Begun. Bueno, y porque al ser australianos imagino que nunca los habrán escuchado, pero todo metalero-rockero español apreciará en esta banda un regusto muy similar al de los Ñu de la época de No Hay Ningún Loco. Escucha el tema Mountain Throne que pongo a continuación para ver esto que te digo sobre Ñu:

A pesar de ser un trabajo underground el grupo ha cuidado los detalles y presentan un precioso artwork a cargo del germano Karmazid, uno de los dibujantes que más nombre están alcanzando en el mundillo del metal underground, y no es para menos. Adoro su estilo oscuro y monocromo.

Musicalmente los temas tienen mucho colorido, mucha de aquella vieja magia setentera que reclamaba yo hace años y que parecía haber sido desterrada del rock duro a favor de producciones más oscuras, lineales y pesadas. Pero lejos de eso y recuperando un estilo muy de la vieja escuela, estos Tarot nos traen un trabajo lleno de pequeños detalles de orfebrería musical. Imposible no pensar en los nombres de Gary Moore, Ritchie Blackmore, John Lord, Ken Hensley o Stuart Smith al escuchar el trabajo de guitarras y teclado. Y tampoco habría que hacer de menos a sus acompañantes a la base rítmica, que realizan un trabajo muy sobrio, destacando el estilo del bajista The Hierophant, muy cabalgante, muy NWOBHM de Iron Maiden, Saxon, Angel Witch o Diamond Head, pero también con un cierto regusto a Gary Thain o Jimmy Bain.

Es tal vez el tema vocal el que pueda ser más controvertido, ya que el tono excesivamente nasal de Will parece pegar más en una banda con una orientación más doom o heavy underground que en un grupo de estas características. La música parece pedir más a un Dio, a un Bob Catley o a un John Lawton. Para intentar dulcificar su tono ha grabado varias líneas en cada tema que confieren un sonido más coral a las líneas vocales, dando un aire a las canciones muy eclesiástico, si bien lleva los temas a una atmósfera más etérea restándoles contundencia. A mi no me disgusta, pero puede hacerse árido a muchos oídos. Tal vez dando entrada a un vocalista más poderoso la banda alcanzaría un escalón superior, porque los temas son piezas preciosas y muy bien elaboradas.

Su estilo musical tan retro desde luego no jugará a favor de su popularidad en el mercado metalero/pajillero de camiseteros que coleccionan pulseras de Wacken, pero sí puede hacerles un lugar en los corazones de nostálgicos de aquella temática épico/fantástico setentera. Tarot todavía son un secreto muy bien guardado en el corazón de Tasmania, deberías correr a descubrirlos y hacerte con este trabajo. Son una banda que vale la pena tener debajo del ojo por lo que puedan hacer.