El Bandcamp de la quincena: Moon Coven – Moon Coven (08/01/2017)

El primer disco de este 2017 para El Bandcamp de la quincena nos llega desde las siempre frías tierras suecas, un país que parece tener una cantera inagotable de talentos musicales. Así que para inaugurar el año vamos con el disco homónimo de Moon Coven.

Lo primero que le viene a uno a la cabeza ¿estos Moon Coven de quién vienen siendo familia? Pues son de Malmö de toda la vida y como buenos suecos son un grupazo que tras dos singles previos publicados allá por 2014 nos presentaban a finales del recién terminado 2016 su primer y homónimo LP. Y voy a empezar la crítica rosmando, como buen blogger cascarrabias que soy: con lo chulas que fueron las portadas de sus entregas anteriores la de este LP es un claro bajón.

Moon Coven

Y esa mala crítica al diseño de la portada es lo único malo que voy a decir de esta banda, porque el resto del trabajo está más que fetén: riffs pesados y ambientes hipnóticos, voces lacónicas que desgranan las letras con suavidad por encima de un muro de sonido, notas pegajosas que impregnan tu piel… si vienes buscando un rollo stoner/doom esta gente te lo da en generosas cantidades. El uso de tres (sí, tres) guitarras parece ser una de las claves para lograr ese sonido con extra de peso y saturación por parte de este quinteto.

Al contrario que otras bandas de la escena de sueca (como los referentes Graveyard o Witchcraft) estos Moon Coven no van de rollo revival setentero sino que apuntan a un sonido que, si bien bebe de los seminales Black Sabbath, Blue Cheer y Pentagram; los empareja más con las atmósferas y el sonido de Windhand, Holy Mount o Uncle Acid and the Deadbeats, sobre todo por el estilo vocal tan etéreo.

Empezamos el año con un buen trabajo de stoner/doom. Como siempre a estas alturas estamos cargados de ilusiones… a ver cómo progresa este 2017. Al menos la buena música no nos faltará.

Anuncios

El Bandcamp de la Quincena: Electric Citizen – Higher Time (27/11/2016)

El primer disco que se comentó en la sección El Bandcamp de la Quincena no era de mi colección personal, lo había adquirido previamente en un crowdfunding. En este caso la situación es similar, este discazo no está entre mi librería de Bandcamp porque acabó llegando a mis manos en otro formato y por otros medios, pero está disponible para su escucha y adquisición.

Electric Citizen llegan desde los Estados Unidos, desde Cincinnati, una ciudad mediana (tiene equipo de baseball profesional, durante años también lo tuvieron de la NBA y hay dos campus universitarios) en el lluvioso y aburrido estado de Ohio. Una población que está a la vez hermanada con Tijuana y con Munich era claramente el caldo de cultivo para el nacimiento de una de las bandas de stoner más potentes de la actualidad. Todavía no tienen el nombre de Red Fang, de acuerdo, pero todo se andará.

Electric Citizen

El impacto de este Higher Time para mi fue tremendo, tanto que al poco de adquirirlo se había colado ya en mi selección de 200 discos indispensables. Con un matrimonio al frente, al estilo de Nashville Pussy, nos presentan una colección de temas donde el doom metal, la psicodelia y el hard rock se combinan con exquisita precisión. El peso musical se carga sobre los hombros del guitarrista Ross Dolan, padre de la tremenda colección de riffs, arreglos y punteos que dan forma a este disco. La literatura va de la mano de Laura Dolan, excepto en el tema Higher Time donde adaptan un poema previamente escrito por Ross. Laura también es quien nos hipnotiza con su voz y su presencia escénica, toda una frontwoman. Completan la banda Randy Proctor al bajo y Nate Wagner a la batería formando una más que competente base rítmica que dan el peso necesario a los riffs y voces de los Dolan. Para la grabación además han contado con dos teclistas: Andrew Highley y Yusef Quota, que dan el necesario toque setentero a base de mantas de Hammond y moog. La producción va a cargo de Brian Olive, un músico reputado ganador de un Grammy al lado del mítico Dr. John y con mucho nombre en la escena garagera de Ohio.

Los temas de la banda se acerca mucho al rock más clasicote en sus arreglos, mostrando una evolución muy marcada desde la publicación de su previo disco Sateen, de 2014. La experiencia de girar junto a bandas del calibre de Pentagram, Wolfmother o Fu Manchu les ha catapultado hacia su madurez musical. Su sonido para mi les emparejaría con bandas como Spiritual Beggars, con un cierto deje a los Black Sabbath de finales de los 70 (los infravalorados Technical Ecstasy y Never Say Die) o incluso a la gente más “ruidosa” de la época como MC5, Steppenwolf y Grand Funk Railroad, y también con algún deje del sonido alternativo de los Detroit Cobras, PJ Harvey 0 John Spencer Blues Explosion.

La colección de temas de este Higher Time no puede ser más completa, 10 canciones de las que me cuesta destacar o defenestrar algún tema, manteniendo un nivel muy alto en cada composición, sin dejar caer su hipnótico guitarreo. En serio, no sabría decirte qué elegiría como single, la regularidad es la seña de identidad del disco. ¿Hard Rock? ¿Psicodelia? ¿Stoner? ¿Heavy metal? ¿Rock clásico? Un poco de cada una de esas etiquetas para conformar este trabajo redondo.

Mi conclusión: uno de los discos del año que tienes que pillarte ya. Lo agradecerás.

 

El bandcamp de la quincena: Black Witch – Solve et Coagula (30/10/2016)

En esta entrega de El Bandcamp de la Quincena nos acercamos al lado más oscuro del país de la samba y la bossa-nova, porque Brasil también sabe dar caña, lo demostraron hace más de 30 años Sepultura y Sarcófago y generación tras generación nos llegan siempre bandas interesantes desde esas tierras. Dale a play para iniciar el viaje:

En este caso no nos encontramos con algo tan bruto como las bandas antes citadas, aunque no les envidian nada en cuanto a intensidad. Estos brasileños definen su sonido como “bong rock” y nos llegan desde Mossoró, una región petrolera al norte del país. A pesar de ser un grupo muy reciente, fundado en 2015, este Solve et Coagula ya es su segundo trabajo.

La banda fue fundada y está liderada por su vocalista Lorena Rocha, que desgrana la apocalíptica poesía de sus letras con su tono agudo y nasal sobre los guitarrazos lisérgicos de su compañero Rafaum Costa. Su “bong rock“, como ella lo define, viene a ser un stoner desértico que toma muchos elementos del doom metal, una lluvia de fuzz donde Kyuss, Sleep, Electric Wizard o Cathedral se dan la mano bajo el aglutinador paraguas de Black Sabbath y Pentagram. Canciones basadas en marcados riffs old-school cargados de fuzz donde de cuando se atacan partes con solos atmosféricos muy desert/Josh Homme o donde el distorsionado bajo de Amilton Jr toma el primer plano para generar una sensación de pesadez infinita.

Black Witch

En un guiño al título del disco este se abre con un tema titulado Solve y se cierra con otro llamado Coagula, pero los puntos fuertes vienen en piezas como el apocalíptico riff de Salem, esa pieza que pide a gritos disfrutarla en directo que es Necromancer, la intensa Sumerian Tongues o el tema-single del que han sacado el primer vídeo promo del disco: Sitra Ahra.

No he logrado saber quién es el autor de la portada, pero destacaré que me recuerda en su estilo a la de Dopethrone de Electric Wizard.

Black Witch son una joya que hay que descubrir, tanto su primer EP Aware como este Solve et Coagula con el que se desvirgan en el formato de larga duración. Una hora de excepcional doom-stoner nos ofrece esta bruja negra. Ten cuidado si pones el disco, si te unes a su aquelarre, caerás a sus pies y no podrás sino adorarla, recibiendo a cambio toneladas de satisfacción guitarrero/apocalíptica.

El Bandcamp de la quincena: All Them Witches – Live in Brussels (02/10/2016)

A Nashville nos vamos esta semana en El Bandcamp de la Quincena, una de las ciudades con más tradición musical del planeta.

Aunque esta vez no hablaremos de country, bluegrass o blues, esta vez vamos con una banda de fina psicodelia.

Hay grupos que son asequibles al oído y hay grupos que son más difíciles de escuchar, y All Them Witches están en el segundo grupo. Es una banda que o logra teleportarte a otra dimensión o te aburre profundamente, no hay término medio con su sonido. Si comulgas con su sonido entonces los disfrutarás cosa buena, si no lo haces te dormirás.

All Them Witches

Esta nueva entrega, recogida en directo, es un regalo de la banda a sus fans. Literalmente, ya que si quieres puedes descargarlo sin pagar nada desde su cuenta de Bandcamp (aunque yo decidí hacer un pequeño aporte a sus arcas). El directo se grabó en el mes de marzo de 2016 en Bruselas y se publicó al término de su gira europea de verano, en septiembre. Se trata de un set list largo, con catorce temas, que más o menos viene a ser el que defendieron en eventos como el Sonic Blast, donde encabezaron el primer día. También puedes disfrutar de este directo en vídeo en youtube.

El sonido de All Them Witches bebe del blues, de la psicodelia y del desert rock. Sus canciones tienen muchos elementos atmosféricos y ambientales y el magisterio de nombres como Jimi Hendrix, The Grateful Dead, The Allman Brothers Band, The Doors, algo de Pink Floyd o los Fleetwood Mac de la etapa de Peter Green se hace evidente. Incluso alguna gota de ZZ Top en algún arranque más guitarrero y alguna reminiscencia a Orquesta del Desierto o a los ya tristemente desaparecidos Graveyard, por citar a unas bandas más contemporáneas.

En cuanto a este directo en Bruselas he de decir que se trata de un buen trabajo para tener una visión completa del sonido de la banda, aunque no acaba de capturar al 100% fielmente el sonido de la misma, seguramente sea por no escucharlo al mismo volumen y con la misma carga de graves que se pueden disfrutar en uno de sus directos, donde el sonido parece vibrar por todo tu cuerpo. Eso sí, piezas maestras como The Death of a Coyote Woman, Open Passaways (un tema que me relaja tanto que creo que la DEA va a meter mano y declararlo droga sonora), Dirt Preachers o la final My Last Name is the Blues. Una buena ración de la psicodelia elegante de All Them Witches que debería animarte a intentar vivir la experiencia del directo.

Si conoces y disfrutas ya a All Them Witches este disco debería estar en tu colección, si no los conoces podría ser una buena forma de acercarte a su sonido ya que presenta un buen equilibrio de temas representativos de la banda.

Monolithic Fest: así transcurrió la primera edición.

Hoy tocaba Bandcamp de la Quincena, pero va a salir con retraso. ¿Por qué? Porque toca hacer la crónica del Monolithic Fest.

No había pisado la Sala Malatesta desde su inauguración hace casi un año, y no se por qué tenía el recuerdo de que cuando era la sala NASA era más grande, como si tuviera más fondo. Claro que la última vez que había estado allí fue un concierto de Sex Museum en mayo de 2011, por lo que me puede fallar perfectamente la memoria.

Monolithic Fest

Puntualmente saltaban a escena Big Red Panda que se comieron el marrón de abrir el evento. Y digo marrón porque en Compostela el público no es puntual, así que cuando esta más que interesante banda portuguesa comenzó a desgranar su rock pesado con detalles progresivos y arreglos espaciales de ciencia ficción la afluencia de público no llegaba a las 50 personas. Muy buen concierto de estos chavales, a los que veía por tercera vez, que quedó deslucido por la falta de público y por un sonido bastante mejorable.

Se llenaba algo más sala y salían a escena Supa Scoopa. Ojocuidao con esta gente. En este cuarto trabajo se han tornado más pesados y metaleros, rozando casi el slugde. Ya os comenté que eran una de las bandas gallegas a tener más en cuenta de la actualidad: suenan bien, tienen temas muy potentes y sobre el escenario les sobran tablas y actitud. Nos regalaron un directo intenso, potente y ejecutado con quirúrgica precisión, sin parar de moverse y animar mientras desgranaban sus temas. Una historia de violencia que dejaba al público sediento de más rocanrol.

A The Black Wizards les había visto hace un mes en el Sonic Blast de Moledo. De aquel concierto dije que muy bien, aunque se notaba que la vocalista Joana Brito no tenía la voz al 100% ese día. Ayer por suerte sí estaba en plenitud de facultades y nos brindaron un concierto redondo, casi una hora de su rock pesado y Woodstockiano cargado de fuzz. Saben llenar el escenario, no se les queda grande, tienen una base rítmica muy contundente (cabe destacar el solo con el que cerró el concierto la batería Elena Peixoto), el trabajo de ambas guitarras es muy bueno, aunando influencias de Iommi, Hendrix, Clapton o Alvin Lee, y si siguen esta progresión pueden llegar a un techo muy alto. Sigo insistiendo: son una banda a seguir, son una gente con mucho potencial tanto en estudio como en directo.

Monolithic Fest, Mondo Generator
Una vista de la sala durante el concierto de Mondo Generator

 

Tras las descargas contundentes de Supa Scoopa y The Black Wizards (y de ingentes cantidades de licor café) estaba listo para recibir a los cabezas de cartel por todo lo alto: Mondo Generator. Dentro del stoner Nick Oliveri tiene el honor de haber tocado en Kyuss y Queens of the Stone Age, si lo traducimos a términos baloncestísticos eso es como haber jugado con Lakers y Celtics, así que podríamos decir que Oliveri es el Shaquille O’Neal del stoner. En su set list, junto a los temas de Mondo Generator, se entrelazan otros temas de sus bandas junto a Josh Homme. Cuando se lanzó a tocar una versión de Green Machine la sala enloqueció. Oliveri (NO LO PRUEBA) es un veterano de los escenarios y, con la ayuda de sus secuaces, supo subyugar a la audiencia. Un concierto que tuvo tintes de clase magistral.

Si decía al principio que los Big Red Panda se comían el marrón de tener que tocar de primeros, el que les venía encima a Desert Storm tampoco era desdeñable. Si las tres primeras bandas habían estado muy bien, Mondo Generator acabaron por poner el listón en la excelencia, por lo que los británicos necesitarían firmar una actuación superlativa para salir airosos. Y si tengo que ser sincero creo que no lo lograron. A decir verdad fueron la banda que menos me gustó, tal vez por su estilo más metalero-contemporáneo. Esto derivó en que me centrara más los líquidos placeres del licor café que en su actuación, con las funestas consecuencias que estoy sufriendo ahora.

yoimi
Foto borrosa de Black Smoke Dragon, como mis recuerdos de esa hora.

Cerraban la noche, con cierto adelanto sobre la hora anunciada, los Black Smoke Dragon. Lo tardío, rozando lo intempestivo, de la hora junto a que gran parte del público compartió mi impresión sobre Desert Storm provocó que la sala estuviera muy vacía durante su concierto. Una pena porque fueron un más que digno fin de fiesta, recorriendo ese discazo que es el Earth Have Jaiah y dislocando nuestros pescuezos al ritmo de sus riffs.

Haciendo balance fue una noche muy divertida y muy disfrutable en lo musical, aunque algo falta de público. La coincidencia con un festival de photocall gratuito organizado por la empresa láctea Deleite también en Compostela se notó y se llevó a parte del público local. Como nota negativa diría que el sonido de la sala es mejorable, y como futura consideración para organizar eventos tan largos en una sala añadiría que poder disponer de un puesto donde comer estaría bien. En cualquier caso, poco malo se puede decir a nivel organizativo del trabajo de Black Moon Creep Agency, al menos visto desde el público: los horarios se cumplieron y ninguna banda tuvo que recortar su actuación. Una pena la poca respuesta a nivel de público porque el proyecto de este festival es más que interesante, y estaría bien que pudiese tener continuidad.

Monolithic Fest: la previa

En un par de semanas tenemos la primera edición del Monolithic Fest en Santiago de Compostela, un festival netamente stoner que verá la luz en la Sala Malatesta el 17 de septiembre. Participan algunos viejos conocidos de este blog como The Black Wizards o Black Smoke Dragon. Hace un par de semanas entrevistábamos al organizador, Andrés Cortés, y hoy vamos con una pequeña lista de reproducción de youtube para ir abriendo boca.

Una pequeña muestra del sonido de las bandas que tocarán en dicho festival, con algunas he tenido que tirar de grabaciones en directo más caseras, pero no quería dejarme fuera a nadie.

Monolithic Fest