Musiqueando 14 (20191109)

Si en la entrega 13 iba buscando que el postureo normie me llamase “Elitista” en el Twitter esta semana voy a buscar que los metalfrikis me llamen pacazo y los clasicotes del metal me tachen de modernillo. Vamos con el Musiqueando 14 y arrancamos con un tema de Gary Moore, que estoy muy volcado estos días con el Celtic de Glasgow.

Algunos dicen que Baby Huey, cuyo verdadero nombre era James Ramey, es la mayor estrella del soul que nunca llegó a saber que lo era. Su único disco de estudio se publicó de forma póstuma tras su muerte: The Baby Huey Stroy: The Living Legend. El título ya es una despedida en sí. Huey tenía un talento descomunal pero se cuidaba poco, la suma de sus excesos con el alcohol y la heroína junto a un marcado sobrepeso hicieron fallar su corazón con solo 26 años, privándonos de un excepcional registro vocal, de una garganta que era un verdadero huracán. En su único LP, grabado durante 1970 y publicado en febrero de 1971,cuatro meses después de su muerte, realizó una de las mayores obras del soul psicodélico, incluyendo un par de versiones: una psicodélica y estremecedora revisión de A Change It’s Gonna Come del malogrado Sam Cooke y una revisión del mítico California Dreamin’ que popularizarían The Mammas and the Papas, además de un par de temas propios y varias composiciones de Curtis Mayfield, productor del disco y principal valedor de Baby Huey en el mundillo musical, el único loco decidido a apostar por un músico empeñado en autodestruise. El disco tuvo poco éxito, pues no había mucho interés por parte del sello en invertir dinero para promocionar a un músico ya fallecido del que no podría sacar futuros réditos, pero con el paso del tiempo se convirtió en un trabajo de culto que sería redescubierto por diversas generaciones a través de diversos músicos de hip hop y R&B que utilizaron samplers de sus temas.

Un amigo mío abría el otro día en Facebook un debate curioso, coincidiendo con el 39 aniversario de la publicación del Heaven and Hell de Black Sabbath: ¿preferís el Blizzard of Ozz de Ozzy o el Heaven and Hell de Black Sabbath? Había que razonar la respuesta pero llegué a la conclusión de que es imposible hacerlo. Sopesemos: ambos son dos discos de heavy metal melódico y clásico publicados en 1980, ambos cuentan con una buena producción y un buen puñado de temas icónicos. Uno nos presenta a unos Black Sabbath menos oscuros, influenciados por una naciente NWOBHM, más épicos, casi poniendo la primera piedra de lo que derivará en el género epic doom unos años más adelante, con la dupla Iommi/Geezer en plena forma y con el cambio radical que supone incorporar la voz de un Dio en estado de gracia a la banda. El otro nos trae a un Ozzy que también se aleja del sonido oscuro de los Sabbath clásicos pero virando hacia un sonido más americanizado, más hard & heavy, con músicos estadounidenses, con sus líneas de voz más trabajadas y presentando en la guitarra al Randy Rhoads más pirotécnico. Desde otra óptica también podría decirse que aunque ambos son dos discos sobresalientes y excelentes ninguno de ellos es un disco especialmente rompedor, ninguno marcaría un punto de inflexión en el heavy metal que nos permitiera darle un mayor valor histórico que al otro. Así que razonando la respuesta la única respuesta racional es que no hay respuesta racional posible, la elección recae en las tripas y el corazón y para mí ahí no hay duda: cuando tenía 14-15 años el Long Live Rock and Roll de Rainbow y el Heaven and Hell de Black Sabbath eran mi banda sonora, me los sabía de memoria. Por puro sentimentalismo gana el Heaven & Hell.

Volemos ahora a la ciudad italiana de Parma, capital del histórico Ducado de Parma, situada en un bello paraje de la Emilia-Romagna. Abramos un espumoso Lambrusco y sirvamos una copa mientras ponemos el disco debut de AyahuascA, un trabajo que se publicó el pasado día de difuntos. Se trata de un disco conceptual publicado por el sello australiano Salty Dog Records titulado Naad, donde se nos explica qué es Naad: una entidad antropomórfica que representa el aparato auditivo del universo y la capacidad de escuchar nuestras propias emociones. La voz de Domiziana Pritchard nos irá conduciendo por ese viaje de descubrimiento a través de sonidos psicodélicos durante 10 cortes de inspiración sesentera y cabaretera deudora de gente como The Doors.

Hace unos días, el 25 de octubre, los madrileños Grim Comet publicaban su nuevo trabajo: Afterlife, así que lo he celebrado comprándome toda su discografía en Bandcamp. Siguen mostrando una evolución que los aleja del sonido más doom metal de sus inicios y los acerca a sonoridades más rockeras. En este nuevo trabajo abren ya con un riff crudo decorado con toques de slide sureño y bluesero que no puede sino evocar al gran Billy Gibbons de ZZ Top y si bien hay guiños durante todo el LP a los Corrosion of Conformity más rockeros o a los Metallica en su etapa Load/Reload, el disco parece por momentos querer incorporar elementos del hard rock más crudo y de la depresión grunge noventera, con detalles donde parecen lanzar guiños a bandas tan diversas como Soundgarden, Candlebox, Pearl Jam, Bush o hasta Chris Rea. Con todo se trata de un trabajo muy variado en el que se han dado el gustazo de experimentar en muchas direcciones musicales.

Y a Vigo nos vamos para cerrar la entrega de esta semana con Mano de Piedra, que también han publicado largo debut estos días (previamente habían sacado un EP hace como cosa de dos años). Algunos les han catalogado como la resurrección de los míticos Supa Scoopa por la presencia de su guitarrista Mano, pero aunque molaría tener a otros Supa Scoopa no será en este proyecto donde vayas a encontrarlos pues Mano de Piedra tienen un sonido mucho más brutote y metalero. Today’s Ashes navega más por las aguas de un sludge metal  que no hace ascos a tomar prestados elementos del death ‘n roll, el metalcore o del doom. Un disco de metal agresivo y contemporáneo con una gran producción de Iago Alonso que les sitúa como una de las bandas más interesantes que seguir en el cercano 2020.

La instrucción With…End With de Visual Basic

Unas de las cosas más cómodas de la sintaxis de Visual Basic es la instrucción WITH…END WITH que, básicamente, nos permite acceder a los miembros de un objeto sin repetir su nombre constantemente.

La sintaxis básica sería la siguiente:

WITH Objeto
'lo que vayamos a hacer
'con sus miembros
END WITH

Dicho así no se entiende bien, pero con un ejemplo lo vemos claro. Tenemos aquí un objeto Mensaje y sus miembros son los valores que necesitamos para enviar un email:

 With Mensaje
   Set .Configuration = iConf
       .To = "correo@gmail.com"
       .From = "Donnie"
       .Subject = "Ejemplo with"
       .HTMLBody = correoHTML
       .Send
End With

Como podéis ver esta sintaxis nos ahorra escribir la referencia al objeto Mensaje antes de cada uno de sus elementos. Es a su vez cómodo para escribir y para leer el código.

Es posible anidar una sentencia WITH dentro de otra para acceder a un objeto interno, pero esto puede hacer nuestro código más difícil de leer.

With obVentana
    With .Etiqueta
        .Mensaje= "Esto es un aviso."
        .Fondo = Brushes.DarkSeaGreen        
    End With

    .Titulo = "VENTANA DE AVISO"
    .Show()
End With

Expresión regular en PHP para validar todo tipo de urls

Esta es una expresión regular que me he encontrado hoy modificando un antiguo proyecto en PHP y que podemos usar para validar tanto direcciones de email como direcciones url, recurriendo a la función preg_match() de PHP.

/((([A-Za-z]{3,9}:(?:\/\/)?)(?:[-;:&=\+\$,\w]+@)?[A-Za-z0-9.-]+|(?:www.|[-;:&=\+\$,\w]+@)[A-Za-z0-9.-]+)((?:\/[\+~%\/.\w-_]*)?\??(?:[-\+=&;%@.\w_]*)#?(?:[\w]*))?)/

Investigando un poco he dado con el autor, o al menos con quien parece ser la primera fuente en publicar dicha expresión: Matthew O’Riordan. Aquí un link al hilo de StackOverflow donde lo explica.

¿Qué significa que un teléfono o tablet es IP68 o IP69K?

Me preguntaba un amigo el otro día que significaba IP68 porque le habían ofrecido un teléfono Ulefone que en su descripción destacaba esa característica. IP será la abreviatura de Ingress Protection, protección de entrada en castellano y se trata de un estándar internacional para medir y certificar la resistencia de un dispositivo electrónico ante cuerpos extraños. Este estándar es definido y regulado por la normativa IEC 60529 (equivalente a la EN 60529 de la Unión Europea).

El primer número define el nivel de resistencia ante intrusiones o cuerpos sólidos:

  • X: Implica que no hay datos disponibles
  • 0: No hay ningún tipo de protección ante el acceso o el contacto con cuerpos sólidos
  • 1: Protección contra cuerpos mayores de 50 milímetros de diámetro.
  • 2: Protección contra cuerpos mayores de 12.5 milímetros de diámetro y 80mm de longitud. Por ejemplo, un dedo podría penetrar dentro del dispositivo
  • 3: Protección contra cuerpos mayores de un diámetro de 2.5 milímetros. El dispositivo podría ser penetrado por algunas herramientas o cuerpos de más de ese tamaño.
  • 4: Protección contra cuerpos sólidos de más de un milímetro de diámetro. El dispositivo solo podría ser penetrado con algún tipo de hilo o con herramientas de precisión.
  • 5: Protección contra polvo grueso, arena, etc. Puede entrar una cantidad de polvo en el dispositivo pero no suficiente para dañarlo.
  • 6: Dispositivo totalmente estanco al polvo.

El segundo número lo que marcaría es su nivel de estanqueidad ante el agua:

  • 0: Sin protección.
  • 1: Protegido contra la condensación
  • 2: Protección contra gotas de agua que caen con un ángulo de 15º sobre la posición normal del dispositivo, testeado con cuatro ejes.
  • 3: Protección contra gotas de agua que caen con un ángulo de 60º sobre la posición normal del dispositivo, testeado con cuatro ejes y con agua vertida en forma de spray.
  • 4: Protegido contra salpicaduras en cualquier dirección
  • 5: Protegido contra chorros en cualquier dirección.
  • 6: Protegido contra chorros y olas.
  • 7: Protegido contra una inmersión total durante un corto espacio de tiempo.
  • 8: Protegido contra una inmersión total durante un largo espacio de tiempo. Generalmente es testeado de 3 a 1.5 metros de profundidad durante 30 minutos.

¿Y la IP69K?

Pues en este caso iría un paso más allá en cuanto a estanqueidad. Fue regulada originalmente por el estándar alemán DIN 40050-9, que posteriormente sería substituído por la normativa ISO 20653. En el estándar EN 60529 sería IPX9.

Básicamente IP69K testearía la resistencia del dispositivo ante líquidos a alta presión y alta temperatura, con agua a 80 grados, a una presión de entre 80 y 100 bares a una distancia de 10 o 15 centímetros desde cuatro ángulos distintos, aplicando 30 segundos por cada ángulo.

Así que si necesitas un equipo electrónico para trabajar en condiciones duras, de polvo extremo, humedad extrema, arena, etc… buscar un dispositivo que cumpla estos estándares sería una buena idea.

Musiqueando 13 (20191023)

Después de la anterior entrega del Musiqueando dedicado a bandas sonoras, y de otras tres anteriores monotemáticas vamos a volver al desordenado esbardalle musical habitual, para que los del postureo normi en Twitter me puedan seguir llamando elitista. La primera canción, a manos del violinista Patrick Contreras, que sirva un poco de introducción para el siguiente bloque:

Funkadelic son cosa tremenda y llevo demorando doce Musiqueandos el dedicarles unas líneas. Sí, en mi cabeza ya estaba hablar de su legado en la primera entrega pero por unas cosas y por otras, que si novedades una semana, que si artículo temático otra… ahí se quedó en el tintero. La historia del grupo es curiosa: nacieron en 1964 como un proyecto paralelo de George Clinton con el que telonear a su banda The Parliaments (posteriormente se convertirían en Parliament por temas legales) y comenzaron a llamarse Funkadelic allá por el ‘68 tras una serie de disputas legales con la discográfica. En sus inicios bebían mucho de la psicodelia de Hendrix y Sly & The Family Stone y de hecho sus tres primeros discos, tres discazos esenciales, están muy en esa línea que fluctúa entre el rock más ácido y el soul psicodélico: el homónimo Funkadelic, el Free your Mind… your ass will follow y la joya de la corona de su primera etapa que a su vez marca el fin de esta, Maggot Brain donde por última vez compartían guitarras Eddie Hazel y Tawl Ross. Los setenta continuarían con varios cambios de formación, con la resurrección de Parliament que alcanzarían el éxito durante la moda del disco-funk y separándose de la psicodelia y el rock para acercarse más al funk puro, añadiendo según la etapa elementos disco o boogie. Tras una serie de discos aceptables pero sin la brillantez épica de su primera etapa a finales de esa década publicarán otras dos auténticas joyas: el conceptual y musicalmente muy variado One Nation Under a Groove de 1978, donde repasan a fondo su propia mitología funky y donde se marcan uno de mis solos guitarreros favoritos en el tema Who Says a Funk Band Can’t Play Rock, y el más discotequero Uncle Jamm Wants You, disco que marcaría profundamente los inicios del rap y el hip-hop, del que extrajeron bases raperos como De La Soul, Ice Cube o Dr. Dre y del que tomaron su nombre el colectivo de dj’s Uncle Jamm’s Army. En 1980 habría una escisión en el núcleo de Funkadelic que se separaría en dos bandas: una liderada por Clinton que en 1981 publicaría el notable The Electric Spanking of the War Babies y otra con el resto de vocalistas que sacarían el bastante mediocre Connections & Disconnections. Las disputas legales por el nombre y la pérdida de interés comercial en el disco-funk llevarían a la desaparición del grupo. Pasarían 26 años hsta tener nuevos discos de Funkadelic: en 2007 el By Way of the Drum, con material originalmente grabado para un disco de 1983 que no llegaría a publicarse en aquel momento, y en 2008 el Toys, que contenía temas rescatados de demos inéditas de los ’70. Habría que esperar a 2014 para tener un disco con material realmente nuevo: First Ya Gotta Shake the Gate, un disco triple compuesto por 33 canciones en referencia a los años pasados desde su último disco original. Con una orientación más R&B este disco cuenta con la colaboración de dos de los nietos de Clinton, una casi poética muestra de cómo han pasado los años desde el nacimiento de su nación funkadélica.

Mdou Moctar ha sido uno de mis últimos descubrimientos en uno de esos directos de la KEXP. Un guitarrista, cantante y compositor tuareg que desde Níger comenzó a practicar una fusión de un pop-rock deudor del estilo de Mark Knopfler con sonidos y técnicas de la música tradicional bereber y del folclore hausa, cantando tanto en lengua tamashek como en inglés. Comenzó como cantante en bodas y eventos privados y grabó en 2008 su primer disco, un trabajo nunca publicado oficialmente pero que se distribuyó por el Sahel a través del intercambio de tarjetas de memoria o de ficheros de audio almacenados en teléfonos móviles. Tras eso aparecería en un par de recopilatorios que recogieron esos temas que se almacenaban y distribuían por medio de la telefonía móvil para darles salida a los mercados occidentales, consiguiendo una buena acogida que le llevaría a grabar su segundo trabajo en 2012 que ya se distribuiría por canales convencionales y a nivel mundial. Después de publicar aquel disco ha tenido una larga y prolífica trayectoria. Su último trabajo de este mismo 2019, Ilana: The Creator, le aproxima a sonoridades ácidas y del rock psicodélico fusionadas con sus raíces en la música bereber.

Los tejanos Crypt Trip estarán esta semana de gira ibérica. El power-trio publicó en la primera mitad del año Haze Country con el sello Heavy Psych Sounds donde su hard rock de inspiración retro a lo Cactus y con alguna concesión a la psicodelia se conjuga con elementos del rock sureño de Lynyrd Skynyrd o los Allman Brothers, algo de boogie vacilón de ZZ Top y The Georgia Satellites y mucho del country rock de Marshall Tucker Band o The Byrds. Una mezcolanza sureño-estadounidense que en otro tiempo les podría haber proclamado sucesores de los Black Crowes pero que hoy por hoy no encontrará el apoyo mediático para abrirse a grandes mercados. Pasarán desapercibidos para la mayoría de la prensa pero no deberían hacerlo para los amantes del rock más clásico, pues su sonido sin renunciar a unas claras raíces setenteras es fresco y variado, saben inspirarse de muchos sitios sin sonar a copia de nada y eso, hoy por hoy, es de un tremendo mérito.

Y si seguimos por la senda de las novedades vamos a mirar para Alemania pues los berlineses Kadavar celebran su noveno aniversario lanzando su quinto trabajo en estudio: For the Dead Travel Fast. Poco a poco en sus directos y también disco tras disco han intentado mostrarse más técnicos y virtuosos y han tratado de hacer mayores alardes de técnica, su evolución siempre ha apuntado en esa dirección. Su nueva entrega  se aleja de los riffs más crudos y desnudos para apostar por canciones con pasajes atmosféricos, con mayor teatralidad, líneas vocales más barrocas y trabajadas y elementos heredados del rock sinfónico y progresivo que añaden a sus riffs de magisterio sabbathico. Lento, pesado, con pasajes que parecen hacer guiños a Rush o a Genesis pero sin querer alejarse demasiado de Iommi o Pentagram, probablemente se trate de su disco menos directo, una apuesta que tal vez les aleje un poco de los seguidores de The Sword y les acerque más a los fans de Dead Meadow, un cambio tranquilo, evolución progresiva sin ruptura radical.

Y vamos a cerrar la entrega con una versión curiosa: en los años 60-70 en Perú se popularizó la fusión de la cumbia con elementos de géneros que estaban triunfando en la música popular anglosajona, véase soul, rock y psicodelia. Por un lado daría discos muy interesantes, de los que hablaremos otro día con calma, y por otro lado esta tendencia quedaría soterrada por una evolución del género a sonidos más bailables y menos densos. Mustard son un grupo de músicos españoles afincados en Reino Unido que han querido recuperar parte de ese espíritu, aunque su música va más en un rollo electrónico minimalista incluyen elementos latinos que ellos definen como electrofolk. Aquí queda su versión del popular Cariñito que compusieran allá por los 60 Los Hijos del Sol.

Pexels: fotografías libres para tus webs o proyectos

Tal vez te suene el título del artículo… porque hace unos meses firmaba otro llamado Unsplash: fotografías libres para tus webs o proyectos. ¿Por qué autoplagiarme el título (y algún párrafo a continuación)? Pues porque la idea es la misma: presentar una página con recursos fotográficos libres.

Pexels es un sitio web donde diversos fotógrafos comparten su trabajo de forma gratuita. Ya sea porque necesites materiales para ilustrar una web corporativa, un artículo en un blog, un trabajo académico, o incluso si solo quieres imprimir una taza bonita para regalar o cambiar el fondo de pantalla de tu escritorio, se trata de un recurso muy útil.

Su licencia nos dice que sus fotos son de uso libre, que de hecho no se requiere siquiera dar crédito al autor (aunque se recomienda, por educación) y que también podemos modificar la imágenes creativamente.

La exploración por categorías creo que es peor que la de Unsplash, pero aun así tiene una buena colección de fotos muy útilesy tampoco faltan los gatos, claro.

Photo by Pixabay from Pexels

Quitar saltos de línea y espacios dobles en LibreOffice 6 Writer

Es posible que haya pasado con más de un procesador de texto: copias algo de un pdf o de una web, lo pegas y te queda hecho un cristo el pegado, con algunos espacios dobles y con saltos de línea absurdos. ¿Cómo se arregla esto? Pues aquí te cuento.

Quitando saltos de línea:

  1. Vamos a Herramientas -> Corrección Automática ->Opciones de Corrección Automática
  2. En la pestaña de Opciones marcamos Combina los párrafos de una línea a partir de 50%. Haciendo doble click podemos modificar el porcentaje. Una vez marcado pulsamos Aceptar.
  3. Seleccionamos el texto que queremos corregir
  4. En el cuadro Aplicar Estilo de la barra de Formato, escogemos el valor Estilo Predeterminado.
  5. Después vamos a Herramientas -> Corrección Automática -> Aplicar.
  6. Es posible que nos queden todavía líneas mal tras este cambio masivo. Nos vamos a Editar-> Buscar y Reemplazar. Allí expandimos el botón de Más Opciones y marcamos la casilla Expresiones Regulares.
  7. Ponemos tanto en el cuadro de Buscar como en el de Sustituir la cadena \n. Esto cambiará los saltos de párrafo heredados por saltos de línea acordes a nuestro formato tan pronto le demos a Sustituir Todo.

Quitar espacios dobles:

  1. Nos vamos a Editar-> Buscar y Reemplazar.
  2. En el cuadro de Buscar ponemos dos espacios
  3. En el cuadro de Sustituir pones un solo espacio.
  4. Le damos a Sustituir Todo.