Spyware ¿qué es? ¿cómo nos protegemos?

Está la prensa española hablando mucho de spyware estos días, primero por el espionaje a políticos catalanes de ideología independentista a través del software Pegasus o de otros programas de la empresa Candiru denunciado por la asociación canadiense Citizen Labs, después porque el propio gobierno central haya denunciado que los teléfonos de la ministra de Defensa y del propio presidente han sido también espiados a través de la conocida aplicación de NSO. Aquí no vamos a analizar el caso, que ya hay mucha gente hablando del tema y mejor informada que yo, sino que nos vamos a hablar de lo básico sobre software espía: definición y cómo minimizar el riesgo.

¿Qué es un spyware?

Cuando hablamos de spyware hablamos de una tecnología, un código malicioso que se usa para extraer datos de un sistema de información (ordenador, red de ordenadores, teléfono, tablet…) sin el consentimiento ni conocimiento de sus usuarios. Puede usarse para robar contraseñas de distintas cuentas, credenciales de acceso a servicios en la nube, datos bancarios, correos electrónicos, ficheros almacenados, cookies de navegación… en fin, en general cualquier tipo de información que pase por el equipo infectado. El spyware recopilará información que se descargue o se genere en el dispositivo y la enviará después a un dominio que pertenezca al atacante para que este pueda analizarla. Dado que si analizamos el tráfico de nuestra red podríamos detectar la infección si vemos un tráfico inusual hacia una web extraña, estos dominios suelen estar «camuflados» con nombres similares a los de empresas legítimas o con nombres que sugieran que son páginas inocuas, además es habitual que se reparta el envío de tráfico entre varios dominios para que el volumen de información enviado no sea llamativo.

¿Quién se sirve de este tipo de software? Pues cualquiera que tenga la intención de espiar a alguien, esto abarca desde ciberdelincuentes hasta fuerzas de seguridad, pasando por gobiernos, servicios de inteligencia e incluso medios de comunicación o empresas. Desde el saqueo de cuentas a través de banca móvil a la estrategia geopolítica, pasando por el espionaje industrial, se han detectado este tipo de ataques en muchos y diversos casos. Los objetivos del espionaje pueden ser tanto empresas como gobiernos, instituciones o personas particulares.

¿Es ilegal su uso? Creo que legalmente en España estaría en el mismo supuesto legal que las escuchas telefónicas, podría ser autorizado por un juez en determinados supuestos para una investigación criminal, al menos es lo que interpreto leyendo esta circular de la Fiscalía General del Estado, de 2019 que hace referencia a las modificaciones en la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 2015. Es evidente que cuanto menos control público exista sobre un gobierno, cuanta menos separación de poderes exista en un estado, más podrá este abusar de estas aplicaciones.

¿Cómo nos protegemos?

Bueno, si recordáis las entradas sobre apps maliciosas, sobre rogueware o sobre distintos tipos de troyanos (que son tres de las formas en las que nuestro dispositivo puede acabar infectado) hay varios puntos a seguir:

  • Tener nuestro software actualizado. Si vemos artículos técnicos hablando sobre Pegasus una de las cosas que comprobaremos es que se servía de vulnerabilidades de iOS, Android o Whatsapp que fueron parcheadas posteriormente, por lo que es fundamental mantener las actualizaciones al día.
  • Revisar los permisos de las aplicaciones. A veces el spyware puede estar escondido en una aplicación que nos hemos descargado pensando que sirve para otra cosa, es importante comprobar que los permisos que pide la aplicación al instalarse sean coherentes con el uso que se le va a dar. Por ejemplo, si descargamos un app que nos de la predicción del tiempo atmosférico es normal que pida permisos sobre nuestra ubicación (para darnos la predicción del sitio en el que nos econtremos), pero debería alarmanos que nos los pida, por ejemplo, sobre nuestra lista de contactos.
  • Instalar un app que nos ayude a gestionar la seguridad. Yo siempre recomiendo usar la aplicación de seguridad Conan, del CCN.
  • Ojo con las cosas que descargamos, hay que comprobar siempre que vengan de una fuente legítima. Como también se ha visto en el caso Pegasus, se utilizaban ficheros PDF infectados para ejecutar remotamente código en el dispositivo que instalaba el software espía.
  • Analizar nuestro tráfico de red. Esto ya es para usuarios avanzados o profesionales, revisar el tráfico de la red y comprobar con qué dominios se comunican puede ayudarnos a descubrir un software espía oculto en algún equipo.
  • Reiniciar el teléfono regularmente. Aunque parezca una chorrada tiene su sentido. Según investigadores de la empresa de antivirus Kaspersky el reinicio regular del dispositivo dificulta el espionaje ¿Por qué? Pues porque según parece los más sofisticados spywares (ahora sí que hablamos de Pegasus o de otras herramientas millonarias) que son capaces de infectar dispositivos con técnicas «0-click» (es decir, que no requieren de una acción concreta del usuario) no instalan nada en el dispositivo para reducir su rastro, sino que se cargan en la memoria en tiempo de ejecución. Esto implica que si el teléfono se apaga ese código malicioso desaparece y el atacante tendría que volver a infectar el dispositivo para volver a espiarlo.
  • Repensar las políticas BYOD. Hace unos años desde distintas webs dedicadas a economía y negocios se nos decía que los teléfonos corporativos estaban «muertos«, que ahora lo que se llevaba era el bring your own device, es decir, que cada uno se traiga al trabajo su propio dispositivo. Lo que se vendía como una forma de mejorar la comodidad del usuario y su «libertad» (palabra multiuosos para múltiples estafas), y que realmente no era más que una forma de buscar que las empresas ahorrasen en la compra de dispositivos, ha acabado por convertirse en uno de los eslabones más débiles de la ciberseguridad empresarial. Es otra de las cosas que hemos visto en el asunto Pegasus: los teléfonos de cargos públicos se utilizaban como si fuesen personales, instalaban y descargaban más o menos lo que querían y no había unas reglas de seguridad rígidas al respecto de su uso. También hay que decir que en el caso de las últimas versiones del polémico y ahora popular software de NSO no era necesario que el atacado descargase nada, el atacante podía infectar el dispositivo sin que el usuario participase, pero en la mayoría de spywares sí suele infectarse el dispositivo a través de algún malware introducido mediante phishing.

Todos estos consejos nunca nos garantizarán una protección total (puede que nos encontremos con un spyware que explote una vulnerabilidad todavía no solucionada y que incluso permita ataques del tipo «0-click» antes mencionados, o que no sea detectable por el software antivirus por ser todavía muy nuevo), pero sí que nos pueden ayudar a minimizar el riesgo de ser atacados. Siendo realistas, es poco probable que algún servicio secreto o gobierno tenga interés en espiar a un ciudadano medio que no tenga un cargo político, pero sí es cierto que cualquiera puede ser víctima de un ataque que intente robar sus datos bancarios o incluso, en según qué profesiones, datos relativos a su trabajo, como por ejemplo en casos de espionaje industrial, o en el espionaje a periodistas de investigación del que se han reportado múltiples ejemplos. Ante los más modernos spywares, los que se venden como un servicio por el que se cobran millones, es complicado y a veces hasta imposible defenderse (por eso se pagan millones), pero hay muchos otros más baratos y usados por delincuentes de todo tipo contra los que podemos estar más seguros teniendo un poco de cuidado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.