Se acabó la NBA, se acabó la ACB… y ganó Don Nelson

Acaban de terminar las finales de la ACB hace menos de una hora. Antes de que estas comenzaran lo hacían las de la NBA (no escribí nada al respecto, me lo guardaba para hoy). El resultado de ambas nos dejan muchos puntos en común. Así de primeras, hace un rato en mi cuenta de Facebook ponía mi análisis rápido de la final de la ACB:

+Laso ha entendido el basket a día de hoy: circulación de balón y ametrallar desde el triple (veamos últimos campeones NBA: Spurs y Warriors). Con un abuso del tiro de tres la solidez del juego interior es secundaria porque se genera mucho rebote largo. Un pivot atlético (como Slaughter), móvil (Felipe Reyes, Ayón) o incluso un tres jugando de cuatro (Nocioni) son más útiles en este sistema que los “cincos” de la vieja escuela (Pleiss, Tomic) porque el impacto del rebote ofensivo para conseguir segundas oportunidades de anotación se pierde. Dicen que es blando y que no manda en el vestuario, pero su estilo mantiene al grupo cohesionado.

+Pascual se ha perdido en su propio ego. Tras años de éxitos, como le pasó a Ettore Messina, se cree infalible. Castiga a Hezonja estúpidamente porque no quiere que salte a la NBA. Sigue limitando a sus jugadores porque Creus ficha perfiles que no se adaptan a lo que realmente necesita y a su vez él no quiere adaptar su juego a su plantilla. Tiene un cuatro que empezó su carrera como tres, Doellman, pero se empeña en hacerle jugar cerca del aro, de espaldas, como si fuera Lorbek. Hace cambios de balonmano menos con Pleiss, al que infrautiliza quemando a Tomic un montón de minutos en pista. Quiere que sus bases se encasillen en un juego mecánico y con esto les limita, sobre todo a Marcelinho que es de perfil anárquico. Satoransky se adapta mejor a su sistema, pero también parece estar desaprovechado. Al final han acabado dependiendo de un Navarro con 35 años y destrozado físicamente, que le salvó en la semi pero que no llegó a la final. Pascual sigue copiando el estilo de Obradović de principios de los dosmiles hasta cuando Obradović ya no juega así.

Una constante en la prensa baloncestística en los últimos años, pero sobre todo en este último, es hablar de la importancia del triple como arma ofensiva por ser más eficiente que los tiros de media distancia, que poco a poco han ido desapareciendo del juego. No hace mucho Gonzalo Vázquez no hablaba de esto en JotDown, y lo ha hecho durante todo el año Ramón Trecet también. Y el propio Trecet me daba la razón en Twitter cuando le comentaba que esta evolución ya la adelantó Don Nelson. Pero bueno, vayamos por partes.

Como ya dije en el comentario citado arriba “veamos a los dos últimos campeones de la NBA“. Los Spurs de 2014 desplegaron un juego coral y una circulación de balón como no se veía desde los Celtics de 1986, y uno de los puntos clave de ese equipo era la versatilidad de Boris Diaw, un “cuatro” que comenzó su carrera de “dos”. Su capacidad para pasar el balón, su movilidad sobre la cancha… por una lado “ensancha” la pista para que los tiradores exteriores (Belinelli, Bonner, Green) puedan lanzar con mayor comodidad. Este hecho, junto a la mejora del juego en el tercer partido cuando entró fugazmente David Lee (si no le hubieran destrozado las lesiones ¿qué habrían sido capaces de hacer los Warriors este año?) es lo que parece que inspiró a uno de los asistentes de los Warriors esta temporada para convencer, primero a Luke Walton y luego a Steve Kerr, de que lo mejor sería prescindir de Bogut para buscar un mayor dinamismo. El riesgo, claro está, es el daño que pueda hacer Mozgov por dentro, pero asumen que los beneficios en la circulación de balón lo compensarán. Su análisis no puede ser más acertado: Mozgov se casca 28 puntos con unos porcentajes impecables bajo el aro en el cuarto partido, pero los Warriors se llevan la victoria. Consciente de esto Blatt intentará jugar a lo mismo dejando al ruso sentado la mayor parte del quinto partido, pero en ese juego los Warriors son los reyes. ¿Y si miramos el tercer partido de la final de la ACB? Tomic 29 puntos, con 14 de 15 en tiros de 2, pero cae ante un Madrid que firma 14 de 23 desde el triple, un 61%. Dato clave, a pesar de esa efectividad de Tomic, sólo ha recibido dos faltas, no consideran clave frenarle cerca del aro sino el no permitir triples al Barcelona.

Y hablemos de Don Nelson, que como ya he dicho, es el gran ganador. ¿Por qué?. Hagamos historia: Nelson llega a la NBA como jugador en 1962, tras haber sido dos años all-America en la universidad de Iowa. Ni en los Chicago Zephyrs ni en los Lakers triunfa, pero tras ser cortado por estos recala en los Celtics, donde se convertirá en un jugador importante saliendo desde el banquillo, ya que es un alero versátil que puede ser tanto un tres como un cuatro. Se retirará tras 14 temporadas en activo, cosechando con los Celtics 5 anillos siendo el “sexto hombre” del equipo. Justo tras retirarse como jugador, tras su quinto título, se convierte en General Manager y entrenador de los Milwaukee Bucks. Si bien, en una de esas “injusticias históricas” que tiene el basket, Nelson jamás lograría un anillo como entrenador (como también le pasó a otro genio de los banquillos NBA como fue Jerry Sloan) sí fue reconocido con tres títulos a Mejor Entrenador del Año (es el entrenador que más veces lo ha ganado), siendo campeón del mundo entrenando a la selección estadounidense en 1994 y en 2010 se convertiría en el entrenador con más victorias de la historia de la NBA, al conseguir 1335. Resumiendo en una frase: esto nos da una perspectiva de que el tío algo de basket sabe.

Don Nelson tirando
Su mecánica de tiros libres era peculiar, a una sola mano. A pesar de lo poco ortodoxo del tiro hizo un 76% a lo largo de su carrera

Allá por finales de los años 70 fue Nelson quien comenzó a desarrollar el concepto de point-forward: un alero capaz de subir el balón como si fuera un base. Esta idea surge, según cuenta la leyenda, cuando durante un partido Nelson se queda sin bases por las lesiones y decide que es mejor que el encargado de dirigir la pelota sea Marques Johnson (jugador que se autoadjudica haber acuñado el término) en lugar de tener que sacar al tercer base del equipo a dirigir. Los Celtics rápidamente adaptarán esa idea a su juego aprovechando las excepcionales cualidades técnicas de Larry Bird, y Phil Jackson lo practicará con éxito fusionado con el triángulo ofensivo de Tex Winter, tanto en los Bulls (con Jordan y Pippen repartiéndose las tareas de creación de juego ofensivo) como con los Lakers (donde Kobe Bryant capitalizará el juego).

A finales de los 80 Nelson dejará los Bucks, se tomará un año sabático y recalará en los Golden State Warriors tras el descanso. Allí se encontrará con una plantilla corta de talento en el juego interior pero sobrada en el exterior (Chris Mullin, Tim Hardaway, Sarunas Marciulionis y Mitch Richmond). La configuración de este equipo le llevará a jugar minutos prescindiendo de pivots, con dos aleros como interiores. También, aprovechando la presencia de un Ralph Sampson ya destrozado por las lesiones y del larguísimo Manute Bol, insistirá en intentar conseguir que los jugadores interiores lancen de tres (Sampson lo hacía con solvencia, pero las lesiones habían acabado con su carrera, y Bol intentó aprender pero no consiguió forjar una mecánica solvente), ya que según su análisis un triplista de esa estatura sería intaponable. Durante años consideraron que la idea del cuatro/cinco con capacidad para lanzar triples era una locura de Nelson (salvo contadas excepciones como Sampson hasta que el cuerpo dijo basta, Bill Laimbeer o los últimos años de Jack Sikma, no se había visto en la NBA), pero finalmente, en 1998, podrá relanzar con éxito su teoría. Ese año comienza su segunda temporada como entrenador y GM en Dallas Mavericks, tras un año de descanso y otro deportivamente bastante tumultuoso con los Knicks. En el draft de esa temporada, tras una astuta negociación, se hace con el número 8, un chaval alemán llamado Dirk Nowiztki, junto al que llegará el canadiense Steve Nash, a cambio del número 6, el orondo “Tractor” Traylor. Nelson dice que acaba de fichar al que va a ser el mejor jugador del mundo. Nadie le toma en serio. En 2007 le darán el MVP de la NBA, lo que a su vez daba la razón a Nelson. En Nowitzki el veterano entrenador ve lo que necesitaba en Golden State para confeccionar un equipo ganador: un jugador de 2,11 capaz de lanzar con solvencia de tres y de jugar tanto de frente como de espaldas. Es en esa época cuando leo una larga entrevista con él, allá por 2003, en la que insiste en varios conceptos: no hay que fijarse en los porcentajes de tiro tal cual, sino en el true shooting percentage, ya que da una muestra más adecuada de la efectividad de un tirador (y usa esta estadística para demostrar que Nash es el tirador más efectivo de la NBA) y que quiere volver a jugar sin pivot, pero esta vez no por necesidad como en los Warriors sino que configura una plantilla para ello (fichando a Antoine Walker, pero su bajísimo porcentaje en tiro de tres ese año, que no alcanza el 30%, limitará el concepto de Nelson). Su teoría es que para vencer a los Lakers del dominante O’Neal será el mejor sistema, ya que nadie (excepto el veterano Sabonis en el 2000) ha logrado limitar en ataque a Shaq, así que en lugar de frenarle quiere desgastarle en defensa haciéndole salir al tiro exterior para cansarlo. La estrategia parecía buena, pero a Cuban le da la locura impaciente, dice que los experimentos en casa y con gaseosa y al año siguiente le ficha a Dampier dejando marchar a Nash para hacerle hueco salarial (Cuban admitió años después que ese movimiento fue el peor de su carrera en cualquiera de sus empresas). Tras esto Nelson abandonará los Mavericks mediada la temporada 2004-2005 y volverá unos años a los Warriors, para retirarse en la temporada 2009-2010. En el Draft de 2009 recomendará a Larry Riley draftear a un base por el que nadie apuesta por su supuesta “flojera” muscular: Stephen Curry. Seis temporadas más tarde este ha sido el MVP de la NBA y ha capitaneado a los Warriors al anillo.

Nelson el Visionario

Veamos los equipos finalistas esta temporada en la NBA y cuántos conceptos del juego de Nelson están presentes en ambos:

  • Uso del triple como arma por ser una forma más eficient de anotar: Llevado al extremo por los Warriors, pero practicado también por los Cavaliers.
  • “Cuatro” tirador: Si bien en los Cavs no lo vimos por la lesión de Kevin Love en primera ronda, habría sido así de tenerle sano. En los Warriors esta figura la ha reprensentado Draymond Green
  • Jugar sin pivot: La clave de los Warriors para ganar el título, dando el vuelco en el cuarto partido. En el quinto lo intentará también los Cavs, jugando con Tristan Thompson de cinco y LeBron de cuatro.
  • Alero subiendo el balón: En Golden State no lo practican por tener un base de excepcional nivel como Curry, pero sí los Cavaliers que ya desde mediados de temporada se dieron cuenta de que el equipo funcionaba mejor si subía el balón LeBron que si lo hacía Irving. En la final, con el limitado Dellavedova, esto ya se llevó al extremo.

En cuanto a la ACB, el concepto de alero subiendo la bola no es tan habitual, pero la importancia del triple se refleja en un dato del tercer partido: El Barça tira 10 tiros más que el Madrid, y consigue 5 puntos menos. El triple (recordemos, Madrid firma un 61% hoy, Barcelona un 33%), esencial.

Así que puede que Nelson nunca ganara un anillo como entrenador, pero sus conceptos si lo hicieron en manos de otros. No sólo este año: los Spurs de Popovich la pasada campaña con Diaw como cuatro y Duncan como cinco capaz de abrirse y jugar de cara, los dos anillos de Spoelstra usando muchos minutos de pareja interior a LeBron/Bosh, los Mavs campeones en 2011 con cuatro tirador abierto (Nowitzki, el protegido de Nelson), los Lakers campeones en 2009 y 2010 prescindiendo del base a uso y dejando que el ataque lo dirija un escolta/alero como Kobe… aunque no todos apliquen el estilo de Nelson al 100% sí aplican algunas de sus teorías.

Anuncios

Un comentario en “Se acabó la NBA, se acabó la ACB… y ganó Don Nelson

  1. marcos

    gran articulo. Nelson fue un adelantado a su epoca lastima que nunca tendra el reconocimiento de otros al no haber ganado un anillo. Se te olvida que fue el percusor del gun and shoot y que de el han tomado ejemplo desde mike antoni hasta steve kerr. Solo esa serie de playoffs en la que siendo octavo destroza a los mavs sirve como ejemplo de ello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s