SuTaGar – Jaiotze Basatia

Por mucho que joda a la mayoría de poweretas que no cagan con Arwen, Dark Moor y los primeros de Alaplanch, el mejor disco de power/speed metal que se ha grabado en el estado español (y en toda la Península Ibérica) es sin lugar a dudas el primero de SuTaGar.

Puede que esto suene raro a muchos, ya que el sonido de la banda se ha separado mucho en la actualidad del power/speed de corte germano que marcó sus inicios, con una evolución que bebió del thrash metal, el hardcore y fuentes más alternativas. De hecho el fuerte contenido ideológico de sus letras, de clara inclinación hacia el independentismo vasco y siempre en euskera, ha tenido más repercusión en los últimos tiempos que la parte musical, a pesar de que esta sea increíblemente buena.

Jaiotze Basatia deja bien claro desde el primer segundo que en 1991 estos chavales de Eibar tenían bien estudiada la lección de Judas Priest, Accept, Running Wild, Rage o Helloween. El disco empieza con un batería painkilleriana que dará paso al riff de Begira, de clara inspiración speedica germana. Un bajo maideniano dará paso a la más NWOBHM Sistematik ihes, con unas guitarras muy de los Judas de British Steel mientras el bajo juega más con reminiscencias a Steve Harris. Un teclado preciosista dará paso a la lluvia de notas a doble guitarra de Mari, uno de los clásicos de la banda, puro metal épico que podrían haber firmado los Helloween de Walls of Jericho sin problema, con la batería y las guitarras a ritmo desenfrenado muy en la onda de los Riot de la época Thundersteel. David eta Goliath, otro clásico, comienza con afiladísimo riff de influencia Judas Priest para presentar un tema de speed metal melódico con estribillo épico. El tema título Jaiotze Basatia recuerda a los primeros tiempos de Metallica, comienza lento, con arreglos a doble guitarra muy lentos y limpios, para dar paso a riffs de thrash metal en una muy válida canción instrumental. Y tras ella, y con una clara impronta de Runnig Wild, Zure Atzetik llega a nuestros oídos volviendo a la senda del metal germano de la época. Oinazerean Indarra se torna de nuevo thrashmetalera en su riff, pero la voz nos devuelve al palo más melódico, tal vez en un palo que podría compararse con los primeros Metal Church. El medio tiempo medio baladístico Zure aurrean makurtzen naiz nos da un momento de descanso, comenzando muy relajado y evolucionando hacia un tempo pesado e hímnico por medio. Etsi Gabe nos devuelve a la caña, un corto tema de thrash metal onda Megadeth que además será antesala del gran clásico de los SuTaGar, el tema Jo Ta Ke, seguramente la composición más original y personal del disco y que por sonido y temática mejor define lo que es SuTaGar, épico sin dejar la reivindicación en ningún momento. Diruaren Esklabu nos ofrece un sonido más heavy metal clásico de nuevo, más orientado a los Judas Priest/Saxon de los 80. Y cierra el disco otro clásico, Haika Mutil, donde de nuevo juega con la intro relajada y en limpio para dar paso a un riff speed thrash, entre Metallica y los Helloween.

Recuerdo, hará cosa de 5 años, haber estado hablando con Aitor Gorosabel cuando tocaron en la sala Capitol y haberle dicho “Vuestro primer LP es uno de mis discos favoritos de power/speed, y sin duda el mejor que se ha grabado en la Península”. Y es que por mucho que algunos vendan a los portugueses Tarantula como la quintaesencia del power metal… dejan que desear. En cuanto a España, sin desmerecer a Muro (por su lado más speed), a Dark Moor y a los primeros Avalanch ninguno le llega a la suela de los zapatos a este Jaiotze Basatia. Ya he dicho, puede sonar raro a estas alturas hablar de SuTaGar como una banda de speed metal, pero lo fueron y lo hicieron de forma sobresaliente. ¿Merecieron más? A nivel europeo es complejo triunfar no cantando en inglés, y en España el cantar en euskera tampoco ayuda a vender discos. Por otra parte si cantaran en castellano su contenido letrístico perdería mucha credibilidad, y al menos queda claro que no son SA, que tragan con lo que sea para firmar un contrato (recordemos cómo cambiaron la letra de Nos Vimos en Berlín para firmar un contrato con Roadrunner). Un discazo de power-speed impresionante, aunque joda a los flower power y al juez Garzón.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s