The Lord Weird Slough Feg, la banda que los Maiden no se atrevieron a ser.

Seguramente no son la banda más conocida del mundo. De hecho son bastante desconocidos, aunque tienen una trayectoria ya dilatada, comenzada a principios de los 90. Está claro que con ese nombre la comercialidad les tira bastante del testículo izquierdo: The Lord Weird Slough Feg (que más tarde abreviaron como Slough Feg, tras la reunión de la banda en 2005 tras unos meses de parón e incertidumbre por cambios en la formación). Si has leído Slaine ya sabes de dónde viene el nombre, si no… aprovecha para leer Slaine, es uno de los mejores comics de fantasía épica de los 80, con un trabajo MAYÚSCULO de un Simon Bisley en estado de gracia.

Pero no es de Slaine de lo que quiero hablar (tal vez lo haga otro día), por muy excepcional que sea dicha obra sino de esta banda norteamericana. No conozco en profundidad toda su discografía, sólo he podido de momento disfrutar de tres de sus trabajos: Hardworlder, Twilight of the Idols y Down Among the Deadmen. No puedo negarlo, me flipan, me encantan, no puedo parar de escuchar sus discos. Son la banda que los Maiden no se atrevieron a ser. Ya estaréis diciendo “oh, el hereje este otra vez cargando contra los Maiden post-Di’Anno”, pues sí, claro que cargo. Porque estos Slough Feg practican un heavy metal clásico, muy NWOBHM, pero mezclado con influencias de folk celtas y progresivas.

 

Olvídate de Eluveitie, Amon Amarth, Korpiklaani y demás mierda venida de los países nórdicos. Esta gente está más en la onda de gente como Pagan Altar (sin parecerse realmente) y beben de bandas como Jethro Tull, Thin Lizzy, Skyclad,  los Maiden de Di’Anno, los primeros Saxon y hasta el Gary Moore más folclórico o los mismos folkrockeros Wolfstone. Escucha temas como The Brave Connor Mac, The Wickerman, The Sea Wolf o Marauder y verás todo este abanico de influencias. Es como coger el mismo cóctel de influencias que parió a los Maiden pero quitándole la voz comercial y las melodías facilonas de la era Bruce Dickinson. Por momentos llegan a sonar tan irlandeses que te parecerá increíble que sean de San Francisco. Incluso en el Hardworlder se atreven a homenajear y recordar a los Manilla Road grabando una versión de Street Jammer tremendamente buena.

Si ya estás aburrido de bandas que suenan a copia del refrito de la imitación de la última banda que logró tener algo de éxito, si eres de los que ya no ven en el metal mainstream actual nada de lo que hacía de esta música algo divertido hace años, esta puede ser tu banda. El grupo que te machaques los próximos meses, la banda que te de algo de aire para respirar en este agobio de copias de Bullet For My Valentine que lleva tiempo invadiéndonos. Heavy metal (no, no “metal”, heavy metal) de calidad, obviando mercados y reconociendo con orgullo y sin vergüenza alguna sus influencias setenteras. Algún “illuminati” les tachará de anclarse en el pasado, problema suyo si cree que será más “innovador” convirtiéndose en una copia de Avenged Sevenfold, pero ese es un tema del que hablaremos otro día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s