Neil Murray

Bueno, tenía que empezar la serie de grandes bajistas de la historia de rock con mi bajista favorito: Neil Murray.

El bueno de Neil nació en Escocia en los cincuenta, cuando el país era uno de los más pobres de Europa. A los 17 montó su primera banda y a los 23 recaló en su primer grupo importante, la banda de jazz fusión Gilgamesh. Tras eso llegaron otros trabajos de poco impacto comercial pero sí prestigio musical, como Cozy Powell’s Hammer, ColosseumII o National Health. Y al fin el gran público y el reconocimiento comercial al convertirse en el bajista original de Whitesnake, banda con la que trabajaría hasta 1987 y con la que publicaría 9 discos. Por medio también trabajaría con gente como Gary Moore, Graham Bonnet, Bernie Mardsen y en bandas como Gogmagog o Phenomena.

Tras dejar Whitesnake (tras el mayor éxito comercial de la banda) por decisión de Coverdale, pasó una temporada con los japoneses Vow Wow hasta que en 1989 acabaría entrando en Black Sabbath por la marcha de Geezer Butler a la banda de Ozzy. Tras esto no dejaría de dar vueltas de un lado para otro: Brian May, otro regreso a los Sabbath tras la reunión con Dio, Peter Green’s Splinter Group, Rondinelli o Michael Schenker Group. Además, a finales de los 90 se unió a una banda tributo a Whitesnake noruega llamanda The Snakes (donde militaba Jorn Lande), en la que posteriormente entraría Mike Moody y Bernie Mardsen, cambiándose el nombre por Company of Snakes y, más adelante, por M3. Curiosamente pude verles en directo con Doogie White de vocalista y se mostraban bastante más finos que la formación actual de Whitesnake.

Fue sobre todo su trabajo en Live in The Heart of The City lo que me llamó la atención de este bajista, de formación bluesera y jazzística, con fuertes influencias de los grandes de blues rock inglés setentero y de las bandas de sonido Motown. El buen gusto y la calidez de sus líneas de bajo son admirables e impresionantes, seguramente no es el bajista favorito de mucha gente, y desde luego que técnicamente hay gente que le supera, pero si escuchas con atención las canciones es donde aprecias toda la magnitud de este músico, que no necesita ser el centro de atención para meter unos arreglos que son lo que acaba por darle el último “punch”, el salto de calidad a la canción.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s