Viva el Doom!

No hay muchas empresas de videojuegos que liberen su software aunque haya pasado ya un tiempo desde que salió. En el caso de los juegos no creo que tengan que ser necesariamente software libre, dado que no me parece que aporten algo significativo al progreso humano tanto cultural como económico. Pero esto no quita que se agradezca que las compañías, de vez en cuando, liberen el código de sus juegos, o su motor gráfico. ID Software viene, desde hace un tiempo, haciendo esto, y gracias a la liberación de los motores de Quake (I,II y III), Wolfestein o, próximamente, de Doom III, podemos disfrutar de un buen número de shooters para Linux. De hecho el original Doom fue liberado en 1999.

Demonio araña
Arañita Arañita, yo no soy tu mosquita

A la hora de hablar de FPS, desde un punto de vista histórico, es imposible obviar la importancia de esta empresa tejana. Tal vez ID Software no sean los padres del género como tal (que nació a mediados de los 70, curiosamente muy orientados al modo multijugador como los actuales), pero sí lo son del FPS moderno y en 3D: Hovertank One, Catacombs 3D, Wofestein 3D, Herectic, Hexxen… los que fuimos jugadores en los 90 y todavía recordamos el tener que lanzar setup.bat en MS-DOS para configurar la gráfica y el sonido no podemos evitar sentir un cariño especial por esta empresa.

Pero por buenos que fueran aquellos juegos, en 1993 apareció el rey del género, el FPS que revolucionó el mundillo, el juego que devolvió la popularidad al género (perdida en los 80 frente a los beat ‘em up y los plataformas): Doom.

Me estáis jodiendo una resaca cojonuda

Estos días lo he estado recuperando, no la versión de PC sino la de Super Nintendo (explotando el zsnes), lo que me jode un pelín porque no puedo hacer la “trampa” (idkfa para tener todas las armas, armadura y munición e iddqd para activar el “modo dios”). Cierto que estos trucos le quitan la gracia del reto, pero una vez te lo has acabado “por lo legal” esto le da la gracia del “mata mata”.

Y es que el encanto de Doom está en que era un juego “en blanco y negro”. No, no tengo la gráfica mal configurada, mal pensados, sólo me refería a que en Doom no hay rehenes, no hay víctimas inocentes, no hay “fuego amigo”, en Doom todo lo que se mueve delante de tus narices es algo que va a intentar joderte, y también algo que tienes la obligación de cargarte.

Pura violencia descerebrante donde lo mejor, recordando aquella frase de Clint Eastwood, es tener “un pulso firme y mantener la calma”. Aunque el juego vaya a toda velocidad la clave está en escoger el arma adecuada y, con toda la parsimonia, ir disparando con buen criterio a los objetivos en orden de peligrosidad. Uno tras uno ir viendo caer a zombies y demonios varios como masas sanguinolentas, sin prisa, sin piedad, sin preocupación, como un lobo solitario que se recrea en su caza, y a la vez como una fiera acorralada, sintiendo el peligro a cada paso. Su alto nivel de violencia y su imaginería satánica hizo que Yahoo! Games lo incluyera en la lista de “Los 10 juegos más polémicos de la historia” y que estuviera prohibida su venta en Alemania hasta hace pocos meses (y la han permitido ahora porque consideran que es un producto cultural importante, al haber sido un juego pionero), incluso se culpó al juego de haber inspirado la Masacre de Columbine (yo he probado a jugar a Doom escuchando Mechanical Animals y Antichrist Superstar de Marilyn Manson, pero no he notado el tener más ansias asesinas de lo normal).

Y la historia hasta no era mala. Porque Doom tenía historia (al menos en el libreto de la versión para SNES venía una explicación): Encarnas a un militar rebelde en un futuro relativamente cercano (allá por el 2200), un soldado íntegro que se ganó su deportación a las lunas de Marte por agredir a un superior e ignorar la orden de disparar sobre civiles desarmados. Durante tu deportación marciana participas en el control de un experimento que trata de crear portales dimensionales entre ambas lunas. La cosa funciona hasta que repentinamente empiezan a aparecer demonios varios a través del portal. Por la radio, desde tu puesto de control, escuchas el ruido de la batalla, el crujir de huesos, el borbotear de la sangre, los gritos agónicos de tus compañeros, hasta que ya no se escuchan más que rugidos, sonidos ininteligibles e inhumanos. Ahí es cuando empieza el juego, cuando sales a jugarte la vida para huir del planeta y te encuentras con que tus antiguos compañeros ahora son zombies y que las bases están infestadas de criaturas infernales. Con un buen director al mando y unos guionistas serios la cosa podría haber acabado convirtiéndose en una digna mezcla de El Amanecer de los Muertos con Alien, pero los productores comerciales no tuvieron tanta visión y acabaron sacando adelante una aberración con The Rock como protagonista.

Doom II tenía hasta sitios donde hacer un picnic

El juego, además,  rompía el mito de “segundas partes nunca fueron buenas”; porque Doom II no sólo mejoraba en el aspecto gráfico, sino también en jugabilidad y cantidad de niveles, con una dificultad más progresiva, pero dejando intacta toda esa diversión sanguinolenta. Doom III ya me pilló en una época menos jugona y sólo lo probé en modo multijugador, y parece ser que están preparando un Doom IV.

Liberar el código permite cosas como esta

Después de Doom II llegó Quake, planteando una nueva revolución al ser el primer shooter con gráficos poligonales. Con el tiempo, y la aparición de Half Life, Unreal, Call of Duty, Counter Strike, Team Fortress… el género evolucionó en varias ramas, ya sea hacia más realismo, hacia el juego cooperativo o hacia una acción más vertiginosa y veloz. Pero una generación entera seguiría refiriéndose durante años a los FPS como juegos “tipo Doom”. Así que le robo la frase a Rajoy para adaptarla un poco: “Viva el Doom”.

Anuncios

3 comentarios en “Viva el Doom!

  1. Gaius Baltar

    Fué la ostia! De hecho, en “Masters of Doom” cuentan que, al sacar el primer Doom, la gente obtenía el primer capítulo y, si quería el juego completo, tenía que descargárselo de unos servidores que se saturaron rapidísimamente. Fué una auténtica bomba.

    Sólo demuestra una cosa, que ID Software han sido, y siguen, siendo unos pioneros en el mundo de los videojuegos. A ver qué tal va el Rage, que sale en 2 semanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s