Skynyrd is America

Ronald Reagan dijo una vez “Rambo is America”. Pensemos en los tópicos que los europeos asociamos a EEUU por medio del cine, la publicidad y la televisión: derechona tradicionalista, militarismo, homenajes a la bandera, familia cristiana, rock and roll, Harley Davidson, Ford Mustang, Coca Cola, bourbon, Budweisser, Marlboro, mariguana de Nuevo Méjico y barbacoas en el jardín del vecino. Todo esto, muy concentrado, te lo puedes encontrar en God and Guns, hasta el momento el último disco de Lynyrd Skynyrd, de 2009.

El caso Skynyrd dentro de la escena southern de Jacksonville se ha convertido en leyenda. Tal vez no fueron los creadores de ese sonido pero sí la banda más exitosa comercialmente. Los cambios de formación, motivados por las trágicas muertes de varios miembros originales (pocas bandas deben haber sufrido tantos fallecimientos durante su existencia), han acabado por convertirlos además en una suerte de superbanda, con miembros de The Outlaws o Blackfoot. Y además de buen rock and roll, en sus letras puedes encontrar todo un manifiesto del estilo de vida southern, hecho que se hace más patente en este último trabajo.

La inicial Still Unbroken, un tema sobre rebeldía rockera y mantenerse firme en un estilo de vida, se descubre como uno de los singles más potentes que hayan grabado los Skynyrd de la etapa Johnny Van Zant. That ain’t my America y God & Guns, por su parte, son los dos temas que más patente dejan la visión ultraderechista y conservadora de la banda: religión, patriotismo, militarismo y críticas a las leyes de control de armas… afirmando en la segunda que dios y las armas son los pilares sobre los que se sostiene América. Siguiendo con una visión tradicionalista, pero sin un mensaje abiertamente facha yankee sino más bien desde un punto de vista de comunidad que se apoya entre si, encontramos Simple Life, cuyo título y temática recuerdan a uno de sus grandes hits de los 70, el clásico Simple Man.

Y es que muchos temas que ya habían tocado en el pasado retornan en este trabajo, como en el caso de la antes citada Simple Life o como en Southern Ways, una oda a su patria confederada muy en la onda de Sweet Home Alabama. Skynyrd Nation, por su parte, es un homenaje a los fans de la banda que abarrotan estadios en los EEUU (no en vano son la banda que más gente ha reunido en suelo estadounidense en un concierto sin grupos invitados). Little Thing Called You y Coming Back for More son dos grandes piezas de rock clásico, y Unwrite That Song una preciosa y melancólica balada. Floyd nos lleva de viaje a los pantanos de Florida, con un sonido pegajoso con influencias folklóricas que suena como una versión endurecida de Creedence Clearwater Revival, o hasta de The Outlaws. Los dos temas que cierran el disco, Storm y Gifted Hands, seguramente sean lo más flojo de este trabajo.

En este disco han dado muestra de todas sus facetas: desde el hard rock más enérgico hasta los más suaves sonidos sureños, pasando por influencias más folk, con un sonido fresco y actual pero que no pierde el norte y sus raíces de los 70.

En resumen, “el genuíno sabor americano” no lo encontrarás en una cajetilla de tabaco sino en la obra de esta banda que retrata, con sus canciones, una cara de la sociedad americana a la que el cine o la televisión suelen dar la espalda, la América profunda, rural, facha, alcohólica y tradicional, la América que se pelea en los bares para, después de intercambiar puñetazos, compartir un abrazo y otra copa.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s