Retrospectiva: Theo Papaloukas

Fueron sólo 3:48. Es el tiempo que Theo Papaloukas jugó contra el Barcelona en la final de consolación de la Euroliga 2013. Y puede que fueran sus últimos minutos en el basket profesional. Con su CSKA campeón de liga ya se antoja que la Final Four ha sido su despedida. Puede que no, que todavía le quede cuerda, no se ha anunciado oficialmente su retirada, pero todo apunta a que en los próximos días dirá adiós al baloncesto profesional.

Con dos metros de alto y alrededor de 100 kilos durante su carrera, Papaloukas se convirtió en el ejemplo de combo-guard o point-forward europeo, pudiendo jugar de base, escolta e incluso alero. Criticado por no tener un tiro de larga distancia y por sus mediocres porcentajes en el tiro libre compensaba estas carencias con su excepcional manejo del balón, visión de juego e inteligencia. Una de sus jugadas “marca de la casa” era romper al rival amagando un pase para finalizar con una bandeja tras penetrar a canasta. Otra de sus señas de identidad era la de salir casi siempre desde el banquillo, por decisión propia consensuada con el entrenador (curiosamente otro de los protegidos de Messina, Manu Ginobili, también ha hecho esto durante la mayor parte de su carrera).

Durante años el jugador mejor pagado de Europa, Papaloukas puede alardear de haber sido el jugador que más Final Fours ha disputado hasta el momento, con 9 apariciones en la fase final de la Euroliga. Logró ganarla dos veces, ambas en el CSKA, equipo donde empezó como jugador de banquillo y del que salió como un referente del basket europeo.

Aunque jamás dio el paso a la NBA, al igual que su compatriota y también excepcional jugón Dimitris Diamantidis, pocos dudan de la capacidad de este hombre, con un palmarés impresionante tanto a nivel colectivo como individual: En clubes 7 ligas y 3 copas en Rusia, 2 Euroligas, 3 copas en Grecia, una liga y una copa en Israel y un campeonato en segunda división griega; además de un oro europeo y una plata mundial con la selección griega. Las nominaciones en su carrera se han sucedido también: mejor jugador de la segunda división Griega en 1999, cinco all star en la liga griega, dos veces mejor quinteto de la Euroliga y otras dos en el segundo, además de aparecer en el mejor quinteto del Eurobasket 2005, MVP de la Euroliga en 2007 y elegido en el equipo ideal de la Euroliga de la década 2001-2010. Me reservé los galadornes de 2006 para el final, porque fue su año mágico: Triple Corona con el CSKA, plata en el mundial con la selección y para él a nivel individual MVP de la copa rusa, MVP de la Final Four de la Euroliga, Quinteto ideal del Mundial y Mejor Jugador del Año elegido por FIBA Europa.

En fin, sea su retirada definitiva o se quede un año más, está claro que el baloncesto europeo no sería el mismo sin Theo. Vaya por él este homenaje, más humilde que el que le dieron en 2008 cuando fue nombrado uno de los 50 grandes de la historia de la Euroliga/Copa de Europa, y recordemos sus grandes jugadas.

Final four 2012 ¿quién será el nuevo rey de Europa?

Este fin de semana ya tenemos aquí la final four de la Euroliga, la guinda del baloncesto FIBA. Incluso diría que la del baloncesto mundial, ya sabéis que soy más de baloncesto FIBA que NBA (menos espectáculo, pero más seriedad y estrategia). Se hace raro en estoa años ver una final sin el Maccabi de por medio, pero serán Panathinaikos, Olympiakos, Barcelona y CSKA de Moscú quienes se jueguen este título. Veamos lo que tienen cada uno de ellos:

  • Panathinaikos: El vigente campeón fue el encargado de liquidar al poderoso Maccabi de Blatt en los cuartos. Les ha tocado bailar con la más fea en la primera jornada de la Final Four, con el CSKA, pero a estas alturas nada asusta a este equipo. Cuentan con Obradovic en el banquillo, el rey de esta competición, el hombre que tiene más títulos de Euroliga que el equipo más laureado. Y si queremos añadir otro “factor suerte”, también está Sarunas Jasikevicius, el único jugador que ha ganado este título con tres equipos distintos (Barça, Maccabi y Panathinaikos) y que, además, nunca ha perdido una final. Su juego interior se cimenta sobre Mike Batiste y Tsarsaris, mientras que la batuta del juego la lleva Diamintidis, el jugador exterior FIBA total, junto al sobrio Nick Calathes. Un equipo hecho a la medida de Obradovic cuya fuerza radica en el bloque, en ser un equipo perfectamente moldeado a gusto de su entrenador. En su contra está el hecho de que nunca han logrado ganar dos títulos seguidos.
  • CSKA Moscú: El principal favorito en todas las quinielas desde principio de temporada. Es el equipo con más dinero de Europa y lo hacen notar, tienen una plantilla que puede competir contra cualquier equipo de la NBA: Krstic, Kirilenko, Khryapa, Teodosic, Lavrinovic, Siskaukas, Shved, Voronov, Sammy Mejía… los de Kazlauskas tendrán que enfrentarse al sólido Panathinaikos en el primer partido, pero parten con la vitola de ser el mejor equipo de la competición jugador por jugador. Han llegado hasta la final con un record que asusta, perdiendo sólo un partido en toda la competición, el primero fuera de casa de cuartos de final. Parecen intocables, parecen invencibles, ¿logrará este equipo de estrellas superar al bloque del Panathinaikos?
  • Olimpiakos: Personalmente les veo el equipo menos potente, pero no han llegado hasta aquí por nada. En las últimas dos temporadas han ido perdiendo potencial por los problemas económicos del club, marchándose alguna de sus principales estrellas. Su actual referente es Spanoulis, siendo la principal arma ofensiva del equipo. El completo pivot macedonio Pero Antic es la otra clave de este equipo, bien secundado en la zona por Papadopoulos, Glyanidakis y Papanikolau. Mientras, por fuera, Vasilopoulos y Pelekanos ejercen de escuderos de Spanoulis. Mi apuesta es que no pasarán del cruce contra el Barcelona.
  • Barcelona: Los de Xabi Pascual llevan intentando lograr la “triple corona” tres temporadas. En 2010 ganaron la copa y la Euroliga, pero el TAU con un Splitter espectacular y un San Emeterio en estado de gracia les dejaron sin liga. En 2011 lograron la liga y la copa, pero fueron apeados en cuartos por el Panathinaikos. Esta temporada tampoco lo lograrán, ya que han perdido la copa frente al Madrid. Con “el siete de España” Navarro por fuera, la pareja de bases formada por Sada y Huertas, los completos aleros americanos Pete Mikeal y Chuck Eidson, el prometedor Xabi Rabaseda o la rotación interior formada por Ndong, Vázquez, Lorbek y CJ Wallace son, jugador por jugador, el equipo que más se acerca al CSKA. Creo que deberían pasar sin problemas contra Olympiakos. La final son palabras mayores.

Por ir contra pronóstico, si tengo que mojarme diré Panathinaikos. La FIBA no es la NBA, así que un mejor bloque puede derrotar a la mejor plantilla a base de organización y seriedad defensiva. En cualquier caso, nos espera un fin de semana del mejor baloncesto.