35+1 Motivos para amar/odiar los 80

Hace años, así, a lo loco, me pillé un disco de The Who que se llamaba It’s Hard. No me sonaba de nada, el acceso a internet era más limitado, tenía menos conocimientos de la historia musical y pasaba una temporada de brutal obsesión por el triunvirato The Who/Led Zeppelin/Cream en aquella época. Así que me lo pillé, le pegué una serie de escuchas y me cagué en todo por las 1200 pesetas que había gastado en un disco tan flojo. Luego se lo presté a un colega más ducho que yo en temas rocanroleros y dijo una frase de esas que uno debería tener enmarcadas en casa, que debería salir en todas las recopilaciones de citas:

Para los grandes de los 70 los 80 fueron muy duros.

Aquel disco de los Who era un ejemplo, y podría irme a otros como Bowie o Queen que en aquella época bajaron muchos enteros. El intento de subirse al carro de un nuevo sonido llevo a muchas bandas muy grandes y dignas en las décadas previas a abrazar la horterada y a, posteriormente, intentar hacer desaparecer esos temas de sus set-lists y de las cabezas de sus fans. No en vano muchas de estas bandas no sólo es que no toquen esos temas en directo, es que ni en sus canales oficiales de youtube aparecen aquellos vídeos.

La llegada de las televisiones de temática musical propició una dictadura del videoclip (que es lo peor que le ha pasado a la historia del rock y el heavy metal), hundió a muchas bandas con menos recursos que no podían acceder a la difusión televisiva porque se tenían que pagar además del disco un vídeo y elevó a nuevas y aberrantes cotas el machismo en la industria musical, imponiendo su dictadura de la imagen: si era un grupo formado por mujeres, obligatoriamente debían ser guapas, si era un grupo formado por hombres entonces debían salir rodeados de mujeres guapas y que a poder ser llevaran menos maquillaje que ellos.

Por otra parte los 80 (que en general duraron hasta 1992, y en España creo que hasta 1996) tienen también un aire simpático entre canciones desenfadadas y fiesteras, optimismo reaganiano, señores con mucha laca, lentejuelas por doquier y ganas de situar la diversión por encima del ridículo y la vergüenza ajena. Las gafas rayban de Tom Cruise en Risky Business, los tonos pastel de Corrupción en Miami, Tony Montana contando billetes en su mansión y la NBA convirtiendo la rivalidad Celtics-Lakers en leyenda. Los 80 eran una fiesta donde no se escatimaron excesos, por eso Nirvana fueron un dolor de cabeza: eran la resaca.

Como ya he dicho, lo mío es una relación amor/odio: odio a los 80 por ser el puto Bon Jovi, pero los amo por no ser el puto Kurt Cobain. (A Bon Jovi y a Kurt Coban está claro que no los amo). Y el motivo para mantener vivo este amor/odio es el vídeo +1 de la lista de reproducción que acompaña a este artículo: Porque cualquier día The Hoff es capaz de resucitarlos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s