Finales NBA 2012

Finamlmente la sorpresa prometida para la final no va a poder ser. Me fallaron los colaboradores estrella, y no será porque no les di la vara bastante. Sobre todo a uno que se me rajó a última hora. En todo caso, ayer Miami ganó el séptimo partido ante los Celtics por lo que ya tenemos final.

Aunque ni Oklahoma City Thunder ni Miami Heat fueron los mejores equipos de sus conferencias en la liga regular no se puede decir que la final sea una sorpresa. Seguramente esta era la final que menos se pagaba en las apuestas, ya que todo el mundo la veía como la más probable.

Hablar de estos equipos es hablar de dos filosofías de construcción diferentes pero en cambio dos filosofías de juego similares. Dos filosofías de construcción porque el grueso de Oklahoma se construyó mediante elecciones en el draft (Durant, Ibaka, Westbrook y Harden; y Perkins llegó a cambio de Jeff Green que también venía de ahí) mientras que Miami ha hecho su equipo mayormente a base de pescar en el mercado de agentes libres (Bosh, LeBron, Miller y la mayor parte de banquillo). En cambio su forma de jugar es similar: intensidad defensiva, contundente contraataque y que los tiros se los jueguen sus estrellas.

Línea por línea es complicado decantarse. En el exterior ambos cuentan con puntos similares: un alero estelar capaz de subir el balón y que puede incluso llegar a ser un falso cuatro si las condiciones lo requieren (Durant/Lebron), un combo guard explosivo y buen penetrador (Wade/Westbrook) y un experto en pegarse de hostias en defensa (Sefolosha/Battier). En el banquillo de Oklahoma, entre los exteriores, destaca el mejor sexto hombre, James Harden, que aporta casi 18 puntos con buenos porcentajes, y la veteranía del mítico Derek Fisher, cinco veces campeón con Lakers. Por parte de Miami está el base Mario Chalmers, que puede salir desde el banquillo si juegan de inicio con Wade de falso base o como titular si Espoelstra dedice que LeBron sea el cuatro o que Battier no salga de inicio (en el caso de Miami hay más variedades de salida que en el de Oklahoma), y Mike Miller, experto tirador exterior aunque con un físico muy maltratado por las lesiones en los últimos años.

En el interior Miami aporta más gracilidad con Chris Bosh, que puede estar acompañado de los gladiadores Udonis Haslem, Joel Anthony o Ronnie Turiaf, mientras que los tres grandes de Oklahoma son más duros y rocosos: Kendrick Perkins, Serge Ibaka, Collison y Nazr Mohamed. En general mucho tipo duro en la pintura, donde ser verán auténticas batallas, y por donde también pueden aparecer Durant y James y como falsos cuatros, como comentaba más arriba.

Si la experiencia es un grado, en ese caso gana Miami, dado que el grueso de su plantilla ya jugó la final del año pasado ante Dallas. Además Haslem y Wade formaron parte del equipo campeón en 2006, y LeBron también perdió otra final cuando estaba en Cleveland. El Oklahoma, en cambio, la mayoría son vírgenes en finales de la NBA, menos Perkins (2 finales, ganando una, con Boston), Fisher (muy experimentado con Lakers) y Nazr Mohamed (campeón con los Spurs en 2005).

¿Las claves de la final? Como no soy Daimiel no las copiaré de ESPN, aunque puede que coincidan. Creo que lo imporante será lo siguiente:

  1. Ibaka/Perkins frenando a Bosh: Chris bosh es el jugador interior con más recursos ofensivos de esta final, con una media de 18 puntos durante la temporada regular. Ha estado lesionado gran parte de los play off (músculo abdominal) pero parece que llega en forma, por lo que estará más fresco que sus compañeros, que han tenido que sufrir una serie muy dura contra Boston Celtics. Pero claro, ahora tendrá que enfrentarse a la pareja Perkins/Ibaka. El primero muy duro, agresivo y a veces hasta sucio, pero hace bien las labores de intendencia. Sobre Serge sobra decir que ha sido el máximo taponador de la NBA y elegido en el mejor quinteto defensivo. La capacidad de estos para parar a bosh será definitiva.
  2. Duelo LeBron/Durant: ¿Los dos jugadores más decisivos de la NBA actual? Seguramente. Y ambos con cosas en común: Juegan de tres, tienen estatura para hacerlo de cuatro, pueden subir el balón, saben crearse sus propios tiros, son agresivos en defensa. LeBron es más explosivo físicamente, Durant más técnico y con mejor muñeca. Se plantean cuestiones sobre quién defenderá a quién. ¿Se enfrentarán directamente? Ambos se tienen ganas, porque ambos quieren confirmar que son el mejor 3 de la NBA actual, pero como ya hemos dicho, ambos tendrán minutos de 3 y de 4. Es muy posible que Harden e Ibaka defiendan muchos minutos a LeBron, como también lo es que Battier y Haslem se puedan acabar pegando a Durant. Dependerá de los entrenadores diseñar la estrategia para ver si el enfrentamiento será directo o no. Tal vez a LeBron le interese más defender a Durant que al revés, dado que este tiene varios kilos de ventaja que siempre ayudan en defensa.
  3. Los segundos espadas: En algunos partidos, sobre todo en las derrotas, Wade ha dado una sensación apática y poco competitiva, como dejándose llevar o dejando todo el peso del equipo a LeBron. De Westbrook en cambio se puede decir todo lo contrario, sobre todo en liga regular ha abusado mucho de su tiro, vamos, que se ha chupado un montón de bolas donde el pase era la mejor opción. De la tenacidad del primero y los porcentajes del segundo dependerá mucho el devenir de esta final.
  4. La anotación de los No big three: Ambos equipos tienen tres claros referentes anotadores, por lo que será clave ver cuánto pueden anotar el resto de las plantillas. En Oklahoma este extra de puntos puede llegar de manos de Ibaka, si recibe balones dentro (no olvidemos que se quedó a una canasta de igualar el record de tiros anotados sin fallo en Play Off), mientras que en Miami los debería aportar Chalmers, aunque el algún partido puntual una resurrección de Miller, antaño uno de los mejores triplistas de la NBA, puede ser clave. Incluso Norris Cole podría dar un susto.

Como siempre, alguien pedirá que me moje. Como siempre empezaré con un “si no hay lesiones” para decantarme esta vez por Oklahoma City, y no sólo con el corazón porque Ibaka y Durant me caen simpáticos (y a LeBron ya sabéis que no puedo verle delante), sino porque también pienso que tienen mejor equipo. La duda es si pagarán la novatada, y la otra cuestión es si este duelo OKC-MIA, si mantienen estas plantillas, podrá ser un clásico de esta década en la NBA, o por lo menos de este primer lustro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s