Hasta siempre Ronnie

La siguiente entrada es el artículo de este mes del TNT-News, pero decidí esperar a que se hubiera cumplido el aniversario de su muerte para subirlo aquí.

¿Dónde estabas durante el 11-S? Es una pregunta típica que se hacen los yankees desde que el skyline neoyorkino quedó despojado de uno de sus monumentos más emblemáticos. Otros nos preguntamos ¿dónde estabas cuando murió Dio? Recuerdo que cuando vi la noticia en Blabbermouth, enlazada desde un Facebook no me lo creía. No es que fuera algo improbable, el hombre tenía un cáncer de estómago, algo de lo que es muy difícil salvarse y más a los 67. Lo que me parecía increíble era que se muriera una semana después que Frank Frazzetta. Si una gran parte de la banda sonora de mi vida la había grabado Dio, la obra pictórica que la ilustra corrió a cargo del señor FF, con sus inolvidables y épicas portadas, pin ups y comics. Cuando una semana empieza con la muerte de tu dibujante favorito y acaba con la de tu vocalista favorito puedes decir sin duda que se trata de una semana de mierda.

Ahora que casi ha pasado un año parece un buen momento para hacer una retrospectiva de la carrera de Dio, una persona que dedicó más de 50 años a la música. Porque cuando conoció el éxito en los 70, al lado de Richie Blackmore, no era un pipiolo empezando su carrera, sino un músico con una trayectoria sólida en el rock and roll. Según sus biógrafos Ronnie empezó a tocar la trompeta a los siete años. A los catorce, cuando los años ’50 todavía no tocaran su fin, Ronald James Padavona (su verdadero nombre) ya comenzaba a dar sus primeros pasos en la música, formando parte de diversas agrupaciones de rock y soul que apenas lograron impacto fuera de pequeñas escenas locales, tanto como trompetista como ocupándose de las voces.

Ya en los ’60, y reconvertido en bajista/cantante, logró un cierto impacto en los EEUU con The Elves, banda con la que intentaban hacer un sonido blues rock endurecido, similar al que en aquel entonces triunfaba en el Reino Unido y con los que, irónicamente, hacía una versión del War Pigs de los Sabbath en directo. De The Elves salieron ELF, y su éxito aumentó. Haciendo equipo con su sobrino David ‘Rock’ Feinstein (el cual en los 80 formó los infravaloradísimos The Rods) lograron un cierto éxito en EEUU y consiguieron girar también por Reino Unido, teniendo ahí su primer contacto con Richie Blackmore al telonear a Deep Purple, y participando en el Butterfly Ball de Roger Glover. Pero su gran momento llegaría mediada la década de los 70. Ahí decidió adoptar el nombre artístico de Dio, según contaba en una entrevista inspirado por un antiguo mafioso italiano de Florida.

En medio de una gira con el MKIII de los Purple, Blackmore decide grabar un par de temas, que habían sido desechados por sus compañeros en Deep Purple para el Stormbringer, contando con el batería Cozy Powell y completando la banda con los miembros de Elf. Esos dos temas, “Black Sheep of the Family” y “Sixteenth Century Greensleeves”, fueron bien recibidos por el público, llevando finalmente a Blackmore a dejar Deep Purple para formar su propia banda. Al no poder contar con Powell, que tenía fechas pendientes con Jeff Beck, Blackmore acaba completando la primera formación de Rainbow con los músicos de Elf. En agosto de 1975 ve la luz el primer trabajo de Rainbow, donde la mezcla de música clásica con rock duro de Blackmore y las letras de fantasía, filosofía oriental y ecologismo de Dio logran hacerse un sitio en una época donde el rock and roll pasaba por un momento de forma irrepetible. A partir de ahí el resto es historia de sobra conocida, fantásticos discos con Rainbow, su corta pero inolvidable primera estancia en Black Sabbath, sus primeros discos en solitario con gran éxito en los 80, su efímero regreso a los Sabbath a principios de los 90, unos años de menor repercusión en una mala década para el heavy metal más clásico y un retorno a la primera fila del heavy en la primera década del siglo XXI, con un tercer regreso a Black Sabbath esta vez bajo el nombre de Heaven and Hell (por obra y gracia de Sharon Osbourne).

Siempre he pensado que la carrera de Dio en solitario es totalmente contraria a la de Ozzy. Mientras que el segundo siempre fue un vocalista mediocre que supo rodearse de grandes acompañantes, quizá Dio pecó de no haber querido tener cerca a músicos que le hicieran sombra. Sus mejores obras siempre las completó cuando dejó que su talento se sumara al de otros grandes (Powell y Blackmore, Butler y Iommi…) y muchas veces, sobre todo a partir de finales de los 80, su exceso de individualismo lastró la calidad de sus discos. Fue una carrera musical con altibajos tanto creativos como comerciales, pero fue una carrera coherente, digna y honrosa. Conservó su voz hasta sus últimos meses, cuando la enfermedad le obligó a retirarse de los escenarios, y nunca fue un títere de las radios y las televisiones, nunca intentó subirse al tren de lo que triunfaba, sino que siempre apostó por hacer la música en la que creía, algo que no todos podemos decir.

Por todo esto, hasta siempre Ronnie.

Anuncios

Un comentario en “Hasta siempre Ronnie

  1. CimmerianWolf

    Una merecida memoria Donato, a la que desde Argentona Rocks también nos sumamos, jamás será una despedida, por que el elfo, el gran y auténtico Rey del Rock N´Roll siempre nos acompañará, larga vida a Ronnie James!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s