Edgar Allan Poe y el siglo XXI.

Hace uños años conmemoraba la muerte de Edgar Allan Poe con esta entrada. Por no repetirla, como todos los años desde que la subí, para este año os dejo unos enlaces a un par de vídeos de youtube para disfrutar de varios grandes homenajeando al maestro. Porque en el siglo XXI su legado sigue tan o más vivo que en el XIX:

Primero Vincent Price:

Seguimos con Christopher Lee:

Pasamos a Christopher Walken:

Y para acabar, un fan-film:

Tened un feliz día con cuervos, gatos negros, gorilas con navajas de afeitar y viejos con ojos de buitre de azul mortecino.

Diez novelas de ciencia ficción que considero esenciales

Robots armados patrullando aeropuertos chinos, drones estadounidenses programados para reconocer y atacar objetivos de forma autónoma, inteligencias artificiales entrenadas para rastrear y cazar objetivos… no son argumentos de ninguna de las novelas de las que voy a hablar, son noticias reales de periódicos actuales. El progreso tecnológico siempre es excitante pero preocupa a muchos la falta de ética, por acción o por omisión, de la gente que está detrás del mismo. Y no hablamos de conspiranoicos de foro de cuñaos sino de voces respetadas por la comunidad científica. Y lo curioso es que cualquier lector habitual de ciencia ficción ya tendría que ver que estos desarrollos de inteligencias artificiales militares son una mala idea, puesto que chocan contra las leyes de la robótica que el propio Isaac Asimov enunció en sus escritos hace más de setenta años. Por tanto creo que es justo afirmar que el mundo necesita hoy por hoy de la ciencia ficción más que nunca.

Nota: El artículo original de 2016 incluía siete libros, en 2021 lo amplié a 10 y corregí alguna cosa.

Hari Seldon

Es por esto por lo que toca esta entrada, aunque no voy a descubrir nada nuevo: todas las obras aquí citadas son de perogrullo, clásicos básicos. Pero al final los clásicos son clásicos por algo, así que si te vas a sumergir en el género mi recomendación es que empieces por esto:

  • Neuromancer, de William Gibson (en castellano Neuromante). La primera novela en ganar el mismo año los premios Nébula, Hugo y Philip K. Dick, considerada la madre del cyberpunk y obra fundamental en la cultura hacker marca el inicio de la llamada Trilogía del Sprawl. Con una ambientación post-apocalíptica tan propia de la época (se publicó en 1984) introdujo el concepto de ciberespacio y casa perfectamente con el tema del que hablaba en la introducción: inteligencias artificiales que se van de madre.
  • Dune, de Frank Herbert. Publicada en 1965, Dune lograría ganar los premios Nébula y Hugo y marcaría el inicio de una de las sagas más importantes tanto en el campo de la fantasía como de la ciencia ficción, una historia épica cargada de conspiraciones políticas e intrigas familiares que dejan a Juego de Tronos en una partidilla de Cluedo, donde su protagonista Paul Atreides vivirá su historia como un rito de iniciación que le encaminará hacia intentar trascender a niveles mesiánicos. Luchas sin cuartel por controlar vastos desiertos plagados de gigantescos gusanos de arena donde crece la materia prima más valiosa del universo ¿No suena sugerente? Fue llevada al cine por David Lynch, tras un previo intento infructoso de Jodorowsky, con un resultado bastante caótico y mediocre, dado que tuvo que hacer un copia/pega de la película de siete horas que había filmado para dejarla en algo menos de tres. También hubo un videojuego inspirado en la saga bastante exitoso en la primera mitad de los 90, muy recomendable. Cuidado porque esta saga engancha mucho, si te devoras el primer libro no podrás parar.
  • Frankenstein; or, the Modern Prometheus, de Mary Shelley (en castellano Frankenstein o El Moderno Prometeo) es un libro que no incluí originalmente en esta lista por mi propia estrechez de miras. Siempre lo había etiquetado como terror gótico y no había pensado que era una obra pionera en la ciencia ficción hasta que debatiendo el tema me abrieron los ojos: en Frankenstein hai una tecnología disruptiva y se tratan las implicaciones morales y sociales de la misma, elementos clásicos de la ciencia-ficción que hacen que más de un experto considere que se trata de la primera obra moderna del género. No hace mucho que lo he releído pues la editorial Aira das Letras ha publicado una fantástica edición en gallego, ilustrada y en tapa dura.
  • Foundation, de Isaac Asimov (en castellano Fundación). Con este libro comienza el llamado Ciclo de Trántor. Está conformado por cinco capítulos que fueron publicados de forma autónoma durante los años 40. Hay conceptos muy interesantes en toda esta saga fundamental en la ciencia ficción y en esta novela en concreto: la idea de rodear a la tecnología de un aura religiosa, el comercio y economía como armas de guerra y dominación o el concepto de psicohistoria que en cierto modo anticipa lo que será el actual Big Data. Como con Dune se trata de una saga que engancha, creo que todo el Ciclo de Trántor son siete novelas, pero la que es fundamental es la llamada Primera Trilogía (Fundación, Fundación e Imperio y Segunda Fundación).
  • The Man in the High Castle, de Phillip K. Dick (en castellano El Hombre en el Castillo). Ha ganado mucha fama en el último año y pico por la serie que ha producido Amazon inspirada en ella (personalmente no la disfruté demasiado). El gran y enorme Dick (que ya sabéis que está mi Olimpo particular) en esta ocasión nos plantea una ucronía donde los nazis han salido victoriosos de la Segunda Guerra Mundial y han ocupado, junto a Japón, los EEUU. Dentro del libro tenemos una referencia a otra novela que plantea una ucronía distinta: los EEUU ganan la guerra del Pacífico, pero no llegan a combatir en Europa donde es Reino Unido quien derrota a los nazis. Hay una novela dentro de la novela, pero a su vez ¿hay otro mundo alternativo fuera de ambas novelas? ¿Son las novelas reflejos de otras realidades? Como es habitual en Dick la realidad puede no ser la única. Hay que añadir que fue su novela más exitosa, por la que recibió el premio Hugo.
  • A Brave New World, de Aldous Huxley (Un mundo feliz para los castellanoparlantes). Una sociedad extremadamente materialista, superficial e hiperplanificada donde la gente consume a diario drogas que le ayuden a evadirse. Si se hubiera escrito hoy en día diríamos que es superficial y oportunista, pero como fue escrita en 1932 la percibimos como una obra visionaria, una revisión genial del mito de la Caverna de Platón que a mi, cuando la leí a los 14 años, me resultó increíblemente impactante a la par que deliciosa como lectura. La cantidad de bandas que han hecho referencia a esta obra en sus discos o las muchas referencias que se hacen en el cine a conceptos aquí presentados (desde Demolition Man hasta Matrix) es una clara muestra de lo vigente que continúa.
  • The Dispossessed: an ambiguous utopia, de Ursula K. Legin (en castellano Los Desposeídos), una novela de 1974 aclamada por la crítica, ganadora del Nébula, el Hugo y el Locus en el año de su lanzamiento. Aunque en el libro tenemos exploración espacial y tecnología futurista el peso de la historia está más bien en el choque entre dos organizaciones sociales, con diferentes evoluciones marcadas tanto por lo material como por lo intelectual y en la importancia que Legin da a la evolución y el uso del lenguaje para modificar nuestra cosmovisión y promover cambios sociales, añadiendo tanto una crítica a como un exceso de burocratización puede soterrar el espíritu revolucionario como el planteamiento de que el consumismo es una herramienta de narcotización social. La construcción de los personajes en esta obra y su evolución es sencillamente sublime.
  • 2001: A Space Odyssey, de Artuhr C. Clarke (2001: Una Odisea Espacial en la lengua cervantina). Basada en su relato corto previo El Centinela, esta novela alcanzaría gran fama gracias a la adaptación que realizó para la gran pantalla el todavía más grande Stanley Kubrick. La película era puro cine, poesía en movimiento, y la novela es uno de los grandes clásicos del género por meritos propios. De nuevo tenemos una inteligencia artificial que ha logrado superar a sus controladores humanos, una historia con momentos de enorme tensión y un final totalmente inesperado que dejó la puerta abierta a un par de secuelas también muy interesantes.
  • The Martian Chronicles, de Ray Bradbury (Crónicas Marcianas, título arrastrado por el barro en España por culpa de un programa de telebasura de principios de los dosmiles). La colonización del vecino planeta rojo es una idea que sigue en la cabeza de muchos, ahí tenemos a Elon Musk trabajando con su empresa SpaceX para lograr llegar a Marte. Pero si alguien ha tocado este tema con maestría ese ha sido Ray Bradbury en esta colección de relatos, donde a través de la colonización de Marte trata temas como la guerra, la sinrazón humana, el racismo o la insignificancia del hombre frente al universo.
  • Трудно быть богом, de los hermanos Arkadi y Boris Strugatski (en castellano Qué dificil es ser Dios) es uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción soviética. En su día ya había recomendado en otro artículo su adaptación al cine de 2013 a cargo de Aleksei German, una película que muestra una sociedad medieval sucia y desagradable que pocos directores se han atrevido a retratar. La novela nos pone en el lugar de unos observadores terrestres frente a una civilización tecnológicamente atrasada, brutal y totalitaria: ellos llegan de un mundo donde la humanidad ya está explorando el espacio a un planeta que parece estancado en la visión más cruel posible del siglo XII. Un libro complejo a la par que muy crítico y que toca muchísimos temas prácticamente universales: el contacto entre sociedades muy dispares en lo social y lo tecnológico, la fricción entre ciencia y fanatismo, las diversas concepciones de la idea de “libertad” o la idoneidad de que la civilización “avanzada” intervenga sobre la civilización “primitiva” (todo entre comillas, claro) para intentar hacerla avanzar.

Muchos podréis argumentar que faltan un buen puñado de clásicos y yo no podré negarlo, pero era evidente ya en el título. Si sólo iba a hablar de siete novelas (finalmente 10), muchas se quedarían fuera. Para mi estas son las más importantes, mucha gente dirá que deberían estar El Juego de Ender de Orson Scott Card o Starship Troopers de Robert E. Heinlein, otros dirán que de Dick o de Asimov habrían escogido otras obras. Argüirán también algunos que me paso de pro-anglosajón y que me he dejado fuera al excepcional Stanislav Lem. La ciencia ficción es un género denostado por los críticos más gafapasta e intelectuales, pero está plagada de joyas. En fin, me ha quedado una lista muy básica, con clásicos muy elementales pero que, como he dicho antes, son clásicos por algo. Muchas escritas hace más de medio siglo pero capaces de tocar temas que deberían estar en el debate a día de hoy. No me he explayado demasiado en las descripciones para no caer en el spoiler. Si hay alguno que no hayas leído mi recomendación es que lo hagas lo antes posible, creo que esta lista es una buena introducción al género.

Cinco libros para leer en 2014 (o en cualquier año)

Entre los propósitos de año nuevo de mucha gente suele estar el leer más. Tildadme de oportunista pero creo que aprovecharé esta resacosa tarde de año nuevo (aunque tampoco tan resacosa como podría llegar a ser) para recomendar desde aquí 5 obras literarias que deberías devorar si todavía no lo has hecho:

  • El mundo de ayer: Memorias de un Europeo (Stefan Zweig): Hubo un tiempo en que una persona podía coger sus bártulos y establecerse en otro país sin mucha objeción por parte del nuevo estado al que llegaba. No hace tanto de eso, en Europa alrededor de un siglo. La Gran Guerra lo cambió todo. El genial Zweig nos cuenta en esta obra autobiográfica sus años mozos viajando por Europa y las profundas transformaciones sociales sufridas en el continente, los cambios a partir de la primera guerra mundial, el ascenso del fascismo, el cierre de fronteras… todo desde el negativo prisma de un intelectual y activista austríaco y judío, desterrado de su propia tierra por el ascenso de los Nazis. La obra se publicó de forma póstuma tras el suicidio de Zweig (motivado por el temor a un mundo dominado por la sinrazón y el fascismo) en su exilio brasileño.
    Stefan Zweig
    ¿Es esta novela una larga nota de suicidio de Zweig?
  • Las Enseñanzas de Don Juan: una forma yaqui de conocimiento (Carlos Castaneda): Obra polémica ya que para muchos es un mero engaño y propaganda New Age, mientras que para otros es una de las obras cumbre de la etnología del siglo XX. Carlos Castaneda, antropólogo peruano-estadounidense, nos cuenta en este libro su experiencia como aprendiz de brujo junto a un chamán Yaqui del estado de Sonora (México) llamado Juan Matus, un viaje iniciático que cambiará radicalmente su cosmovisión y que enfrentará su punto de vista occidental con el de los nativos. El libro era la tesis doctoral de Casteneda y fue publicado por la Universidad de California y, como ya he comentado antes, ha generado polémica casi desde el mismo momento de su publicación.
  • Soy Leyenda (Richard Matheson): El 2013 se llevó a Matheson, uno de los grandes escritores de ciencia ficción del siglo XX, y por eso es un buen momento para reivindicar su obra. Soy Leyenda ha sido llevada cuatro veces al cine, pero todas de forma superficial, sin respetar el espíritu del libro. Porque más allá de una historia que combina terror y ciencia ficción, más allá de una historia de vampiros y mutantes, Soy Leyenda es un libro que trata sobre temas como el concepto de normalidad, la soledad, la adaptación a los cambios o las convenciones sociales. Su final es una bofetada a todo lo que el lector ha ido construyendo en su cabeza conforme leía.
    The Omega Man
    Charlton siendo leyenda
  • Software Libre para Una Sociedad Libre (Richard M. Stallman): Si bien puede parecer una obra centrada únicamente en debatir sobre los fundamentos de GNU y del movimiento del software libre, esta colección de artículos trasciende el campo del software para hablarnos sobre conocimiento libre, los peligros que conllevan los abusos de las patentes y la forma en que nuestros derechos pueden ser violados por los gobiernos para favorecer a los intereses económicos. Por momentos algunos de ellos se tornan proféticos (podrás ver que la guerra de patentes de Samsung y Apple que tantas páginas llenó hace un par de años ya fue anticipada por el propio Stallman a mediados de los 90). Puedes leerlo y descargarlo desde este enlace, corre antes de que lo conviertan el delito por algún motivo.
  • Watchmen (Alan Moore y Dave Gibbons): El comic que redefinió el comic, pura metalingüística. Obra cumbre del tebeo de superhéroes de los años 80, revistió de oscuridad y aportó una visión más adulta al género de superhéroes/vigilantes, dotando a los personajes de una profundidad que no se había visto antes en este género, mojándose en temas políticos, tratando temas como la sexualidad, el miedo o las crisis políticas de la guerra fría. Tanto Moore como Gibbons realizan un trabajo asombroso que llevará a la revalorización del comic como medio. El éxito de crítica en su día fue aplastante: arrasó en los premios Kirby, Eisner y Harvey y se convirtió en el primer comic en llevarse el premio Hugo.
    Watchmen
    Número 5 de Watchmen

Cinco obras de diversos géneros que te ayudarán a ver el mundo con otros ojos, con la luz que la buena literatura imprime a tu mirada y que te permite guiarte por el oscurantismo que nos acecha.