Licor de vainilla casero

El licor de vainilla surgió como idea un día que elaboraba unas botellas de licor de chocolate para una fiesta. El proceso de elaboración es bastante similar pues al de chocolate, cambiando algún ingrediente, claro. La lista de ingredientes (para hacer una buena cantidad):

  • Dos litros de leche entera
  • Un cuarto de litro de agua
  • Litro y medio de whisky
  • Un kilo de azúcar
  • Cuatro ramitas de canela
  • Una vaina de vainilla
  • Concentrado de vainilla

Como en el caso del licor de chocolate, empezad por poner a calentar el kilo de azúcar con el agua hasta que se haga un almíbar, añadid la leche y llevad a hervir. Tras el primer hervor retirad la nata de la parte superior con un colador, ponedle la vainilla abierta longitudinalmente y la canela y volved a hervir. Tras el segundo hervor volved a retirar la nata y llevad a un tercer hervor. Tras el tercero filtrad otra vez la nata y comprobad el sabor. Si lo notáis muy dulzón o poco avainillado id añadiendo el concentrado de vainilla hasta que esté a vuestro gusto. Cuando esté bien de sabor dejad enfriar, añadid el whisky y embotellad. (Importante el dejar enfriar!)

Si por lo que sea no econtráis vaina de vanilla en vuestra ciudad/pueblo podéis hacerlo usando sólo extracto de vainilla, no es lo mismo pero está rico también. Y con el concentrado, lo mismo: si no encontráis concentrado de vainilla natural usad vainilla artificial, no es lo mismo pero…

Licor de limón

Continúa mi promoción velada del alcoholismo por medio de este blog, más que nada porque no tengo ganas de hablar de informática hoy.

No, en este caso toca hablar otra vez de licores. Pero esta vez no se trata de algo de elaboración rápida como el licor de chocolate o el de miel. No, en este caso los tiros van por otra parte, el licor de limón requiere su tiempo.

Lo primero que necesitas es un recipiente de cristal que cierre más o menos herméticamente: un viejo bote grande de aceitunas, el típico bote de galletas… ya os hacéis una idea. Uno como el de la foto, vamos:
Bote de cristal con cierre hermético

La proporción en las medidas es simple: por cada litro de aguardiente hay que aportar la cáscara de 5 limones, medio kilo de azúcar y un palito de canela. El azúcar y la canela abajo, luego las cáscaras de limón (como siempre, que no lleven nada de blanco, sólo la parte amarilla) y finalmente rellenas con aguardiente.

Tras cerrarlo, los tres o cuatro primeros días agítalo un poco para ayudar a que el azúcar se diluya. Luego déjalo reposar en un lugar fresco, seco y donde no le de la luz durante al menos 8 meses. Pasado el tiempo filtrad y embotellad. Ya tenéis vuestro licor de limón listo.