La mañana siguiente

Me levanté al mediodía, hacía frío, mucho frío. Un persistente zumbido resonaba en mis oídos, como un abejorro que se mete donde nadie le ha llamado. Al poner el pie en el baldosín del suelo sentí como si caminara sobre hielo, sentí como la planta se me dormía mientras el entumecido talón de Aquiles me molestaba al caminar hacia la sala. El cambio de habitación era agradable, pasar del frío de la baldosa al parqué de aquella más cálida estancia donde reposaban todavía los restos de la cena de la noche anterior, donde flotaba en el aire el aroma a tabaco mezclado con cerveza.

Apartando un montón de ropa sucia me hice un hueco en el sofá y me tiré sobre él. Estiré las piernas ya que todavía me molestaba el talón, en un vano esfuerzo por desentumecerlo. Alargué mi brazo y cogí una de las latas que había sobre la pequeña mesa frente al sofá. Al dar el primer trago noté el sabor de la ceniza. Alguien había apagado dentro su cigarro. A pesar de todo me lo tragué. Dejé la lata de nuevo sobre la mesa y me giré un poco para alcanzar la caja de ibuprofeno que había al lado ¿Por qué la dejé ahí ayer? Probablemente preveía la resaca que iba a tener hoy.

Abrí los ojos de golpe, el tic tac del reloj sonaba como un martillo clavando una piqueta de acero en piedra desnuda. Contraje los hombros para hacer crujir la espalda, me había quedado dormido otra vez, en el sofá. ¿Cuánto había estado así? Giré la cabeza en busca del reloj que se clavaba en mis tímpanos. Las dos, casi dos horas. El ibuprofeno me había quitado el dolor de cabeza, pero mi estómago parecía decidido a digerirse a si mismo. Sentí como una puñalada dentro del estómago que me hizo doblarme. Me levanté, era hora de comenzar a ordenar el piso.

Metí en una bolsa de basura latas de cerveza y vacié los platos dentro también, debería reciclar pero a ciertas horas la cabeza no está para clasificar basura. Los restos de ceniza fueron a parar al mismo sitio, junto a las colillas, una caja de pizza y dos grasientos envoltorios que antes contuvieran sendas raciones de pan de ajo. Llené el cubo de la fregona con agua y lejía y puso una pota al fuego con agua. Recogí del suelo mientras la ropa que había despejado del sofá y la introduje en la bolsa de basura junto al resto de los desperdicios. Puse la bolsa junto a la puerta. Me fui al cuarto trastero y cogí un viejo saco de dormir. Con esfuerzo introduje en él el cadáver desnudo que había dejado en medio del salón. Una vez dentro del saco lo dejé apoyado junto a la bolsa de basura. El agua estaba a punto de hervir así que eché un buen chorro de lavavajillas sobre el charco de sangre que rodeaba al cuerpo, los quitagrasas son buenos para limpiar la sangre. Cuando el agua rompió a hervir apagué el fuego y retiré la pota. Vertí el agua caliente sobre aquella masa reseca y la mezcla de lavavajillas con agua caliente surtió el efecto deseado ablandando la sangre. Una vez licuada no fue difícil fregarla y desinfectar la zona con lejía, aunque tuve que usar el nanas metálico para limpiar bien un surco que se había hecho junto a la pata de la mesa.

La resaca seguía martilleando mi cabeza así que puse una lasaña congelada en el horno y mientras se hacía lavé los vasos y platos de la noche anterior. Mientras veía en la televisión la enésima reposición del capítulo de los Simpson en el que Bart se convierte en heredero de Burns di buena cuenta de la comida. Me di una ducha que me ayudó a despejarme y a limpiar de las uñas restos de sangre reseca. Me vestí, hice la cama y volví al sofá, donde me puse a leer un rato unos comics de X-Men mientras escuchaba por la radio el Joventut – CAI Zaragoza, casi como una música de fondo. Una forma de hacer tiempo hasta el anochecer, hasta una hora en que la oscuridad me permita sacar la bolsa de basura y el cuerpo dentro del saco de dormir del piso.

Odio estos domingos de invierno en los que te levantas con resaca y un cadáver en el salón, te pasas el día con agujetas, malestar general y esperando la hora de poder deshacerte de todo. Menudo malestar y menudo coñazo. La última vez, lo juro, no lo vuelvo a hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s