Dave Meniketti y sus lecciones de rock and roll.

Lo del señor Dave Meniketti no es de este mundo. Lleva 37 años liderando a Y&T y conserva una energía digna de un debutante. En su voz, su entrega y su pasión no se le notan los años, aunque si en sus sobradas tablas sobre el escenario, de las que disfrutamos ayer unos pocos afortunados en Compostela.

La sala presentaba un pobre entrada, indigna de unas leyendas del rock. Lo mismo que en el pasado con Riot o con Stryper. En fin, seguro que para Amorphis, Amon Amarth o alguna mierda de esas se llena. Lo malo es que si las productoras no logran hacer caja no se la jugarán con bandas clásicas, lo bueno es que al menos te libras de aguantar a lamers con camiseta de Slayer adictos a Spotify y Youtube metiendo codazos.

No hubo suerte al principio con temas técnicos. La iluminación fue de vergüenza, digna de lo más esperpéntico de Spinal Tap ¿quién estaba manejado los focos?. El bajista tuvo que cambiar de cable en la mitad del primer tema y, en la primera fila, el volumen era atronador (no se cómo estaría la cosa por atrás, aunque normalmente suena mejor por el medio).

La nota negativa llega hasta ahí, porque el resto fue inmejorable. Venían sin teloneros, pero se marcaron un concierto largo, con buena comunicación con el público y un tremendo setlist. Sonaron muchos clásicos: Hurricane, Black Tiger, Lipstick and Leather, I Belive in You, Meanstreak, Dirty Girl, Midnight in Tokyo, Rescue Me, Hell or High Water o esa piedra angular del rock and roll que es Forever, con la que cerraron el concierto. Por medio también varios temas de su último disco, que no desmerece para nada la carrera de la banda. Lejos queda aquellos mediocres Musically Incorrect y Endangered Species, por suerte, y Facemelter ha sido un regreso al sonido de los mejores años de la banda.

Sólo me sobró Summertime Girls, un innecesario hit single para sonar en el VH1 de la época totalmente falto de personalidad, que suena más a Van Halen que a ellos mismos. Me habría parecido más acertado haber incluido Open Fire o Beautiful Dreamer.

La banda se coordina a la perfección, grandes músicos para un gran directo destilando elegancia y fuerza. Se echa en falta al tristemente desaparecido Phil Kennemore, que murió a principios de este año tras una larga batalla contra el cáncer, pero el concierto estuvo cargado de homenajes a su memoria.

Pero a pesar de los grandes musicazos que forman ahora mismo Y&T, sigo siendo el “jefe”, Dave Meniketti, quien se encarga de llevar el timón. Pocas veces se reúnen tales cualidades en un músico: gran vocalista, excelente guitarrista, magistral compositor y letrista y carismático frontman. Le ha faltado la suerte para dar el paso hacia el nivel de megaestrella, pero al menos nadie le podrá arrebatar sus méritos como músico. Deberían coger a todos esos críos de conservatorio escandinavos que ahora reinan en el metal mainstream, sentarles frente a Meniketti y decirles “Mirad, así toca un guitarrista de rock”. Su técnica bebe del blues y el rock más clásico, de los Page, Clapton, Hendrix o Blackmore, llevada hacia un heavy rock de corte profundamente melódico.

Definitivamente, Dave Meniketti es un maestro del rock and roll y lo será “ayer, hoy y por siempre”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s