Leche de pantera

Aunque el nombre indique lo contrario, no es lo que mamó Phil Anselmo en sus primeros meses de vida. Cuenta la leyenda que los legionarios que estaban en la enfermería mezclaban el alcohol de las heridas con leche condensada para poder echar un trago. A esto lo llamaron leche de pantera y de ahí derivaron varias recetas.

Mi versión particular consiste en mezclar en un recipiente más o menos grande (para hacer un par de raciones o para varias personas) 1/6 de ron, 1/6 de brandy, 1/6 de whiskey (así, con e, irlandés), un golpecito de cointreau, un chorrillo de café solo (poco), un chorrazo de leche condensada, una cucharada de azúcar y rellenamos el resto con leche fría, removiendo bien para que se mezcle. Se sirve en copón de coñac, con dos piedras de hielo y echándole canela en polvo al gusto.

Entre que la leche suaviza el gusto a alcohol, y el azúcar, la canela y la leche condensada le dan el toque dulce muy agradable se trata de una bebida muy “fácil” de beber, de esas que engañan porque cuando te das cuenta llevas un pedal que te cagas.

Hay variantes curiosas. Por ejemplo la “leche de pantera rosa” que es lo mismo pero cambiando el cointreau por licor de fresa y el café solo por granadina. Se dice que los legionarios le añaden un golpe de licor de menta (por el color verde en homenaje al uniforme) y un poco de pólvora en la coctelera (que vamos, debe dar una digestión…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s