Copkiller

Llamado así por la canción de los Body Count, es un combinado para estómagos resistentes. No es que te vaya a dejar una resaca muy jodida, todo lo contrario, pero te puedes levantar con la peor acidez de estómago de tu vida.

En un vaso de whisky ponemos la cantidad de bourbon al gusto (lo que nos queramos beber, cada cual es libre de machacar su hígado como quiera) y le añadimos un buen chorrazo de jugo de limón recién exprimido (lo mejor es que cortes el limón a la mitad y lo exprimas con la mano sobre el vaso) y entre uno y cinco golpes de tabasco, dependiendo de la cantidad de bourbon que vayamos a tomar.

Ya había advertido al principio de que se trataba de un cocktail para estómagos intrépidos, así que no os extrañéis si despues de varios copazos os entran ganas de ir al baño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s