El extraordinario caso del extra ordinario Walton (Luke)

Querer jugar al baloncesto cuando tu padre es miembro del Hall Of Fame, fue elegido en la lista de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA (a pesar de que las lesiones le lastraron, no siendo capaz nunca de disputar todos los partidos en una temporada y tirándose dos temporadas completas sin jugar) y es recordado también por tener una de las mejores trayectorias en el baloncesto universitario es querer cargar una losa muy pesada, es arriesgarse a que tu carrera nunca vea la luz porque la tapa una sombra enorme. No es como el caso de los Curry, por ejemplo, ya que papi Dell era un válido jugador titular, no un base de calibre all star como está demostrando ser su hijo, en la mayoría de los casos los hijos se quedan muy lejos del padre, véase a los hermanos Barry por ejemplo.

Y si ser el hijo de Bill Walton ya es cargar con una pesada losa, la cosa empeora cuando además eres un jugador tan limitado como lo era el bueno de Luke (a día de hoy sin equipo y esperando alguna llamada). Jugó para los Wildcats de Arizona cuatro temporadas siendo la mejor la tercera pero no destacando excesivamente. Fue a parar a la segunda ronda del draft de 2003 donde Phil Jackson, buen amigo de su padre, decidió darle una oportunidad. Llegaba a los estelares Lakers que habían ensamblado una de las plantillas más poderosas de la historia: Kobe, Shaq, Payton y Malone eran el poker de estrellas, con Fisher completando el quinteto  y veteranos como Horace Grant, Rick Fox o Byron Russell aportando experiencia y algunos minutos de descanso a los titulares, y todos bajo la batuta de un Phil Jackson que ya de aquella tenía 9 anillos. Un equipo llamado a hacer historia donde daba sus primeros pasos profesionales Luke. El 56-26 de la liga regular se quedaba por debajo de las expectativas de un equipo del que se decía antes de empezar el año que podría batir el 72-10 de los Bulls. El los play off rindieron mejor, deshaciéndose de Rockets, Spurs y unos muy sólidos T-Wolves, sin barrer pero sin pasar apuros tampoco. Entonces los obreros de Detroit les despertaron del sueño con un doloroso 4-1. El papel de Luke fue marginal, 10 minutejos por partido.

Luke Walton
Luke Walton, eso sí que es una leyenda

La siguiente temporada tocaba reconstrucción en unos Lakers todavía endeudados por los contratos del año anterior. Kobe se hacía amo y señor del equipo, pero Luke no conseguía minutos, su aportación era similar a la del año anterior, si bien su sueldo era más alto (pasaba de 366000 en su pimer año a 620000 en el segundo). En su tercera temporada comenzó a tener más peso en el equipo: casi 20 minutos, y un sueldo ya por encima del millón de dólares. Durante aquellos play off logra más minutos y hace sus mejores números en postemporada. Al año siguiente, al fin, logra el puesto de titular (no olvidemos que era una época muy mala para los Lakers, por su plantilla pasaron otros fenómenos en aquellos años como Kwame Brown o Smush Parker, si os parece flojo el roster de este año mirad el de aquel). Esto le permite firmar un jugoso contrato de más de cuatro millones por temporada (para un tío que no sería titular en ligas de primer nivel europeo, tengámoslo claro, Pete Mickeal, Alphonso Ford o JR Holden se lo comerían con patatas pero no tuvieron las oportunidades que se le dieron a Walton), si bien sus minutos caerán el año siguiente, cuando volverá a su hábitat natural, el banquillo. Con el equipo reforzado a media campaña por Pau Gasol logran llegar a las finales, donde pierden contra los potentes Celtics de Garnett, Allen, Pierce y un emergente Rondo. Tras eso vendrán dos anillos de campeón consecutivos, con el colega Luke pintando cada vez menos en la rotación. Comienza una nueva travesía en el desierto para los Lakers mientras Walton cada vez cuenta con menos presencia, y año y medio después de ese segundo anillo sale rumbo a Cleveland en la operación que llevó a Ramon Sessions a Los Angeles. Otro año y medio en Cleveland (en su última temporada con un sueldo por encima de los 6 millones) y, terminada la pasada campaña, pasa a la agencia libre. A estas alturas, cercanos ya al parón del all star, sigue sin equipo.

Luke Walton tatuajes
Guapo y buen mozo

¿Por qué un artículo dedicado a Walton? Pues por lo extraordinario de su historia. Luke Walton ganó casi 34 millones de dólares (en salarios, habría que sumarle contratos publicitarios… aunque no tengo muy claro qué empresa querría asociar su imagen con la del chaval) siendo jugador profesional de baloncesto, a pesar de su perfil. ¿Cual era este perfil? ¿Sabéis estos aleros que no hacen nada especialmente bien pero que hacen un poco de todo, como Lamar Odom, Mike Dunleavy Jr, Andre Iguodala o Scottie Pippen? Pues Walton casi era así, no hacia nada especialmente bien… el problema es que tampoco hacía nada medio bien. No era un gran defensor, no asistía mucho, no reboteaba, no era un gran tirador. Vale, no era nefasto en nada, pero es que era mediocre en todos los aspectos. No era un jugador que tuviera nivel para un equipo top-16 de Euroliga. De haber jugado en la ACB no habría ostentado el rango de estrella, ni tan siquiera en un equipo de la zona baja. Seguramente habría tenido más minutos que en la NBA, pero no habría sido un jugador destacable. Probablemente estemos hablando de uno de los peores jugadores que hayan llegado a ser titulares durante una temporada completa en la NBA… pero a pesar de eso tiene dos campeonatos. Charles Barkley se retiró sin anillo, Stockton y Malone también, Reggie Miller, Pat Ewing, Grant Hill, Allen Iverson, Pete Maravich, Chris Webber, Dominique Wilkins, Adrian Dantley, Dikembe Mutombo, Alex English… ninguno tiene un anillo, y mucho me temo que Steve Nash pasará a engrosar esa lista. Pero Walton tiene dos, que podrían haber llegado hasta cuatro. Jugones que nunca ganaron un anillo, grandes baloncestistas que se vieron relegados a jugar en Europa porque en la NBA no les dieron cancha… y Luke Walton, el jugador extraordinariamente ordinario, ganó 34 millones y dos anillos. Porque aunque amemos este juego, hay que reconocer que puede ser muy injusto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s