Oslo: impacto y constatación

Ayer, sólo un par de horas después del doble atentado de Oslo, leí a varios oligofrénicos afirmar que el problema eran las laxas leyes de inmigración noruegas (no se qué idea tienen al respecto de las mismas) y que la solución al terrorismo es deportar a los musulmanes, aunque paguen justos por pecadores. Nadie había reivindicado todavía el atentado, y no se sabía que había detenidos. Daba igual, para los afines a la extrema derecha el culpable era claro: Al Qaeda.

Cualquier conocedor superficial de la historia política europea y noruega, cualquiera que haya estudiado los actos terroristas de corte islamista y cualquiera que tenga un mínimo conocimiento de los movimientos fascistas europeos se habría, cuanto menos, planteado la posibilidad de que el atentado viniera de manos de algún miembro de la extrema derecha. A fin de cuentas, los países escandinavos son un caldo de cultivo perfecto para este tipo de ideologías: países muy ricos, con una juventud acostumbrada a tenerlo todo, con un fuerte sentimiento anticomunista por la amenaza de invasión soviética en el pasado, con un estado del bienestar muy fuerte pero cimentado en las ideas de la democracia cristiana más que en las socialistas, poco acostumbrados a recibir inmigrantes y que, durante muchos años, han vivido en una burbuja de calma, sin problemas de terrorismo ni delincuencia, pero con grandes movimientos tanto ultracristianos como paganos. A fin de cuentas, el movimiento cultural noruego más conocido fuera de sus fronteras de las últimas dos décadas ha estado vinculado a ideas nacionalsocialistas de forma totalmente abierta.

Ahora, con un rubio tirador noruego detenido, me pregunto si los que hablaban de deportación dirán que la solución es deportar a todos los fascistas del país, aunque paguen justos por pecadores. ¿Ven igual la situación cuando el autor es alguien ideológicamente afín a ellos?

En una Europa en crisis, tanto económica como de valores, la violencia intolerante crece sin control, como ya afirmaba en los años 40 Stefan Zweig.

Plantea muchas dudas este atentado, la verdad. ¿Cómo una persona simplemente a tiros mata a más de 80 en un espacio abierto? ¿Hubo un grupo organizado por detrás o se trató de una persona sola? ¿Qué pretendía reivindicar o demostrar el autor? ¿Implicará una ola de violencia en el “país más desarrollado del mundo” o se tratará de un incidente aislado?

El atentado de ayer en Oslo nos trajo impacto, al ver cómo en un país tradicionalmente sin violencia las calles se llenaban de cadáveres, pero también nos trajo constatación. Constatación de que en Europa, cuando las vacas flacas asoman, la violencia ultraderechista renace. Constatación de que los valores de igualdad y democracia están cada día más en el olvido.

Anuncios

Un comentario en “Oslo: impacto y constatación

  1. Curiosamente, hay un detalle que me recuerda a los atentados del 11-M, en los que al principio todos los medios de comunicación y los políticos no dudaban en asignar la autoría de los mismos a ETA, para poco después admitir ridículamente que estaban equivocados y los autores eran Al-Qaeda, es decir, ya que la población con el tiempo ha ido perdiendo el miedo al terrorismo de ETA, se le inocula un nuevo miedo y de paso se le recuerda que está ahí todavía el anterior; en el caso noruego resulta que actualmente Al-Qaeda ya está muy quemada y hay que buscar nuevos “terroristas” con los que “sembrar el terror” (nunca mejor dicho) entre la población, y qué mejor que un revival del fascismo extremo.
    Curiosamente también, todos estos atentados, sobre todo desde el 11-S, siempre han servido como excusa para la aprobación de leyes que recorten las libertades ciudadanas con la excusa de protegerlos del terrorismo.
    Conclusión: ¿un viejo militar fanático inspirado por ideologías del siglo pasado fue el único autor de un doble atentado casi sin precedentes? buen argumento para una peli de Hollywood, pero no es la violencia ultraderechista a lo que debemos temer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s