¿Por qué Ibaka?

Wayne Brabender, Chicho Sibilio, Txetxu Biriukov, Clifford Luyk, Juan Domingo de la Cruz, Chuck Kornegay, Mike Smith, Johnny Rogers… algunos periolistos deportivos parece que se olvidaron de los muchos jugadores extranjeros que vistieron la elástica de la selección española de baloncesto en el pasado. No se si en un arrebato racista patriotero, o por un complejo de “nuevo rico” ahora que España lleva unos años siendo un equipo poderoso en el baloncesto mundial, muchos de ellos, cuando se empezó a hablar de la posibilidad de que Serge Ibaka jugara en la selección española, se rasgaron las vestiduras. “No le necesitamos”, decían, “España no necesita a un congoleño por mucho NBA que sea”.

Pero más allá de los incoherentes balbuceos de tres o cuatro apaniaguados de As, Marca e Intereconomía cuyo mérito para ocupar sus plazas se basa, simplemente, en ser hooligans del Real Madrid con una total ausencia de vergüenza ajena y criterio, cualquier aficionado al baloncesto puede ver con facilidad lo que un jugador de las características de Ibaka puede aportar a una selección de las características de la española.

El sólo poder llevar a un jugador nacionalizado a este Eurobasket planteó pronto una duda. ¿El engominado elegiría al prometedor Mirotic o al poderoso Ibaka? Mirotic desde luego es un gran proyecto de futuro, un tres/cuatro “a la europea”, desgarbado, ágil, con fundamentos y muñeca. Un jugador de la escuela Kukoc/Kirilenko/Nowitzki, seguramente el recambio natural para el retirado Garbajosa. Pero, en el contexto de un Eurobasket como este, ¿aporta algo Mirotic que marque la diferencia con el resto de selecciones?. A día de hoy, casi todas las selecciones europeas potentes tienen a un jugador de esas características. En cambio ¿qué selecciones Europeas tienen a un jugador de las características de Ibaka? Francia y para de contar.

Porque Serge, que empezó este su segundo año en la NBA como un potencial jugador de banquillo y acabó haciéndose con el puesto de titular, evidentemente no es el típico pivot europeo. Entre otras cosas porque es africano, y con un estilo de juego y unos modos que recuerdan a otro gran pivot de su continente: Dikembe Mutombo. Y es que África, durante años, ha dado muchos grandes cincos al baloncesto, desde “Aniceto” Lavodrama en la ACB, que fue un pionero, a Sitapha Savanè (del cual se rumorea que podría fichar por el Obradoiro este año), y en la NBA es imposible olvidar al gigantón Manute Bol, al antes citado Mutombo o, como no, al legendario Hakeem Olajuwon. Y es que hasta los todopoderosos, baloncestísticamente hablando, Estados Unidos recurrieron a jugadores nacionalizados en sus selecciones.

En los tiempos de los Angulo, Herreros, Orenga y Alfonso Reyes, que no son tan lejanos, no creo que nadie se planteara que si España pudiera contar con un pivot titular en la NBA, con unos promedios de más de dos tapones y ocho rebotes por encuentro, considerado uno de los mejores defensores interiores de la liga más grande del mundo, algún periolisto diría que no es necesario. El musculado e imponente físico de Ibaka, que combina un gran tamaño y una poderosa musculatura con una impresionante velocidad y agilidad, es un activo importante en un contexto europeo. Es cierto que, a la hora de hablar de bote, tiro y fundamentos ofensivos con balón, no es que Ibaka sea un dechado de recursos; pero si nos metemos en cuestiones como defensa, ataque sin balón, juego de pies, movimientos cerca del aro o capacidad para taponar ahí sí que apreciamos el verdadero talento de Ibaka. Es un jugador que si sigue progresando en esos puntos blandos puede llegar a ser muy importante en los próximos años en la NBA. Si trabaja su manejo de balón y su tiro de media distancia podría ser, como ya dije más arriba, el nuevo Mutombo. Con los hermanos Gasol e Ibaka seleccionados, la rotación interior de España es una de las mejores del mundo. ¿Qué otra seleeción, aparte de EEUU, puede permitirse llevar a tres pivots titulares en la NBA en equipos que, además, este año han jugado play-offs?

A falta de los descartes de última hora, Ibaka es un firme candidato a participar en este Eurobasket, y si el gominas tiene dos dedos de frente lo debería convocar (sobre todo teniendo en cuenta que el regreso de Pau le ha llevado a dejar fuera de la preselección a Fran Vázquez en favor de un Felipe Reyes que, aunque siempre haya sido un jugador entregado y trabajador, no ha tenido su año). Ibaka puede ser un jugador que marque un salto, una diferencia, en este Eurobasket. No puede quedarse fuera porque tres fachas iluminados le vean demasiado “bronceado”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s